Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Fundación Daya sigue luchando

Los contratiempos que ha tenido el proyecto de la cannabis medicinal

Fundación Daya y Knop Laboratorios entregarían gratuitamente fitofármacos a los pacientes de centros de salud familiar de 15 municipios del país, pero el proyecto aún no se ha podido materializar

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 16 de Octubre 2017

TALCA.- La cosecha de cannabis sativa para uso medicinal se realizó en mayo del 2016 en Quinamávida, comuna de Colbún. Fundación Daya, liderada por la actriz Ana María Gazmuri y su esposo, el cofundador de la ONG, Nicolás Dormal, informaron los contratiempos que han debido sufrir para concretar la entrega de los fitofármacos a los pacientes que padecen dolor debido a la  enfermedad que sufren.

En su tiempo, el proyecto contó con mucho interés de parte de una decena de municipios de la Región del Maule, sin embargo, a la fecha se bajaron todos menos la comuna de Parral, la única que sigue ligada a la entrega gratuita de marihuana medicinal para usuarios de su centro de salud familiar.

El ex concejal de San Javier, Gabriel Rodríguez, lamentó la situación porque él fue el que invitó a Daya a la región y señaló que “siento una gran frustración porque es una alternativa factible para aliviar el dolor, es un tratamiento terapéutico válido, que tiene testimonios irrefutables, particularmente en algunas enfermedades oncológicas y la epilepsia. Esto puede ser un ahorro para los municipios y un tremendo aporte para los pacientes que sufren enfermedades dolorosas. Ahora que no se pueda concretar por un cambio de prioridades de los municipios es penoso. Yo lo lamento por Fundación Daya que tuvo el coraje y la fuerza para impulsar este proyecto y en el cual muchos nos han dejado botados en el camino. Lamento que en el país no hayamos podido legalizar y regular el cultivo de la cannabis medicinal”.

 

AUTORIZACIÓN PENDIENTE

Nicolás Dormal en tanto, indicó que se solicitó un permiso provisorio al Instituto de Salud Pública (ISP), que es el ente que tiene la facultad de otorgarlo a un medicamento que aún no cuenta con registro sanitario. “Fue solicitado para 10 mil unidades que se entregarían a 15 municipios del país que participan del proyecto. La entrega sería gratuita a los pacientes a través de los Cesfam de cada comuna a mil 500 pacientes por un año. El ISP rechazó este permiso, lo que fue impugnado por el laboratorio, quien ingresó un Recurso de Reposición y estamos esperando la respuesta”.

Daya indicó que se impugna porque el ISP aprobó este año la venta de 600 unidades de un fitofármaco en base a cannabis importado desde Canadá, de alto costo (210 mil pesos la unidad) y se requieren dos a tres unidades para manejo del dolor, es decir, un paciente debe contar con  400 mil a 600 mil pesos mensuales para ello.

“Este fitofármaco canadiense no cuenta con registro sanitario ni con estudios clínicos. Por el contrario, el fitofármaco nacional ya cuenta con un estudio Fase 1 concluido y otro Fase 2 en curso con 35 pacientes reclutados y sin problemas. Si el fitofármaco nacional se encontrara en Canadá, hoy estaría disponible para los pacientes, ya que Canadá entrega licencia de producción y distribución de productos en base a cannabis sin la necesidad de realizar estudios clínicos, ya que conocen la seguridad de los mismos. Solo exigen que sean elaborados en establecimientos certificados con Buenas Prácticas de Manufactura, que Knop Laboratorios también tiene”, recalcó el profesional.

Según Dormal, los argumentos del ISP eran básicamente dos. Uno, “es que no contábamos con estudios clínicos, lo que se contradice con el permiso que dieron al importado y además, si tuviéramos los estudios indicados, se solicitaría directamente el registro sanitario y no el permiso provisorio. Lo otro, que no existe un fin medicinal urgente para manejo del dolor (requisito para solicitar este permiso provisorio), los que también se contradice con el permiso otorgado al importado. Por qué para uno se considera el dolor crónico una urgencia y para el nacional no”, cuestionó.

Cabe señalar que mientras trabaja en llegar a buen puerto, la materia prima cosechada en Colbún, se conserva en Knop Laboratorios bajo estándares de calidad, a la espera de la autorización del ISP. Teniendo eso en regla, Knop se tardaría tres meses en elaborar el fitofármaco y distribuirlo a los pacientes gratuitamente para el manejo del dolor.

Por último, Dormal informó que hubo una reunión con ISP hace una semana, y esperan que esta vez se abran nuevamente las opciones.

Karin Lillo

Volver

Comentarios