Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
En Cementerio Municipal

Investigación interna no logró explicar extravío de osamentas

En una carta firmada por el alcalde, se recalca que al momento en que surgió dicha situación (es decir, en 1976), el cementerio se encontraba en manos del Servicio de Salud del Maule, siendo traspasado al municipio recién en 1982

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Julio 2016

CURICÓ.- A pesar del desarrollo de una serie de diligencias, vinculadas a una investigación de carácter interno, el Cementerio Municipal de Curicó no logró explicar los motivos que desembocaron en el extravío de las osamentas de una menor, la cual en 1976 fue sepultada en dicho camposanto.

Cabe recordar que aquel hecho derivó en la presentación de una demanda civil de indemnización de perjuicio en el Segundo Juzgado de Letras de Curicó, debido al “extravío de las osamentas” de quien fue la primera hija del matrimonio conformado por René Quitral Muñoz y Julia Vidal González.

Según lo manifiesta el propio alcalde de Curicó, Javier Muñoz, en una carta que surge como respuesta a una misiva enviada con anterioridad por la propia pareja, tomando en cuenta “lo sensible de esta situación”, el municipio, como ente administrador de dicho camposanto, se tomó “un tiempo mayor de lo normal”, a fin de agotar “todos los medios y diligencias necesarias” destinadas a entregar una “respuesta positiva y satisfactoria” a lo previamente planteado, lo que en definitiva fue “infructuoso”.

Tal postura se justifica sobre la base de una serie de puntos, entre los cuales se da a conocer que al momento en que surgió dicha situación (es decir, en 1976), el cementerio se encontraba en manos del Servicio de Salud del Maule, siendo traspasado al municipio recién en 1982.

En tales registros, la infanta Julia Quitral Vidal “aparece explícitamente mencionada con ubicación de inhumación en el patio número 6” de dicho camposanto, recalcando de paso que “en los documentos de respaldo recepcionados el año 1982, no existe ningún rastro o antecedente del lugar exacto donde originalmente habría sido enterrada (la familia indica que fue en el patio número cinco), situación que además no es posible evidenciar pues, en la actualidad no existe ni un solo funcionario que nos pudiera narrar o proporcionar algún otro antecedente sobre la materia, pues el funcionario más antiguo de este camposanto, data del año 1987”, acota la carta, la cual recalca que “no obstante, las gestiones efectuadas y detalladas anteriormente, los resultados lastimosamente han sido estériles, sin poder tener una respuesta satisfactoria y real de conformidad a la ocurrencia de los hechos”.      

 

AUTORIDAD DE TURNO

La misiva firmada por el jefe comunal concluye señalando que “como ustedes pueden observar, la realidad nos supera y nos cabe un profundo pesar el hecho de no poder darles el alivio que provoca el dolor por el cual vuestra familia debe estar pasando. Compartimos vuestra molestia, pero tenemos el deber de decirles la verdad, por muy dolorosa que esta sea, aunque nuestra responsabilidad sea solo la de ser la autoridad de turno, que tiene que dar a conocer los hechos que han ocurrido hace más de 38 años”, finaliza.

 

INDEMNIZACIÓN

A fin de resarcir el daño generado, el aludido matrimonio decidió interponer una demanda en el Segundo Juzgado de Letras de Curicó, la cual se justifica ante la “falta de la debida fiscalización y control de registro de inhumaciones y exhumaciones que derivó en el extravío de las osamentas” de quien fue la primera hija de la pareja, tomando en cuenta la existencia de una “responsabilidad contractual”, ya que ellos cancelaron “de manera regular” los derechos de sepultación al Cementerio Municipal, es decir, la respectiva cuota o arancel, cada tres años.

Respecto a la indemnización, el documento indica que se ha solicitado 100 millones de pesos para cada uno de los padres, 33 millones de pesos para cada uno de los hijos, en este caso, hermanos de Julia (uno de ellos, de hecho, reside en EE.UU.), lo que en total alcanza una cifra que supera los 300 millones de pesos.

Volver

Comentarios