Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Fue rescatado el lunes

Joven talquino logró sobrevivir en la precordillera comiendo hormigas y plantas

Héctor Arenas Rojas hoy se encuentra en el TIM Quirúrgico del Hospital Regional de Talca, está estable pero ad portas de una operación a la rodilla debido a una grave fractura

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 13 de Abril 2016

TALCA.- Simplemente no la cuenta dos veces Héctor Arenas, de 28 años, joven talquino que fue rescatado por organismos de búsqueda el lunes por la tarde, tras estar 11 días desaparecido en la precordillera de San Clemente, en una zona fuera de la Reserva Nacional Altos de Lircay.

Fue en el cerro “Sal si puedes”, específicamente en la quebrada Tres Cuernos, donde lo encontraron, malherido, pero vivo y eso era lo único importante para su familia, amigos, conocidos, colegas y la comunidad que estaba conmovida con su desaparición; pero sobre todo, para el centenar de voluntarios que mediante turnos se distribuían en diversas rutas de fácil y complejo acceso durante los días que estuvo en condición de extraviado, quienes finalmente dijeron orgullosos: tarea cumplida.

 

HORMIGAS

Poco a poco se van sabiendo más detalles de su milagrosa sobrevivencia. De hecho, el director del Hospital Regional de Talca, doctor Alfredo Donoso, explicó que el joven está vivo solo por su temple y experiencia en montaña.

“Llegó invalidado por una grave fractura de fémur (debido a una caída de seis a ocho metros)  afortunadamente no abierta y cuando fue encontrado, contó su historia rápidamente porque estaba consciente y explicó que pudo alimentarse de hormigas durante todo este tiempo, sin agua, por lo tanto, llegó con un estado de deshidratación importante, muy enflaquecido”, señaló Donoso.

Aparte presentaba otra herida en el pie, con una pequeña fractura en la base del quinto metatarsiano, aseo que se le realizó en la misma Urgencia del hospital y está convaleciendo de eso. Lo que viene ahora es recuperarlo, mediante hidratación y alimento, para que resista la operación del fémur, ya que habrá que realizarle un enclavado endomedular, cirugía que se efectuará dentro de los próximos días.

“Posiblemente sea trasladado al Anexo San Miguel (Hospital Italiano), donde está la sala para ese tipo de tratamiento. Por la deshidratación, está con un compromiso renal pero esperamos que sea prerrenal y que se recupere”, agregó el médico.

 

MANEJO

PSICOLÓGICO

La potente experiencia que vivió Héctor en la precordillera durante esos 11 días, sin tener alimentación, bajo el frío, con fuertes dolores debido a la caída en la quebrada, prácticamente mojado día y noche, no mermaron su esperanza de ser encontrado, por eso trabajó en mantenerse consciente. 

De hecho, el director del hospital manifestó que fue “heroica la situación porque hay que señalar que él tuvo un TEC por la caída y perdió el conocimiento, cuando despertó se vio con una fractura y él, solo, se hizo un alineamiento de la extremidad que estaba totalmente desviada en un comienzo. La condición física y el temple fueron claves”.  

No obstante, igualmente será sometido a evaluaciones psicológicas mientras esté internado, para pesquisar algún signo postraumático por el hecho, pero, hasta ahora, no sería tan imperativo, pues está estable y agradecido por la ayuda.

 

Karin Lillo

 

“Solo agradecer”

 

La madre de Héctor Arenas, María Magdalena Rojas, ayer no cabía en sí de la alegría. Para ella, el solo hecho de verlo era suficiente, independiente de la condición de salud de su hijo. Agradeció todo el apoyo que recibió durante la búsqueda, desde la persona anónima que ayudó hasta la gente que  siguió la cadena de oración.

Valoró la acción del personal y voluntarios de Carabineros de San Clemente, GOPE Talca y Santiago, Onemi, Conaf, Bomberos, Ejército, PDI, andinistas, pilotos de helicóptero, arrieros, hasta la labor de los perros policiales.

Su otro hijo, Samuel (hermano de Héctor), indicó también que “por fin podemos descansar tranquilos en la casa. Estamos demasiado contentos y nunca pensamos que mi hermano estaba muerto, sabíamos que estaba vivo porque él siempre veía programas de supervivencia (ríe) en la tele y eso ahora le ayudó”.

Frente a la incógnita de por qué ingresó solo a la reserva forestal, Samuel explicó que su hermano quiso aprovechar esos días libres que tenía, “y como nadie lo acompañó, igual fue no más. El accidente lo tuvo cuando ya venía de regreso, bajando. Se acercó un poco a ver como una especie de mirador y no sabe si fue el viento o qué, pero cayó. Afortunadamente, él tenía buen equipo de ropa, aunque había una cascada que lo tenía mojado, la mitad del cuerpo. Pero todos los días se mantenía ocupado en algo”, sostuvo.

 

 

Volver

Comentarios