Martes, 13 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil
Tres fueron invitadas a un desayuno a la Intendencia

Los secretos de las escuelas básicas que tuvieron buen desempeño en el SIMCE

Un establecimiento es un internado al que llegan niños de la Región de Ñuble; otro cuenta con una metodología innovadora

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 23 de Mayo 2018

TALCA.- Este año la entrega de resultados del SIMCE 2017 aplicado a Cuartos y Octavos Básicos más Segundo Medio estuvo acompañada de un desayuno en la Intendencia Regional al que fueron invitados establecimientos con un desempeño sobresaliente.
Entre ellos hubo tres escuelas básicas: la escuela San Antonio de Talca fue la única de tipo urbano; en tanto desde medios rurales llegaron la escuela Clorindo Alvear del sector Coronel del Maule, comuna de Cauquenes; y la escuela Los Almendros de Rauco.
Cada una de ellas cuenta con particularidades que revelaron a diario El Centro.

METODOLOGÍA
INNOVADORA
La escuela San Antonio pertenece a la congregación de los hermanos de la Inmaculada Concepción, pero bajo la figura de la fundación Creemos y Esperamos, y siempre han sido un establecimiento que no cobra.
Su directora, Yanett Leiva, atribuye el éxito en el SIMCE, además del compromiso de todos, a la metodología activo - colaborativa que han aplicado gradualmente hace cuatro años.
“Los niños trabajan en grupo donde colaboran todos con el aprendizaje del grupo y cada uno de los niños del grupo tiene una labor que hacer (...) además tenemos salas temáticas”, explica.
Cuentan que aunque su índice de vulnerabilidad es de 90,37%, la misma Agencia de Calidad de la Educación los ha visitado para conocer su interesante experiencia que los tiene desde hace varios años con resultados destacados en el SIMCE.

INTERNADO
En tanto, la escuela Clorindo Alvear de Cauquenes cuenta con una matrícula de 60 niños. Entre ellos hay alumnos procedentes incluso de Quirihue, región de Ñuble. Y por cierto hay también mucho sacrificio. Gemita Torres, jefa de UTP, asegura que hay niños que deben caminar tres horas cada lunes para llegar hasta el lugar donde pasa la locomoción que los llevará hasta la escuela.
Estos niños luego quedan allí, ya que la escuela funciona también como internado.
Sobre los buenos resultados comentan que la clave es “una educación personalizada. Aquí la idea es que todos aprendan”, dice la jefa de UTP, destacando que para ello también cuentan con la comodidad de tener una infraestructura nueva y con buen equipamiento.
Finalmente la docente destaca también que el SIMCE que se aplica a las escuelas rurales contempla un cuestionario mucho más largo que el que se aplica a las escuela urbanas.
“Por ejemplo si en Cauquenes se realizan 35 preguntas, acá son cerca de 90 preguntas. Nos han dicho que es para validar los puntajes, pero no le encontramos mucho sentido porque los niños salen totalmente agobiados de la prueba”, dice la jefa UTP.
AUTOSUPERACIÓN
En tanto en Rauco, la pequeña escuela Los Almendros acoge a cien estudiantes. Su directora Roxana Figueroa también destaca la unión de propósito que se ha conseguido con padres, profesores y alumnos. Todos en pos de conseguir buenos resultados académicos.
Aquí también cuentan con una “tradición” de buenos puntajes en el SIMCE, pero lo que más los hace pensar que les hizo merecedores de ser invitados a la Intendencia fue el tremendo salto en la prueba de Matemáticas de Octavo Básico, donde avanzaron 35 puntos respecto de la última medición.
“Nosotros sólo nos comparamos con nosotros mismos”, dice la directora dando cuenta de una cultura de autosuperación.

Daniela Bueno

Volver

Comentarios