Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
En esta Semana Santa

La pasión de Huilquilemu

Serán días especialmente dolorosos para los fieles de esta pequeña localidad situada en el camino a San Clemente. Son los últimos días que sus ojos verán la capilla Juan Pablo II, que la misma comunidad construyó hace poco más de cuatro décadas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 25 de Marzo 2016

TALCA.- Tal como ha sido a través de la historia de nuestros pueblos, la capilla Juan Pablo II de Huilquilemu fue construida con la ayuda de toda la comunidad. La pequeña edificación de este sector del camino a San Clemente se levantó en 1973 gracias al aporte de muchos vecinos que no sólo dieron su dinero, sino que trabajaron –movidos por su fe- haciendo bingos, rifas y diversas actividades para conseguir más recursos.

A través de más de cuatro décadas fue el espacio que acogió a la comunidad católica. Sus alegrías, como los matrimonios y bautizos; y sus penas, con los velorios y funerales. Sin embargo, faltan pocos días para que esta capilla ya no exista más. Será derribada por las máquinas que construyen la doble vía del camino a San Clemente. Se espera que el 1 de abril sea la fecha indicada.

CAPILLITA MODESTA Y “CALENTITA”

Carlos Romero, desde que nació, vive en una casa justo al frente de la capilla. “Al levantarse no va a ser lo mismo, no la vamos a ver ahí”, dijo. Aunque reconoce que él personalmente no iba mucho a misa, desde su posición fue testigo de la vida que se desarrolló en torno a ella. “Los bautizos que han hecho ahí son bien bonitos y hasta casamientos, pocos,  como dos o tres yo creo; pero bautizos han hecho hartos. Igual cuando hacen la Primera Comunión los niños viene harta gente”. cuenta.

En tanto, Olivia y Verónica Contardo dicen que por ser una capilla pequeña, al estar todos dentro se sentía “acogedora y calentita”. Evocan además sus recuerdos familiares. “Nosotros siempre hacíamos una estación del Vía Crucis, entonces pasaba el diácono por acá. Mi papá vivió 97 años, al final estaba bien enfermo, y cuando llegaba esta fecha para nosotros era súper lindo porque lo bendecían y nos bendecían como familia”, cuentan.

Hay un trasfondo profundo en esta melancolía. De acuerdo a la académica de la Universidad Católica del Maule, Carolina Merino, quien ha investigado la religiosidad popular en la región “los templos tienen una importancia central para la comunidades sobre todo rurales, muchas veces son los puntos de encuentro de la comunidad, no sólo cumplen la función de ser el espacio de culto”. En ellas también los laicos son fundamentales porque los sacerdotes sólo pueden visitarlas una o dos veces al mes.

 

EL FUTURO

Sergio Molina es un líder dentro de la comunidad, su título es “ministro enviado”. Cuenta que por de pronto las actividades comunitarias se seguirán haciendo en casas particulares. Pero además han solicitado a la Municipalidad de Talca que les entregue en comodato un terreno en la población Padre Alfonso Urzúa.

La idea es que con el dinero que el Ministerio de Obras Públicas les pagará por la expropiación, más nuevos aportes de los fieles, puedan construir allí una iglesia. Sin embargo, pese a las gestiones, aún no hay respuestas concretas.

“Ahí por lo menos estaría más acompañada, porque en la población hay más gente”, dice Carlos Romero, con la humilde sabiduría que muchas veces se encuentra en los campos y rincones de nuestra región.

 

Parroquia de El Sauce

 

Afortunadamente para los feligreses de la parroquia Santa Amalia de El Sauce, en ese tramo la doble vía se hizo por el otro lado. Esta estructura ya se había salvado del terremoto del 2010, tras lo cual hubo que repararla.

 

Volver

Comentarios