Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Obispo de Talca, Horacio Valenzuela

“La familia es como el vivero de la sociedad”

Al culminar la Semana Santa, el líder de la diócesis de Talca realizó un especial llamado a cuidar el valor de la familia y cómo esta influye en el desarrollo de la comunidad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Abril 2017

TALCA.- El obispo de Talca, monseñor Horacio Valenzuela, habló con Diario El Centro para analizar el contexto actual del Chile y el mundo en el marco de Semana Santa, fecha en que los cristianos conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Especial énfasis realizó en el rol de la familia como soporte de la sociedad, indicando que aspiremos a que “nuestro país sea una familia de familias”. 

“Yo pienso que de alguna manera, todos estamos colaborando para llenar el mundo de muerte y sufrimiento, de muertes y sufrimientos grandes y también pequeños que no son menores. Todos somos culpables de eso, unos más que otros. La certeza está en que los mayores sufrimientos los causamos los seres humanos, por la violencia, por el abandono, por los 65 millones de personas que han sido expulsadas de sus países y culturas, y con una inhumanidad que nos debería llevar a las lágrimas”, afirmó.

“El problema de la humanidad está en el corazón humano, ahí radica la imagen distorsionada de Dios, porque lleva a algunos a matar a inocentes en nombre de Dios, a poner bombas, pero también se puede dar por la ausencia de Dios, eso hace que yo me transforme en dueño de la vida de los demás”, indicó la autoridad eclesiástica.

Valenzuela agregó que “a lo que vino Cristo en Semana Santa, en su encarnación, es precisamente a cambiar el corazón humano, a decirnos que ‘el otro\' es el camino, que todo esfuerzo humano debería ser conducente a hacer más felices a los demás, desde el nacimiento hasta la muerte, Jesucristo nos quiere acompañar para que respetemos la vida y la cuidemos”.

Para el obispo de Talca, el mensaje principal es ese, que “el amor tiene futuro y la muerte, el único futuro que tiene es la tumba”.

AÑO DE ELECCIONES

“Hay una frase que tiene mil 500 años de antigüedad y que la dijo un hombre muy inteligente, que es de San Agustín. Él hablaba de que la familia es como el vivero de la ciudad. Yo no le voy a dar receta a los candidatos, lo único que les puedo pedir es que reflexionen en su corazón y que miren con serenidad a la sociedad y se van a dar cuenta que todos los problemas que tiene, pasan por la familia porque cuando se dan soluciones políticas, económicas, de cualquier tipo, tengo que pensar en la familia”, enfatizó.

Añadió que “por favor consideren el plan de Dios y ese plan es que haya familia, donde los niños crezcan con cariño, con seguridad, con el amor de un padre y una madre que los acoge y los afirma, que le dicen que es importante y que le enseña a dar a los demás. Si eso no está, yo creo que todo lo demás va a ser música, que se escucha y se olvida”.

 

Karin Lillo

Volver

Comentarios