Martes, 18 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con chubascos tormentosos
Deben existir protocolos

Los ejes para el abordaje de los casos de droga en los colegios

A propósito del suicidio de un alumno en el colegio Alianza Francesa de Santiago días después de que fuera sancionado por el porte de marihuana, según la Superintendencia de Educación y un psicólogo, el énfasis debe estar puesto en lo formativo, el acompañamiento y la proporcionalidad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Septiembre 2017

TALCA.- En el Décimo Primer Estudio de Drogas en Población Escolar de Senda se consigna que el 35,6% los escolares consumió alcohol en el último mes. En otras sustancias, el 34,2% admitió haber usado marihuana, el 4,2%, cocaína y el 2,7%, pasta base. A partir de ello es que los establecimientos educacionales abordan estos temas principalmente desde la prevención. Sin embargo, más compleja puede resultar la decisión de cómo tratarlo cuando se encuentra a un alumno portando droga.

Allí se mezclan consideraciones legales y disciplinarias, que en el caso del colegio Alianza Francesa de Santiago hoy se investiga si realmente fueron bien ponderadas. Como ya es de público conocimiento, hace algunos días un estudiante de Enseñanza Media se suicidó pocos días después de ser sancionado por su establecimiento por habérsele encontrado marihuana entre sus pertenencias.

Su madre ha hablado de “presión” por parte del colegio, y la Superintendencia de Educación busca establecer si la sanción aplicada -días de suspensión- fue proporcional a la falta, y siguió los pasos del protocolo que se debe tener para estos casos.

 

SUPERINTENDENCIA DE EDUCACIÓN

De acuerdo al director regional de la Superintendencia de Educación, Marcelo Torres, lo primero es que los establecimientos educacionales deben, por norma, contar con planes de convivencia -con su respectivo encargado- y protocolos a seguir en distintos casos asociados a la convivencia escolar.

A continuación, éstos “deben guardar relación en particular con los principios de gradualidad y proporcionalidad respecto de un tipo de sanción que, por cierto, también debe estar contenida en el reglamento interno”.

En cuanto al contenido propiamente tal, la autoridad establece que “en su contenido se deben generar acciones de carácter psicosocial”, y a la vez deben ser “de carácter formativo”.

Además, los valores orientadores para estas normas internas deben ser siempre “el respeto, la tolerancia, el resguardo de la integridad física y psicológica de los miembros de la comunidad educativa”.

En este sentido, explica Torres, la Superintendencia de Educación ha procurado instruir a los establecimientos de la región en estos temas, dándoles “herramientas que les permitan mirar los contextos en su propia realidad, y que ellos mismos puedan definir los protocolos asociados a la convivencia”. Por lo mismo es que al momento de encontrar droga en las pertenencias de algún alumno, aunque se generen instancias de carácter legal, como el aviso a Carabineros, también se espera que siempre esté esta mirada “en contexto”.

“Ahí es donde nosotros hacemos un llamado importante a las autoridades de cada establecimiento educacional de estar siempre permanentemente atentos al abordaje de estas situaciones de consumo de drogas, porque detrás de aquello hay situaciones que con los profesionales que cuentan los establecimientos, se pueden abordar”, explicó el director regional.

 

EXPERIENCIA DE UN PSICÓLOGO

El psicólogo del colegio Salesianos de Talca, Erasmo Novoa, quien anteriormente se ha desempeñado en otros establecimientos educacionales, comenta que efectivamente a nivel general se puede ver que el tema del consumo de droga en adolescentes se está haciendo cada vez a más temprana edad. De ahí la importancia, dice, de trabajar en red con instituciones que conozcan bien la problemática, como Senda y otras.

Refuerza el tema de que el trabajo desde el colegio debe, sin perjuicio de lo legal, generar acompañamiento y seguimiento a los involucrados.

Como principio de acción en este ámbito, explica también, está el acudir siempre a los apoderados, entendiendo que son finalmente quienes más conocen a sus hijos. “Tratamos de hacer siempre responsable al apoderado del proceso de su hijo. Nunca me ha tocado un apoderado que sea 100% ajeno a esto, siempre hay un grado de disposición en este caso a que el niño o el joven salga adelante. Así que por lo menos eso ha facilitado, sobre todo en este colegio en que los apoderados son bastante comprometidos”, detalla.

Daniela Bueno

 

Volver

Comentarios