Sábado, 16 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos

Municipio alista plan de contingencia en el centro de Talca

Juan Carlos Díaz, alcalde de Talca, aseguró que erradicarán por completo el comercio informal no establecido de la 1 Sur, salvo 20 vendedores de maní y cabritas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Noviembre 2017

TALCA.- De amor y odio. Así podría definirse la relación de la I. Municipalidad de Talca con los comerciantes ambulantes de la ciudad, quienes hace décadas trabajan  en el centro y últimamente en las inmediaciones del remozado hospital de la capital regional.

Es que el alto flujo de gente atrae a los comerciantes, panorama que podría agudizarse en diciembre, el mes donde los talquinos repletan las principales calles y casas comerciales en busca de regalos.

En consecuencia, el municipio talquino tomó cartas en el asunto y se encuentra preparando un plan de contingencia para controlar, de cierta forma, el comercio informal  y la seguridad de los ciudadanos que acudirán en masa al centro.

El alcalde de Talca, Juan Carlos Díaz, planteó que la comuna colaborará con Carabineros de Chile en materia de seguridad, a través de un convenio, con la donación de bicicletas para los seis uniformados que resguardarán de forma permanente el corazón de la ciudad.

“Además, dispondremos de un amplio contingente de inspección municipal en el centro, y a través de la Feria Navideña, que tendrá una cobertura aproximada de 700 puestos, esperamos disminuir la presencia de ambulantes informales en las calles durante diciembre”, subrayó el edil talquino.

UN “MALL” ´POPULAR

En tanto, y con una inversión cercana a los mil millones de pesos, “esperamos terminar en enero el centro comercial de comerciantes no establecidos, en la calle 1 Norte, entre la  11 y 12 Oriente,  por lo que sacaremos a todos los vendedores itinerantes de la 1 Sur, salvo las 20 personas que venden maní y cabritas”, precisó Juan Carlos Díaz.

Es más, el municipio pretende revitalizar la principal calle comercial de Talca, ya que también “se construirán baños públicos en la Plaza de Armas, se cambiarán las bancas, se repintarán los faroles e incluso, en un trabajo en conjunto con los suplementeros, instalaremos kioskos nuevos”, afirmó el jefe comunal.

“Me he reunido con los gremios de ambulantes y hay muchos que aceptaron este proyecto. Entienden que es en beneficio de ellos y de la ciudad. Como municipio, también queremos brindarles mejores condiciones para que desarrollen su trabajo”, agregó Díaz.

 

RESPUESTA DE

AMBULANTES

La iniciativa que pretende ejecutar el municipio no cayó nada de bien en las principales agrupaciones de comerciantes ambulantes formales  del centro talquino.

“Vamos a tener guerra con el alcalde pero en enero, vamos a reaccionar cuando llegue el momento. De todas formas no pensamos irnos. Cuando él fue electo prometió limpiar la 1 Sur y acá todavía estamos los mismos”, comentó Patricio Orellana, presidente del  Sindicato 1 Sur y vendedor hace 25 años.

Rodolfo Meza, presidente del Sindicato “El Despertar”, trabaja hace 40 años como itinerante y  estima que “es una pésima idea del municipio, ya que ni siquiera están cumpliendo con lo que nos presentaron, es decir, los locales parecen gallineros”.

“Está muy mal ubicado. La gente que va hacia la terminal cruza hacia la vereda sur y el mall está hacia el lado norte. El centro hoy en día está lleno de informales. No entiendo porque no sacan a los que no tienen permiso antes que los que sí cumplimos las reglas”, indicó Meza.

Bernardita Vaca, representante de la Agrupación de Ambulantes “Los Tranquilitos”, denunció que a sabiendas de la situación actual del comercio ambulante en Talca, el municipio sigue timbrando permisos.

“Si la idea es sacarnos del centro, no entiendo porque sigue apareciendo gente con una autorización timbrada por la municipalidad. El mall es para una capacidad de 200 puestos y fácilmente hay 400 autorizaciones emitidas. Lo otro, nos avisaron, el año pasado, de que nos avisarían con seis meses de anticipación antes de desalojar el centro, pero hasta la fecha nadie se ha comunicado con nosotros. La última vez que vi al alcalde fue en enero”, cerro la dirigente.

Felipe Zúñiga

 

Volver

Comentarios