Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Informó seremi de Salud Maule

Investigación epidemiológica descarta brote de coqueluche en Clínica Lircay

Tres lactantes fallecieron por la tos convulsiva, lo que generó alarma y preocupación en la población, además de casi una veintena de casos confirmados, por lo cual el Minsal decretó brote de coqueluche en la comuna de Talca.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Octubre 2017

TALCA.- Los primeros días de octubre se encendieron las alarmas sanitarias ya que se informó que tres lactantes de un mes (promedio) fallecieron debido a la tos ferina o más conocida como tos convulsiva. Además, en dicho tiempo se cuantificaron 17 casos, lo que obligó a decretar brote de coqueluche en Talca, por ende, implementar una serie de medidas para bloquear el contagio de la enfermedad infecciosa.

Una de las aristas que más preocupó de hecho es que los tres lactantes fallecidos nacieron en el mismo centro de salud privado, la Clínica Lircay. No obstante, fue la seremi de Salud, Valeria Ortiz quien descartó que el contagio de los tres menores se haya originado en dicho recinto de salud.

“Hemos finalizado la primera parte de la investigación epidemiológica, que tiene que ver con hacerle seguimiento a todos los casos confirmados y también a los sospechosos y el escenario que tenemos es que en total (y durante todo el año) hay 19 casos confirmados y actualmente estamos sin ningún paciente sospechoso”, indicó la autoridad sanitaria.

Agregó que “hay que recordar que el brote fue considerado con los últimos seis casos, de los cuales tres -lamentablemente- fallecieron y como conclusión de la primera parte de la investigación, solo uno de los niños pudo haberse contagiado dentro de ese recinto asistencial, los otros casos se contagiaron fuera”.

 

BROTE COMUNITARIO

Frente a esta dinámica de la enfermedad, se trata entonces de un brote de origen comunitario circunscrito a la comuna de Talca. “En este sentido es importante mencionar que se estudiaron todos los casos, las sospechas también. Se pudo identificar que de los seis últimos casos, tres tenían nexo epidemiológico dentro de la comuna”, señaló la seremi.

Con respecto a la responsabilidad que le compete a la clínica en el contagio de uno de los lactantes fallecidos, Ortiz explicó que dentro de la investigación no se encontró ninguna situación que pudiera incrementar el riesgo de que existan más contagios dentro del recinto.

“No hay sumario sanitario para la clínica por esta situación. Sin embargo, como lo mencioné hace un tiempo atrás, (de parte de la clínica) existió información incompleta por parte de la persona que estaba disponible para entregar la información el día que iniciamos la investigación, constatamos en terreno que no contaban en ese minuto con una persona delegada de Epidemiología que nos pudiera entregar la información correspondiente. Es un aspecto que nosotros como autoridad sanitaria debemos sancionar y por lo tanto, vamos a iniciar un sumario por esa causa”, aclaró.

 

MOLINA

En la comuna de Molina hay, en tanto, tres casos confirmados de coqueluche. De estos, hay dos que podrían tener un nexo porque asisten al mismo jardín infantil, sin embargo, están en niveles distintos.

“Un menor tiene 1 año 10 meses, el otro paciente tiene 4 años, por lo tanto, no hubo contacto entre ellos y así se estableció cuando se iniciaron las investigaciones con las familias, porque nosotros tenemos que investigar dentro del mismo entorno también. Estamos en el resto de las diligencias para poder orientar a la comunidad del jardín, estamos en contacto también con el equipo de Epidemiología local. Lo que arroja la investigación ahora es que no existe un nexo entre ellos dos”, comentó Ortiz.

 

VACUNACIÓN

Una de las medidas que se consideró para enfrentar el brote de tos convulsiva, fue vacunar a todas las embarazadas del país con 28 y más semanas de gestación, y también reforzar el llamado a los padres para que los niños respeten la vacunación, durante los primeros meses de vida, pues se debe aplicar las dosis a los 2, 4, 6 y 18 meses (pentavalente), después en primero y octavo básico (dTpa).

 

Karin Lillo

  Segunda etapa de la investigación

 

El segundo tramo de la investigación epidemiológica consiste en una búsqueda activa institucional, “que nos va ampliar la búsqueda a algunos momentos anteriores, en términos de tiempo y en distintos recintos asistenciales de la comuna de Talca. Vamos a investigar si hay algún caso que no hayamos identificado o que no se haya reportado, porque hay que entender que en algunos niños que son más grandes puede ser que la sintomatología no sea igual e incluso que en algún momento no se sospeche que es coqueluche”.

 

Volver

Comentarios