Martes, 18 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con chubascos tormentosos
Está a la espera de ser discutido por el Congreso

Las dudas sobre el nuevo CAE también están en los planteles locales

Que excede en un 50% los valores de los aranceles de referencia estipulada y las consecuencias ecónomicas para las universidades, son algunos de los temas que se han mencionado.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 02 de Agosto 2018

TALCA.- El nuevo Sistema de Financiamiento Solidario (Sifs) que ha propuesto el Gobierno para reemplazar al CAE ha generado reacciones principalmente de duda en torno a algunos puntos.
En breve, se trata de un sistema administrado por el Estado, sin intervención de la banca privada, con una tasa de interés del 2% anual. Sin embargo, hay variados otros aspectos que han sido cuestionados previo a su discusión en el Parlamento.


En la región, el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, considera que es un instrumento que será poco utilizado en este plantel, por la mayor presencia de gratuidad y becas. Aún así deslizó una crítica.


“Esto más bien está relacionado con universidades del mundo privado, entonces es algo que ha sido definido en cánones que llaman la atención que puedan exceder en un 50% los valores de los aranceles de referencia estipulada, que tienen unas condiciones casi más favorables que las que nuestras entidades están hoy día trabajando”, indicó.
En tanto, a partir de la obligación de las universidades de crear una beca o crédito para cubrir la brecha entre el crédito y el arancel real para el 60% más vulnerable, el rector de la U. Católica del Maule, Diego Durán, declaró a La Tercera que “al final se endosa a la institución la responsabilidad de sostener esta política. Esta estrategia nos ha llevado a una disminución de las posibilidades reales de las instituciones de mejorar su inversión en calidad, ya que nos hemos transformado o nos estamos transformando en operadores de los gobiernos de turno”.

 

ANÁLISIS TÉCNICO
En un análisis técnico, el economista y académico de la Universidad Autónoma, Guillerno Riquelme, indica que “no cambia mayormente respecto al CAE. Lo único que cambia radicalmente es quien administra el crédito. Antes el Estado lo tenía por el sistema Ingresa, ahora todo va a estar en manos de esta administradora Sociedad Anónima del Estado”. Esto porque -explica- la tasa del 2% es la misma, implica una retención en caso de no pago, e incluso el plazo máximo de cobranza que se ha anunciado de 14 años “es muy similar a los casi 15 que tiene también el CAE”.
¿Cuáles son los beneficios entonces? “Lo que uno pudiera pensar es que el estudiante ya no va a tener esta cobranza tan fuerte como hoy la conocemos que se hace de parte de los bancos, que entre la información a los sistemas de cobranza. Sin embargo este sistema también crea una especie de Dicom, pero un Dicom digamos público”, señala el experto.
Sin embargo, hay otro mecanismo por el cual obligar al pago, que sería la retención que se puede hacer mediante el empleador. “Va a ser muy discutido. Creo que es muy poco probable que se apruebe eso”, dice Guillermo Riquelme.
A modo general, destaca el hecho de que el tema educativo “ha estado ya por muchos años como prioridad, por lo tanto es difícil que más recursos se vayan destinando en lo inmediato a educación. Entonces se crean estas nuevas formas para dar respuesta yo creo a la ciudadanía, al estudiantado, pero no creo que sea realmente una solución que solucione realmente el problema, más bien descomprime la situación por la intervención bancaria”.

Daniela Bueno

Volver

Comentarios