Miércoles, 26 de Junio de 2019
El remozado edificio aportaría 40 camas al sistema de salud público

Inédito: demora de certificación de ascensor retrasa la puesta en marcha del Pensionado

El nuevo director interino del Servicio de Salud Maule, Osvaldo Acevedo, indicó que lo prioritario es que la obra quede 100% terminada y como corresponde.

Periodista: Karin Lillo - Fecha de Edición: 07 de Junio 2019

En septiembre del 2017 el Servicio de Salud Maule (SSM) adjudicó el proyecto para el nuevo Pensionado del Hospital Regional de Talca, tal como lo informara Diario El Centro en esa oportunidad.


En dicha fecha, el entonces director del SSM, Rodrigo Alarcón, informó que “se presentaron tres empresas al proceso de licitación para el Pensionado, de las cuales dos no reunían técnicamente los requisitos necesarios, pero una cumplía con todas las características y su propuesta económica estaba cubierta por el presupuesto. Se hizo el proceso de adjudicación y se envió al Ministerio de Salud para el visto bueno”.


Meses después, en junio del 2018, el otro ex director (s) del SSM, Max Aguilar, señaló que las obras de remodelación tenían un 75% de avance. Posteriormente, en noviembre del 2018, el propio Aguilar sostuvo que el edificio estaba 100% terminado físicamente y que sólo restaban algunos trámites para la recepción definitiva, pero que sí o sí entraba en operaciones el 2019. “Esta es una obra que ya estamos pronto a inaugurar. Es una obra que ha quedado muy bonita arquitectónicamente”, indicaba en ese entonces el ex director.


Pero resulta que hoy, 7 de junio de 2019, aún no ha sido inaugurado el remozado Pensionado, recinto que aportaría 40 camas más a la red de salud maulina y que descongestionaría un poco la demanda que sufre el propio hospital regional o bien los otros recintos de la red.


¿POR QUÉ EL RETRASO?
Osvaldo Acevedo, el recién asumido director (s) del SSM, explicó ayer los motivos del retraso de la puesta en marcha del remodelado recinto, indicando que existe un tema pendiente con uno de los ascensores contemplado en el proyecto, una razón por decirlo insólita a esta altura, teniendo en cuenta que la región se quedó sin un prestador de salud privado importante, como lo era la Clínica del Maule.
“Me he ido interiorizando de todo el proceso que corresponde al Pensionado. El proyecto global tiene algunas etapas, la construcción propiamente tal que es por un monto de 2 mil 900 millones de pesos. Ese proceso va a la recepción municipal, gestiones que se han estado haciendo; se presentó la carpeta para la autorización sanitaria. Ahora, efectivamente, al menos uno de los ascensores ha presentado algunas dificultades en la operación y en la certificación propiamente tal, que eso es responsabilidad de la empresa constructora que tiene que entregar adecuadamente un elemento tan importante como los ascensores”, sostuvo Acevedo.


Agregó la autoridad que “estamos exigiéndole a la empresa que entreguen los ascensores en las condiciones adecuadas porque no es bueno iniciar y tener alguna dificultad en el funcionamiento propiamente tal, entonces la certificación propia de los ascensores no está finiquitada, dado que la empresa no ha entregado todavía los ascensores como corresponde”.


El director enfatizó que complementario a lo anterior, hay todo un tema de equipamiento del Pensionado y en ese sentido “tenemos que avanzar en la compra de varios equipamientos específicos para habilitar esas áreas”. En cuanto a los tiempos, indicó que “ya deberíamos haber avanzado en la recepción propiamente tal, pero más allá del plazo fijado anteriormente, lo más importante es tener una obra acorde a lo que necesitamos, y nosotros debemos ser garantes de que la obra esté adecuadamente ejecutada, entregada y certificada. Por lo tanto, mientras la empresa no entregue la obra como corresponde, no vamos a impulsar sacar el proyecto hasta que todo sea como corresponde”, finalizó.
En resumen, no existe certeza de cuándo será entregada la obra para que quede a disposición de los usuarios. Lo cierto es que se acerca el invierno y podría existir una demanda tal por camas, que los hospitales aledaños a Talca tendrán que asumir las consecuencias.

Volver