Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil

Las dos caras de las lluvias en el agro

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Junio 2017

TALCA.- Un total de 52 casos de agricultores de la región afectados por la lluvia y la crecida de los canales del pasado fin de semana, arrojó el catastro realizado por Indap, según informó ayer el director regional de esta repartición, Jairo Ibarra.

Comentó que se trata de productores de Parral, Retiro, Longaví, San Javier, San Clemente, Pencahue, Talca, Maule y San Rafael, fueron los más afectados por el anegamiento de terrenos sembrados, además del deterioro en invernaderos y bodegas.

En tanto, Fernando Medina, presidente de Agrícola Central, señaló que “hubo pérdidas, pero estas no fueron significativas, porque no hay mucho que dañar en esta época del año”.

Tras opinar que la caída de 100 milímetros de lluvia en una semana es relativamente normal para un invierno, aclaró que la gran mayoría de los cultivos no presentan daños, como siembras de trigo de invierno o frutales que están en receso.

Pero consignó que “hortalizas de hoja, como el repollo, se mojaron y quedaron tapadas de barro. Eso es pérdida total y no hay nada que hacer, como ocurrió en Pencahue, Talca o Villa Prat, por desbordes de canales y esteros”.

 

LO POSITIVO

Pero Jairo Ibarra expresó que pese a lo anterior, la lluvia también es buena si se considera la falta de agua de los suelos, y la posibilidad de ir alimentando acuíferos y napas.

Añadió que “hoy, la provincia de Curicó presenta un superávit de precipitaciones de un 10%, mientras que en Talca y el sur del Maule estamos con un déficit cercano a un 10 y 20%. Además, la Dirección Meteorológica ha informado que el trimestre junio-julio-agosto sería normal en materia de lluvias”, destacó.

En tanto, Medina valoró que “esta lluvia dejó una acumulación importante de nieve, que permite mirar con más tranquilidad la temporada de riego, aunque todavía falta mucho”.

Recordó que la mayoría de los embalses quedaron en sus niveles mínimos históricos, razón por la cual se requiere de lluvias superiores para reponer esas cotas.  

Al respecto, la vicepresidenta de Fruséptima, Carolina  Dosal, señaló que “para nosotros, los manzaneros y cereceros, esta lluvia es solo felicidad”.

La también gerente general de la Frutícola Dosal comentó que “antes no se regaba porque llovía mucho. Pero en los últimos años, por la falta de lluvias, la gente ha estado regando en invierno con agua de pozo, lo que es muy caro por la electricidad que demanda. Ahora, con 50 milímetros, se evita regar por lo menos un mes y es fabuloso para las plantaciones recién hechas y nivelar los tranques”, destacó.

 

María Isabel Triviño

 

Volver

Comentarios