Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Álvaro Chacón, gerente general de Fundación Coanil:

“La gratificación de incluir a personas discapacitadas en las empresas es tremenda”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Agosto 2017

TALCA.- El documental “Los niños” (2016) de Maite Alberdi retrata la vida de un grupo de adultos con síndrome de down que llevan varios años, en algunos casos décadas, asistiendo a talleres laborales. Han llegado a los treinta, cuarenta años, haciendo lo mismo que hacían cuando niños, sin la posibilidad siquiera a la vista de poder ejercer lo aprendido en algún puesto de trabajo remunerado. Mientras tanto, los padres mueren, cambian los profesores, se forman relaciones sentimentales. La vida pasa.

Hoy en Chile existe una posibilidad para que las personas en situación de discapacidad puedan escribir trayectorias de vida distintas, insertándose en el mundo laboral, y a partir de ahí desarrollar mayores grados de autonomía, que es, lo que en el enfoque actual con que se tratan estas problemáticas, se busca alcanzar. Se trata de la Ley de Cuotas que desde junio pasado crea una cuota de un 1% de trabajadores en situación de discapacidad en los organismos públicos y empresas privadas con más de 100 trabajadores.

De paso por Talca para participar en un encuentro de padres de jóvenes con discapacidad intelectual, el director ejecutivo de la Fundación Coanil, Álvaro Chacón, que lleva 43 años trabajando con esta población y sus familias, señaló que “la Encuesta Nacional de Discapacidad (Endisc) 2015, indica que un 20% de los adultos en Chile están en situación de discapacidad. Entonces es un tema del que no podemos quedar ajenos. Es una responsabilidad de todos los chilenos que nos hagamos cargo, facilitemos los apoyos, aprendamos al respecto. Y la gratificación que tiene para las empresas es tremenda. Desde el punto de vista de clima laboral, de productividad”.

 

MÁS CONCIENCIA

 INCLUSIVA

La directora del programa “Los Cipreses” que mantiene Coanil en Talca, María Katerina González, comentó que a nivel regional en el último tiempo, e independientemente de la entrada en vigencia de la ley, las empresas maulinas en general han sido “generosas” en acoger a personas en situación de discapacidad. “Sin embargo aún falta”, indica.

Concretamente, detalla, “Existen los casos exitosos en que han logrado quedar estables en una empresa, pero en su mayoría han sido por periodos de tiempo donde hace contratos por tres meses, o seis meses, pero después esos contratos no se renuevan. Entonces es ahí donde falta esa conciencia inclusiva de parte de los empresarios de darles la oportunidad de capacitar a los chicos, a los jóvenes”.

“Muchas veces, como cualquier otra persona ingresamos a un lugar de trabajo, nosotros tenemos que aprender a cómo hacer el oficio, o qué es lo que la empresa quiere que yo haga. Entonces muchas empresas también deberían tener ese espacio”, agrega, indicando también que en empresas de otras regiones se ha colocado a un tutor que hace un acompañamiento a la persona durante seis meses.

Asumiendo también que en estos procesos opera a veces mucho el temor y el desconocimiento, la profesional indica que, al contrario, “hay que ser abiertos y dar la oportunidad. Porque en general son personas que son muy responsables en su trabajo, son metódicas, son estructuradas, son de rutina, lo que hace que su trabajo lo desarrollen de una manera súper adecuada. Así que 100% recomendable”.

 

Daniela Bueno

 

Menos sobreprotección, más autonomía

En la jornada de ayer que reunió a padres de personas en situación de discapacidad intelectual en el Aula Magna de la Universidad Católica del Maule, un grupo de profesionales abordó las temáticas de derechos sexuales, autonomía e interdicción.

En todas las ponencias el mansaje central a las familias fue propiciar la autonomía en sus hijos, dejando de lado la tradicional actitud sobreprotectora que muchas veces tienen con ellos.

“Algunos podrán resolver problemas más sencillos, otros más complejos. Pero hay que darles la oportunidad de resolver problemas. Estamos muy acostumbrados a que los chiquillos presentan un problema y les damos inmediatamente la solución”, les explicó Magdalena Delpiano, coordinadora técnica del Área Laboral de Coanil.

Volver

Comentarios