Sábado, 25 de Mayo de 2019
El quinto mejor colegio del país entrega claves para el éxito

Involucrar a la familia favorece rendimiento de jóvenes

Desde el Colegio Constitución, dan señas sobre la modalidad de enseñanza. Como ellos, otras instituciones valoran el resultado colectivo.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Diciembre 2018

TALCA.- Para el Colegio Constitución, el cual se ubicó en el quinto puesto del ranking nacional, según datos la Pontificia Universidad Católica, la clave del éxito como institución y el de los estudiantes que egresan es la fórmula que involucra a la familia, los alumnos y los docentes. De esa manera lo sinterizó la rectora del establecimiento, Gertrudis Díaz.
Con puntaje de 688,6 el Colegio Constitución, cuyo sostenedor es la empresa Arauco, además de posicionarse entre las primeras cinco instituciones, tuvo entre sus recién egresados a dos estudiantes con puntaje nacional, Tomás Mesa y Alonso Valdés.
“El colegio tiene como función educar junto a la familia y eso es una triada súper importante. La característica es que tenemos un equipo docente muy empoderado de sus áreas, que hace un trabajo muy profesional con los chicos, y las familias que apoyan este trabajo, más los estudiantes”, explicó Díaz.
Como institución, dijo la rectora, el propósito está orientado en lograr que los alumnos puedan ingresar a la educación superior en la carrera que deseen y en las casas de estudio de su preferencia, esto en concordancia con el carácter científico-humanista del colegio, es decir, dar facultades a los jóvenes para continuar preparándose académicamente.


Cuando se ven los números de este año en perspectiva, no es más que un resultado que se mantiene a lo largo del tiempo a partir de una enseñanza personalizada para detectar las dificultades de cada alumno, hallar las oportunidades de mejorar y trabajar “bien a fondo” los programas del Ministerio de Educación. El equipo docente que se centra en los resultados, que se miden mes a mes, para saber cuáles son los temas que hay que reforzar, detalló la rectora.

 

LAS VARIABLES
De los 11 puntajes relevantes de la PSU en la región (ocho nacionales y tres regionales) de estudiantes provenientes de colegios particulares, particulares subvencionados y solo uno municipal, ninguna institución de Talca figuró en la lista.
Desde el Liceo Abate Molina (LAM) como uno de los establecimientos públicos más emblemáticos de la región por su excelencia académica rescatan de los resultados de este año que aumentaron los puntajes sobre los 600 puntos y redujeron los bajos. Incluso, hubo un estudiante que estuvo a una pregunta de calificar entre los mejores en las pruebas de Matemáticas e Historia, tal como lo informó el director del plantel César López.


Aun así, como liceo valoran más el resultado colectivo, arguyó López. “El puntaje nacional ciertamente es un tema que vende, pero a mí me interesa el resultado del grupo, porque todos nos tienen que preocupar”.


Para resaltar entre las máximas notas, por como lo ve el director del LAM, estadísticamente inciden elementos como la cantidad de alumnos. En el caso del Abate Molina, fueron 540 alumnos que rindieron el examen.
Hay también un tema de fondo. “La experiencia nos indica que debe haber un ajuste en la PSU y lo que se trabaja en las bases curriculares. Se está generando una dicotomía entre lo que la PSU está midiendo y lo que son las bases curriculares. Creo que ahí hay que hacer un ajuste de manera que no haya diferencias tan marcadas, porque eso también atenta, a veces, contra los resultados”, observó.
A partir de los resultados, como institución evalúan qué mejorar. Inicialmente, ven la optimización de los procesos de enseñanza y conservar el ambiente escolar positivo con el diseño de estrategias para entregar educación de calidad y formación integral de los jóvenes, dijo la autoridad escolar.

 

SIN PREOCUPACIÓN
El año pasado, el Colegio Montessori de Talca tuvo el único puntaje nacional del Maule y en otros periodos también ha resaltado.
Este 2018 ocho estudiantes tuvieron resultados por encima de los 800 puntos, pero ninguno alcanzó los 850 requeridos. Sin embargo, esto no es motivo de preocupación para el establecimiento, sino que se ocupan de continuar mejorando, afirmó la directora Carmen Mella.
Hasta ahora, aseguró, el colegio mantiene la misma línea de trabajo y lo que cambian son los apoderados y los alumnos. En el tiempo, han demostrado que están “a la vanguardia en la entrega de conocimientos”.
Como establecimiento apuntan a que los alumnos aprendan, ingresen en las universidades deseadas y mantenerse en el ranking nacional de colegios -que este año los ubica en el puesto 67-.
“No solamente trabajamos para los puntajes nacionales, sino que nos preocupamos por toda la enseñanza media”, enfatizó Mella.


Marlyn Silva

Volver