Domingo, 16 de Junio de 2019
Cumplida una semana del hallazgo del cuerpo todavía no hay detenidos

Los vacíos y certezas en torno al homicidio de “La Negra”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 14 de Enero 2019

TALCA.- A una semana de la localización del cuerpo sin signos vitales, a orilla del río Claro, de la joven de 18 años conocida entre su familia y allegados como “La Negra”, hay una familia que intenta reponerse del dolor y, durante el proceso, araña fuerzas para mantenerse al tanto de la investigación, para asegurarse de que se esclarezca el caso y sean detenidos el o los responsables. Del procedimiento, declarado secreto por el Ministerio Público, los dolientes no tienen mayores detalles. Aun así, su hermana, Carolina González, aclara especulaciones surgidas a partir del hallazgo.

 


1. Nadie la vio
A las 04.00 horas del 25 de diciembre, “La Negra” salió de la casa donde estaba domiciliada junto con sus padres, en una población del norte de Talca, para irse de fiesta con unas amigas. Al mediodía, aproximadamente, llegó a casa de una familia conocida ubicada en el sector contiguo, se cambió de ropa y volvió a salir unas dos horas después. Desde ese momento le perdieron la pista.
Ese mismo día, la familia acudió a Carabineros a consultar si habían hecho algún control de identidad donde figurara su nombre, pero no encontraron nada. Paralelamente, sus hermanos seguían buscándola en el sector y entre sus conocidos, sin éxito, por lo que decidieron formular la denuncia por presunta desgracia ante Carabineros.
La incertidumbre acabó el lunes 7 de enero al mediodía cuando comunicaron a la familia el hallazgo del cadáver en estado de descomposición e identificado por pruebas dentales y dactiloscópicas.

 

2.Sin resultado de la autopsia
El lunes sobre las 13.00 horas, tras el arribo a Talca de la médico legista del Servicio Médico Legal (SML) de Santiago, Vivian Bustos, comenzó la autopsia. Por el tiempo estimado de duración del examen forense, la familia prefirió que entregaran el cuerpo el martes. Desde ese momento y hasta ahora los organismos investigadores no han entregado los resultados a la familia.
Por tanto, las únicas certezas que tienen respecto al estado en el que fue encontrado el cuerpo es que estaba en estado de descomposición, con golpes en la cabeza, las manos atadas hacia atrás con las palmas hacia afuera y desnuda desde la cintura hacia abajo, tal como lo especificó la hermana de la víctima, Carolina González.
Esta semana, esperan obtener novedades respecto a la autopsia, una vez que se reincorpore a sus funciones el fiscal Ángel Ávila, encargado del caso.


3. Estaba en rehabilitación
Entre cinco y seis meses atrás “La Negra” comenzó un periodo de desintoxicación y rehabilitación en un centro de salud de la ciudad por la adicción que tenía a las drogas, según afirmó su hermana. En ese tiempo, aseguró, no había vuelto a probar ningún tipo de sustancia estupefaciente. Por lo tanto, como parte del proceso de recuperación le permitían salidas progresivas a su casa y como parte de ese mismo tratamiento no le permitían usar celular, razón por la cual el día de la desaparición la familia no podía comunicarse con ella.
Como parte de esa nueva oportunidad de alejarse de las drogas, la joven había manifestado su intención de terminar la enseñanza básica y hacer la media.


4. Descartan sospechosos
Cuando “La Negra” todavía era menor de edad tuvo un conflicto con un grupo de mujeres y hombres en una fiesta, se desató una riña y resultó severamente lesionada. Ella denunció a los responsables y los detuvieron. Los parientes presentaron a las autoridades de seguridad este antecedente y, después de la indagación correspondiente, fue descartado que esas personas tuvieran relación con el crimen.
González también desechó que el suicidio de un menor de edad sucedido la semana pasada tenga que ver con el homicidio de “La Negra”.
En cuanto a los tres sospechosos a los cuales se refirió el intendente del Maule, Pablo Milad, el viernes, la entrevistada dudó de que fueran datos confiables, pues como familia ni la PDI ni la fiscalía les ha notificado sobre esa novedad en la investigación.
Con todo, para González es difícil asimilar que nadie haya visto cuando su hermana fue atacada, pues ella, aunque simpática y bromista, tenía suficiente carácter para defenderse.

 

5. Apoyo por obligación
Antes del viernes, cuando parientes, vecinos y feministas marcharon por el centro de la ciudad y llegaron a la sede de la intendencia para gritar consignas de justicia por el asesinato de la joven, ninguna autoridad política de la región se había pronunciado sobre el crimen. Con la protesta encendida en el frontis del edifico Milad bajó a hablar con la familia enlutada y se comprometió con ellos a vigilar el progreso del caso.
Entre tanto, ese mismo día, fue interpelado en medio de un acto público el senador Álvaro Elizalde por dos integrantes del movimiento feminista Florecimiento Colectivo y una sobrina de “La Negra”. Después de aquello, Elizalde ofreció a la familia asesoría jurídica gratuita y, al ser consultado por este rotativo, expresó repudio por el homicidio.
De parte de la Secretaría Ministerial de la Mujer y la Equidad de Género ni del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género han establecido contacto con la familia de la víctima, según afirmó la hermana de la joven asesinada. A los medios de comunicación, en cambio, desde ambos organismos enviaron comunicados de rechazo al crimen.


La PDI y la fiscalía, dijo González, han mantenido contacto con ellos. El Ministerio Público, mediante la asistente social, Carla Rojas, ha ofrecido también la gestión de apoyo psicológico para la madre de la joven.


Por cómo ha sido manejado el caso, por lo menos en el ámbito político, “es el sector (donde habite la víctima) lo que define la importancia”, opinó González.
Con las dos marchas desarrolladas, el viernes, con el apoyo del movimiento feminista local lo que busca la familia es que “no se le baje el perfil” a este hecho, acechado por la sombra de impunidad que hasta el día de hoy pesa sobre el caso de “La Calchona”, el asesinato de María Soledad Opazo, también en la zona norte de Talca, hace 29 años.

 

Marlyn Silva

 

Volver