Lunes, 15 de Julio de 2019
En Jardín de La Florida dicen reclamar ante el municipio sin obtener respuesta

Microbasurales tienen hasta el cansancio a residentes de apacible villa

Mala iluminación, árboles frondosos y basura que llegan a botar irregularmente en los alrededores del sector habitacional, condicionaron a que los espacios sean ocupados para actos indecorosos y delictivos.

Periodista: Anaís Duque - Fecha de Edición: 16 de Marzo 2019

La tranquilidad del hogar, desde hace unos años se ve perturbada para vecinos de la Villa Jardín La Florida, específicamente en el pasaje Los Álamos. A través de una denuncia vecinal, se pudo conocer que sus habitantes no solo tienen problemas de seguridad, sino también de insalubridad por las condiciones en que se encuentran los terrenos aledaños.


“Lo utilizan como motel”, relató Luis Garrido, quien detalló las diferentes escenas que él y su familia han tenido que presenciar, incluso desde tempranas horas de la mañana antes de salir a sus trabajos. Hasta mantas, sillones y otros artefactos se pueden apreciar al fondo de un canal contiguo a la villa, donde las ramas y la oscuridad se prestan para que personas hagan uso del sitio para actos sexuales y consumo de marihuana.


“Al frente de mi casa, y alrededor de mi casa, es una ‘boca de lobo\'. Como usted ve hay árboles muy frondosos y unos faroles de la luz que son de la vía pública que están sin la ampolleta o sin luces de hace tres a cuatro años. Hay dos focos más en la placilla exactamente igual, sin luz”, dijo Garrido.
Explicó también que “en la noche, después que oscurece aparecen jóvenes que vienen a drogarse, a fumar marihuana y hacer otras cosas. Pero yo he visto a jóvenes y personas, revolcándose en el frontis de mi casa, en el pasto. Y no ha sido una vez, sino varias veces”.

 

MICROBASURALES
En el preciso instante en que se desarrollaba la entrevista, un sujeto sin temor alguno arrojaba desechos en el fondo del canal. Sin embargo, los vecinos se resignaban a la situación que, al ser tan repetitiva, optaron por “dejarla pasar”.


“Yo peleo con mis vecinos realmente casi siempre, o peleaba, porque al final me resigné y los veo como dejan basura y entro para mi casa. Es muy desagradable cada vez que viene alguien, y decirles, ‘oiga vecino no bote la basura en frente de mi casa. ¿Le gustaría a usted que yo fuera a botar la basura a su casa?”, indicó el vecino, quien tuvo que lidiar con una plaga de ratas por la cantidad de desechos, a las afueras de su hogar. Si bien son 34 casas las que conforman el sector, quienes se ven severamente perjudicados son aquellos que residen frente a los terrenos baldíos.


Sobre la labor de la junta de vecinos, apuntó que “desgraciadamente, acá hay un desorden grande. Nadie le quiere colocar el cascabel al gato, le sacan la responsabilidad al problema. Yo creo que la gente que vive dentro del pasaje no está ni ahí, les da lo mismo que es lo que pasa aquí al frente de mi casa o de los vecinos que estamos al frente de la placilla”, afirmó el residente.


En cuanto a las autoridades explicó que “en muchas oportunidades llamé al cuartel urbano, a la municipalidad, he hablado con varias personas y es un trámite, un problema. Me pasan con otra persona, me dicen que no tienen nada que ver y me pasan con otra persona. Al final estoy cansado”.


Otra de las molestias de los habitantes, es la falta de espacios recreativos para niños, y demás vecinos. “No vienen a jugar a esta villa, porque no hay nada, está todo desolado. Todas las villas de alrededor de nosotros tienen plantas tienen flores, tienen juegos, máquinas para hacer ejercicios, bancas para sentarse y acá no hay nada en esta villa”, concluyó Garrido.

Volver