Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Adultos mayores acudieron masivamente a votar

Maulinos dieron voto de confianza

Sin importar el calor, los talquinos acudieron a los locales de votación a ejercer de manera democrática su derecho al sufragio

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 18 de Diciembre 2017

TALCA.- El civismo fue el protagonista de la jornada electoral que se llevó a cabo este domingo. Contrario a lo que se esperaba al cierre de mesas, las confrontaciones entre los apoderados de uno u otro partido, quedó reducido a mínimos cruces de palabras y gestos de respeto de unos hacia otros. A las 6.00 de la tarde, en la gran mayoría de locales de votación, comenzaron a salir los presidentes de las mesas a anunciar el cierre.


La masa votante se movilizó en mayor magnitud en horas del mediodía. Pasadas las 17.30 horas, fueron pocos los asistentes a las mesas. María del Carmen Rosales fue una de ellas, llegó al liceo Abate Molina a las 18.01 horas, cuando su mesa, la 172M, había sido cerrada, por lo que solicitó dejar constancia en el cuaderno de votación, alegando que ella había llegado antes del tiempo legal de cierre.
En el Liceo Marta Donoso Espejo, se registró un incidente entre vocales y apoderados del comando de Sebastian Piñera, que terminó con el desmayo de Rita González, miembro de la mesa 25, tras un colapso nervioso. Al parecer, desde el comienzo del conteo de votos comenzaron el conflicto, pues los vocales aseguraban que Alejandra Ramírez, del comando de la derecha, se burlaba porque la mujer no sabía pronunciar Guillier.
“Me trató de rota y ordinaria, y me tiraba las papeletas en la cara. Tiene que tratarme con respeto”, aseguró mientras se brindaba auxilio a González, a quien lograron estabilizar.
En algunas mesas de votación no hubo presencia permanente de apoderados, a pesar de ello, el conteo se hizo público y la papeleta era mostrada a los presentes. En algunas mesas los votos eran cerrados, mientras que en otras, la ventaja de Piñera era amplia sobre Guillier. Luego de culminar el conteo, en cajas de cartón, los votos y los cuadernos eran entregados al delegado del local.


“GUATÓN PESADO”
En la mañana, mientras la expectación periodística estaba puesta en la llegada del senador electo y presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, en una de las salas contiguas a la mesa donde votaría el también coordinador nacional de la campaña de Alejandro Guillier, se vivía una discusión producto de un altercado entre una apoderada del candidato Sebastián Piñera y una presidenta de mesa.
“Los vocales de mesa, para hacer el trabajo más expedito, tenían los votos doblados, pero a la vez cerrados. Entonces, la señora empezó a reclamar porque los votos estaban cerrados, lo que efectivamente estaba en su derecho. Quedó anotado en el acta, se instruyó a los asesores que pasaran mesa por mesa indicándoles a los vocales que los votos no pueden estar cerrados”, explicó el delegado de local en el Liceo Abate Molina, agregando que la mesa en cuestión tuvo que parar su funcionamiento “debido a que vino una apoderada de otra mesa, que no le correspondía, a armar conflicto. Trató mal a mi asesor, lo trató de roto, a mi me trató de “guatón pesado\', a la niña la trató de “rota\'”.
La presidenta de mesa, Nuri Basoalto, contó: “La mujer dijo que la habíamos ‘roteado\' y eso nunca fue así, siempre con respeto, están los vocales de testigo, de hecho, ella discutió con un votante y no es para nosotros grato estar pasando por estas cosas”. A tal punto llegó la situación, que la presidenta de la mesa iba a llenar un formulario, facultando al delegado de local a retirar a la apoderada de mesa. Sin embargo, la persona decidió retirarse voluntariamente.

 

ASISTENCIA
“Anda poca gente” era la frase que repetían los vocales de mesas de los diferentes locales de votación. Desde tempranas horas de la mañana los talquinos acudieron a votar, principalmente los más longevos.
Fueron muchos los vocales de mesa que atribuyeron la poca afluencia de votantes a lo expedito del proceso de votación, que impedía la formación de fila. “Para la primera elección, la gente hacía fila y esperaba hasta media hora, pues se debían dar cuatro votos. Los adultos mayores podían durar hasta 15 minutos marcando su voto. Esta vez es más sencillo y rápido, por eso es que también se percibe poca participación de los chilenos” dijo Juan Valles Fernández, delegado local de la Escuela Costanera.
En dicho local electoral, la última mesa de votación fue instalada a las 8:50 horas debido a la falta de un vocal de mesa, que fue solucionado con una persona que se ofreció. En horas del mediodía, la rectora del CFT Estatal, Maria Elena Villagrán, quien es votante del lugar, denunció que las papeletas estaban siendo entregadas sin colilla y dobladas, por lo que pidió al delegado tomar cartas en el asunto para velar por la imparcialidad de la jornada democrática.

 

DIFICULTAD
Grabando su entrada al liceo Amelia Courbis llegaron algunos votantes. Durante la mañana se vio la asistencia masiva de adultos mayores, que hasta en sillas de ruedas fueron a votar. Para tratar de dar una especial atención, en el Liceo Marta Donoso Espejo dispusieron de una silla de rueda para los adultos mayores con deficiencias de movilidad. Mauricio Ramírez, instructor mayor de Defensa Civil Talca, aseguró: “A pesar de que se cuenta con un ascensor, la subida de votantes mayores al segundo piso del liceo se dificulta”.
En la Escuela San Agustín, que no cuenta con ascensor, también se presentó la problemática de traslado de adultos mayores a las mesas ubicadas en el segundo piso de la institución. Según explicó Beatriz Alarcón, delegada de local, fueron muchas las quejas recibidas por parte de familiares, pero explicó que las leyes electorales impiden el movimiento de las mesas. “En todas las mesas hay votantes con discapacidad, es imposible moverlas todas. No se tiene suficiente espacio”.

 

DELITO
Mientras se encontraba en la caseta ejerciendo su derecho al voto, un joven habría tomado una foto de la papeleta. El flash de la cámara del teléfono habría alertado a los vocales de mesa, quienes denunciaron la situación al delegado del local, Pedro Cubillo. La novedad fue notificada a las autoridades, quienes tomarían los correctivos y dejarían constancia de lo que, según la ley electoral, es un delito.
Fraymar Pagua/Claudio Rojas

Volver

Comentarios