Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Advierten en el alto costo que tendrá para el Estado en el corto y mediano plazo

Investigadores instan a mejorar políticas públicas para enfrentar envejecimiento de la región

Desde el mundo académico coinciden que el rápido aumento de la población de 60 años y más implica un cambio social y productivo que se debe abordar desde ahora.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Junio 2017

TALCA.- Luego de darse a conocer los resultados de un estudio elaborado por la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch) sobre adultos mayores, el que evidenció que el Maule está entre las tres regiones del país con más alto porcentaje de población de la tercera edad, especialistas locales advierten sobre la necesidad de aplicar políticas públicas que se adecúen a la realidad social que tendrá la región en el corto y mediano plazo.

Así lo señaló Berta Sepúlveda, directora Carrera Trabajo Social de la Universidad Autónoma de Chile Sede Talca, quien afirmó que debemos asumir el aumento de la población de mayores de 60 años como algo “que no se trata de una situación local, sino de una verdadera revolución demográfica a nivel global. En este sentido, la reflexión generalizada es que no nos hemos preparado lo suficiente como sociedad”.

Para ello, ejemplificó que como sociedad valoramos negativamente la vejez, “dado que los cánones ideales de nuestra sociedad hoy se relacionan a la juventud y la belleza en términos muy restringidos y los medios de comunicación difunden imágenes que asocian la vejez a deterioro, lentitud, atraso. Y pese a que en los sectores urbanos cada día hay mayor participación de mayores en clubes, la mayoría de ellos en la región no se integra a ningún tipo de organización”.

La profesional sostuvo que “regionalmente debemos reaccionar a tiempo con políticas locales que impliquen, entre otros aspectos, la formación de capital humano idóneo, para atender interdisciplinarmente las implicancias del envejecimiento poblacional, cuestión que no se limita a las personas mayores, sino intergeneracionalmente”.

 

ÍNDICE DE ENVEJECIMIENTO

Quien también aportó indicadores relevantes fue la Universidad de Talca, institución que lleva por quinto año desarrollando el Programa de Envejecimiento Saludable. Germán Lobos, doctor en Gestión de la Universidad de Montpellier (Francia), es miembro de este programa y es quien aportó algunas cifras que han determinado a lo largo de sus estudios. Un elemento interesante y a tomar en cuenta es el Índice de Envejecimiento, que en la región es 70,6, mientras que a nivel nacional es de 68,4. Es decir, por cada 100 jóvenes menores de 15 años, en la región hay prácticamente 71 adultos mayores. Otro dato es que uno de cada cuatro adultos mayores tiene más de 80 años.

“Nosotros pensamos que en la próxima década tendremos 100 mil adultos mayores más y podríamos tener un Índice de Envejecimiento de 120. Es decir, pasar de 71 adultos mayores por cada 100 jóvenes a tener 120 adultos mayores por cada 100 jóvenes. El crecimiento de la población adulto mayor, en el caso de Chile, está siendo muy rápido”, señaló.

De esta manera, según lo aportado por Germán Lobos, Chile -y, por ende, la Región del Maule- pasará a tener indicadores de países desarrollado (Índice de Envejecimiento sobre 300 en Japón y Alemania), sin embargo, “nosotros somos un país en vías de desarrollo, por lo tanto, el gran problema nuestro es el costo del envejecimiento. Es decir, cómo vamos a financiar ese costo”, advirtió Lobos.

  CALIDAD DE VIDA

Desde el Programa de Envejecimiento Saludable de la Universidad de Talca han hecho estudios sobre las variables que impactan en la calidad de vida de los adultos mayores. En esa línea, Germán Lobos, parte del equipo a cargo del Programa, explicó que dichas variables tienen que ver con la satisfacción con los alimentos, la autopercepción de salud, las redes de familia y amigos y la cantidad de bienes en el hogar.

Explicó que se hizo un trabajo sobre 700 adultos mayores consultados en la región, donde concluyeron que una mayor cantidad de bienes en el hogar, una mejor autopercepción de salud, si conservan más redes familiares y de amigos, está cuantificado que mejoran su calidad de vida.

“Para colaborar en esto, lo que podemos hacer es influir en las variables que condicionan una mejor calidad de vida en el adulto mayor (…) Los desafíos están, primero, en cómo hacer mejores políticas públicas que influyan en estas variables. Sería muy interesante que a nivel regional discutiéramos políticas públicas y pudiésemos diseñarlas en conjunto con los involucrados”, señaló.

No obstante, Lobos dijo que el otro “gran tema” tiene que ver con el costo del envejecimiento. Es que según las proyecciones, hay un porcentaje de la población sobre la cual el Estado debe hacerse cargo dada la condición socioeconómica de los adultos mayores. Es así como, según Lobos, si el Estado decide hacerse cargo de satisfacer las necesidades completas de los adultos mayores más vulnerables, bajo las proyecciones para la próxima década, debería desembolsar una millonaria cifra en dólares.

“El punto es, si es que nosotros aplicamos mejores políticas públicas podemos reducir los costos del envejecimiento. Esta es nuestra hipótesis. El costo del envejecimiento será altísimo por la tasa que trae”, sostuvo Lobos.

 

PRODUCTIVIDAD

Berta Sepúlveda, de la Universidad Autónoma, dio algunas luces de la implicancia productiva que podría tener el rápido aumento de la población mayor de 60 años. “En regiones como la nuestra, y asociado a procesos de migración de jóvenes desde sectores rurales a urbanos, son los mayores quienes se mantienen en el campo. Ello conlleva a que no exista posibilidad de recambio en algunos sectores productivos tan importantes como la agricultura, lo que repercutirá a futuro en cambios drásticos en la matriz productiva si no se interviene apropiadamente”.

Además, señala que uno de los problemas más graves que experimentan las familias en cuanto al cambio demográfico es la dificultad que supone el cuidado, “cuestión que hasta ahora está fuertemente asumida por las mujeres, pero que al insertarse de forma creciente al mundo del trabajo provoca situaciones de claudicación familiar”.

Finalmente, Sepúlveda afirmó que “la vejez hoy en día representa sin duda una amenaza en términos financieros, sin siquiera adentrarnos al extenso debate que supone el tema previsional, el cual dadas ciertas condiciones de nuestra región se hacen aún más graves, como por ejemplo, considerando que nuestros mayores tienen en promedio cinco a seis años de escolaridad formal, lo que implica que han debido desarrollar trabajos de baja calificación y aún menor capacidad de ahorro”. 

 

SISTEMA SOCIAL

Para el sociólogo e investigador del Centro de Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma, Felipe Tello, en la actualidad se habla de un sistema solidario de pensiones, donde precisamente la gente que trabaja tendrá que sostener a quienes no lo hacen, es decir, a los adultos mayores. En esa línea, al aumentar la población de adultos mayores, también impactará en la masa productiva que tendrá que cargar con ese costo solidario.

Además, indicó que en el caso de la Región del Maule, donde hay un mayor índice de población de tercera edad en las zonas rurales, “el problema se da en la movilidad y transporte de los adultos mayores hacia las instituciones de salud, las que muchas veces están alejadas de las zonas rurales, sumado a que el sistema de transportes mucha veces no cuenta con efectividad y calidad de servicio, hay un problema potente”.

Tello fue claro en señalar que este cambio en la pirámide poblacional, con más adultos mayores que jóvenes, “es un cambio estructural que va a afectar a todos los ámbitos de la sociedad”. En ese sentido, el sociólogo mencionó que hay políticas públicas sectoriales pero “no un enfoque estructural de cómo todos los servicios sociales se van a reestructurar a este cambio poblacional que no se va a revertir”.

 

Claudio Rojas

Volver

Comentarios