Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Desde la perspectiva de dos académicas

Las inquietudes que dejó el Simce 2016

La medición que fue dada a conocer el jueves pasado arrojó una serie de datos donde hay reflexiones que hacer y lecciones que sacar

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 29 de Abril 2017

TALCA.- Como es habitual, la entrega de resultados de la prueba Simce que en esta oportunidad se dieron para todos los niveles de una vez-  generó múltiples análisis, expuestos en los medios de comunicación.

La Decana de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Talca, Rossana Fiorentino, y la docente del área Formación Pedagógica de la Universidad Autónoma, sede Talca, Pamela Orellana, realizaron también este ejercicio.

 

COMPRENSIÓN

 DE LECTURA

Sin duda uno de los puntos que más preocupa es el estancamiento de la comprensión de lectura en Segundo Medio, donde en 10 años se ha disminuido siete puntos.

Al respecto Rossana Fiorentino indicó que “hemos fallado en incentivar a leer”, en ese sentido, señala que por una parte sería positivo que las lecturas sean tanto “recomendadas por los estándares nacionales del Ministerio, pero que a la vez sea atractiva para los alumnos. Creo que por ahí va un poco el problema. Los alumnos no entienden lo que leen porque no les interesa lo que leen”.

Esto no significa dejar de lado los clásicos de la Literatura por títulos nuevos que pudieran ser más atractivos. “Si quiero que mis alumnos lean un clásico, de alguna manera tengo que motivarlos y hacerlos entender por qué es importante que lean ese clásico. Porque un clásico es la base de toda la literatura posterior. Hay que darle sentido a los clásicos”, explica.

En todos los casos, más que hacer “preguntas estandarizadas del texto tal cual”, lo más productivo será “hacer una actividad que incorpore a lo mejor las tecnologías, interacción entre los mismos alumnos, debates entre ellos”.

 

FORMACIÓN DOCENTE

Un análisis que se escucha desde hace tiempo es que la metodología de enseñanza tradicional que se aplica hoy no coincide con la manera en que viven estos niños y jóvenes del siglo XXI.

“El alumno es un receptor del profesor que se para adelante y dicta su clase, y eso es algo que va en desmedro de la educación en general”, describe Rossana Fiorentino.

En tanto Pamela Orellana plantea que “pensar que los cambios tienen que venir solamente desde el aula es un poco reductor, porque el cambio principalmente debe venir del proyecto educativo. Los proyectos educativos son muy homogéneos en nuestro país, y tampoco hay muchas posibilidades en ellos de innovar. Innovar implica tomar ciertos riesgos, y esos riesgos también es difícil tomarlos solos. Los docentes difícilmente van a proponer nuevas metodologías si no se sienten apoyados”. Debe ser en definitiva, concluye, un acuerdo de la comunidad educativa.

Ambas expertas coinciden sin embargo en que la formación docente también está llamada a renovarse. Para la docente de la U. Autónoma “hoy la formación docente -a modo general- no tiene vinculación ni comunicación con el medio”.

Por su parte la decana de la U. de Talca señala que “formar profesores con programas innovadores es algo que hay que hacer y que nosotros como U. de Talca ya estamos haciendo. Pero sí existe el problema de los profesores que ya están instalados con sus sistemas tradicionales, tienen sus creencias educativas y cambiarlas cuesta mucho. Pero sí se puede lograr a través de perfeccionamiento y formación continua. Pero todo con mirada a largo plazo”.

 

SIMCE O NO SIMCE

Otro tema que se replantea es en relación a la pertinencia misma de la prueba. “Tampoco nuestro currículum me parece ha definido lo que considera un aprendizaje. ¿La competencia?, ¿La adquisición de un contenido?, ¿La capacidad de presentar tal o cual desempeño?, entonces nuestros instrumentos todavía están a dos aguas”, plantea Pamela Orellana a modo de explicación de la esencia de la dificultad en el Simce.

En tanto para Rossana Fiorentino, la gran pregunta tras la entrega de resultados es “qué se hace con los resultados del Simce”, ya que según su opinión hay poco trabajo posterior con ellos en los establecimientos.

“Es muy bueno medir y ver las proyecciones y desarrollo a través del tiempo”, dice, y se refiere específicamente a lo que sucede en Lenguaje. “Creo que la comprensión lectora es algo que está en el tapete hace mucho tiempo, y es algo que hay que abordar, yo creo, de manera urgente. Los íconos nos invaden cada día más y el vocabulario se empobrece cada día más”, alerta.

 

Daniela Bueno

Volver

Comentarios