Martes, 19 de Junio de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Arriesgan desde amonestación a multa

Locales que ofrecen “colaciones” no pasaron la prueba en fiscalización

En cada inspección sanitaria que se realiza a locales que elaboran alimentos se revisa si se cumple con el Decreto N°594, que establece condiciones sanitarias y ambientales que se deben cumplir en todo lugar de trabajo.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 15 de Junio 2017

TALCA.- Ayer, la seremi de Salud Maule, junto a sus funcionarios del Departamento de Acción Sanitaria, fiscalizaron tres locales de comida que ofrecen las apetecidas “colaciones”.

El primero en ser revisado fue “La Cacerola de mi Abuela”, el cual quedó con prohibición de funcionamiento en su segundo nivel por no contar con permiso sanitario para funcionar como restaurante. Posteriormente, fue el turno de “Resturant Casa de Campo”, que quedó con sumario sanitario, al igual que “Restobar Bertolone”, por una serie de falencias que ameritan la sanción.

La seremi de Salud, Valeria Ortiz, indicó que “el primero, La Cacerola de mi Abuela, quedó con prohibición de funcionamiento debido a que no cuenta con la autorización sanitaria y ni siquiera el inicio del proceso para autorizarse sanitariamente. Ellos tienen una parte superior donde elaboran alimentos y colaciones, y una parte en el primer piso donde elaboran jugos y esa sí tiene autorización para funcionar. Hemos instruido inmediatamente que -si quieren funcionar- inicien el proceso de autorización sanitaria”.

Agregó la seremi que “el segundo lugar que hemos revisado, que es Casa de Campo, quedó con un sumario sanitario. En términos generales la manipulación de alimentos es la adecuada, pero falta aseo, orden, sobre todo en las materias primas, al momento de guardar las materias primas para elaborar los alimentos”.

En tercer lugar añadió que “se revisó el Restobar Bertolone y también dejamos sumario sanitario por algunas cosas que hemos detectado. Hay una fuga de agua, hay un forado en una pared, el techo tienen que arreglarlo también y un par de cosas más que tienen que ver con la óptimas condiciones para elaborar los alimentos. Nos interesa que la comunidad sepa dónde van a consumir alimentos para evitar siempre enfermedades de transmisión alimentaria”.

 

SANCIÓN

Dichos locales arriesgan desde una amonestación hasta 1.000 UTM. Esto va a variar dependiendo de si son reincidentes, por el mismo motivo, entre otras cosas. La multa final tiene que definirse por Jurídica de la Seremi de Salud.

“Las fiscalizaciones las hacemos a nivel regional. Ayer estuvimos fiscalizando en Curicó y se trata de locales que cuentan con una gran afluencia de público, manipulan mucha cantidad de alimentos, venden muchas colaciones y en ese sentido nos preocupa que la elaboración de alimentos sea la adecuada, esté bien hecha y que cuente con la autorización sanitaria que les permite tener procesos estandarizados y de esa manera garantizar que las enfermedades de transmisión alimentaria no se produzcan”, indicó la autoridad sanitaria.

 

Enfermedades

Entre las enfermedades que arriesga la persona que consume alimentos contaminados o mal elaborados, están: intoxicaciones, cuadros de diarrea, de cólicos y abdominales. En niños y adultos mayores, la complicación mayor es que puedan deshidratarse e incluso provocar la muerte. Por eso hay que tener especial cuidado dónde consumir alimentos.

 

Karin Lillo

Volver

Comentarios