Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
La situación no daba para más

Instalan guardias en consultorios y SAPUs para evitar agresiones a funcionarios

Municipio califica la medida como exitosa aunque aclaran que faltan recursos para que todos los centros de atención primaria de salud de la comuna cuenten con un vigilante, así se evitarían robos como el sufrido en el Cesfam Juan Dionisio Astaburuaga, donde delincuentes sustrajeron una caja de seguridad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 07 de Julio 2016

TALCA.- Una persona enferma acude a un consultorio o SAPU para solucionar su problema de salud. Grave o no, requiere de una pronta atención, pero la alta demanda provoca una demora que el usuario no está dispuesto a tolerar. Su alta expectativa, mezclada con la crítica situación de la salud pública merma su paciencia y comienza a exigir atención médica con violencia, atacando verbal y/o físicamente a la persona que se le cruce por delante.

Casos como ese se evidencia casi a diario en los centros de salud familiar o en sus urgencias, pese a que estos servicios trabajan con la comunidad el cuidado mutuo. Pero hubo un episodio puntual de agresión física hacia funcionarios que llevó al municipio a tomar cartas en el asunto.

Gonzalo Montero, encargado de Servicios Traspasados de la Municipalidad de Talca, explicó que en octubre del año pasado un médico fue agredido en el SAPU José Dionisio Astaburuaga (“Norte”). Tras ello se instalaron cámaras de seguridad, pero luego ocurrieron otros hechos de violencia que obligaron a ver una solución más concreta, aparte del nochero que existe en todos los dispositivos.

“También hay casos en el Cesfam Las Américas y en el SAPU Carlos Trupp, donde usuarios llegan con cierta gravedad pero también con desesperación y otros bajo los efectos del alcohol, maltratando a nuestros funcionarios a mujeres y hombres. Por ejemplo acá en Carlos Trupp, una pareja que venía a atenderse, les pegaron a todos, desde auxiliares a médicos. Era como tierra de nadie y había que tomar algunas medidas. Le solicité al alcalde que Seguridad Ciudadana o a través de otro método tuviéramos guardias adentro para proteger principalmente a nuestros profesionales”,  indicó Montero.

 

GUARDIAS

El efecto que provoca este tipo de situaciones es la renuncia de los funcionarios, mayor número de licencias por estrés. “Todos sabemos la escasez de médicos que hay en la región y nadie quiere trabajar con miedo”, agregó, por lo tanto ahora cuentan con guardias durante todo el periodo de atención en Carlos Trupp, es decir, las 24 horas; en los cesfam Las Américas y Julio Contardo hay vigilante desde las 08.00 a las 00.00 horas, SAPU y los fines de semana.

“Es un programa que hay que tratar de extender, es un costo elevado, significa tener más de 10 guardias en la Dirección Comunal de Salud y ampliar a todos los centros de salud sería un número importante. Pero teniendo el presupuesto sería importante seguir ampliando esto porque la necesidad existe en otros centros”, recalcó.

Luis Contreras, guardia de Seguridad Ciudadana es un ex Carabinero, por lo cual su desempeño es vital a la hora de vigilar el recinto. “Nuestra labor es preventiva pero también reaccionamos frente a situaciones complejas. La gente viene a solicitar horas y como los cupos no son suficientes, se molestan mucho e increpan a los administrativos. Eso es lo más común que tratamos. Nuestra misión es evitar que se llegue a agresiones, que exista respeto. De no acatarse, le informamos que se va a solicitar presencia de Carabineros y proceder a la detención ante cualquier hecho de violencia”, señaló Contreras. 

Por último, la estrategia de vigilancia tiene un positivo balance en el municipio, pues han bajado los niveles de tensión propios del rubro. Sí, siguen existiendo casos de agresiones verbales, pero son los menos, puntuales y solucionables.

 

Robos

Cuando se estaba reconstruyendo el SAPU Carlos Trupp, se robaron herramientas avaluadas en más de tres millones de pesos. El generador de emergencia del consultorio norte también fue sustraído.

“El robo de artefactos sanitarios es otro tema habitual. Aquí en el SAPU Carlos Trupp los baños públicos los hicimos nuevos y luego de tres semanas ya se habían robado todos los artefactos. Al final esto se trata de un tema cultural porque se repite en los otros centros. Después en la encuesta de satisfacción de usuarios, lo primero que reclaman los usuarios es por la mala calidad de los servicios higiénicos. Es algo muy particular que ocurre”, indicó Gonzalo Montero.

Volver

Comentarios