Miércoles, 15 de Agosto de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
En terreno de futuro hospital de Curicó

Napas subterráneas no han generado inconvenientes durante excavación

Parte de la propia agua está siendo utilizada para mitigar la contaminación por la suspensión del polvo ligada al desarrollo propio de las obras. El material está siendo retirado por camiones, con un promedio de 300 viajes diarios, siendo derivado hacia tres lugares de acopio

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Marzo 2017

CURICÓ.- Sin mayores inconvenientes continúa avanzando la primera de las ocho fases que contempla la construcción del que será el nuevo Hospital de Curicó, faenas cuyo responsable administrativo es el Ministerio de Obras Públicas (MOP), organismo que llevó a cabo la respectiva licitación, la cual quedó en manos de la empresa OHL.

Se trata de la etapa ligada a la excavación del terreno, ubicado a metros del acceso norte a la ciudad, proceso donde se han tomado los resguardos necesarios, producto de la presencia de napas subterráneas. De hecho, los estudios previos indicaron que dicha napa aparecería, como promedio, a los seis metros, considerando que la excavación contempla al menos un tramo de 11 metros de profundidad. Según lo manifestado por el director del Hospital de Curicó, Jorge Canteros, en ningún caso el volumen de la napa ha generado algún  tipo de dificultad en el desarrollo de la excavación, material que está siendo retirado por camiones, con un promedio de 300 viajes diarios. “Siempre fue un tema que se puso en cuestionamiento respecto a la ubicación. En la práctica no hemos tenido ningún problema. Lo que hay es más tierra y polvo que agua, prácticamente ha salido muy poca agua”, dijo. Canteros agregó sobre dicho punto, que se han tomado una serie de resguardos desde el ámbito técnico, proyecciones que impedirán que aquella napa llegue a afectar la posterior construcción de la que será la nave central del nuevo hospital curicano.   

 

DRENAJE

Una canalización periférica con un sistema de drenaje, que bombea y evacúa el agua hacia el exterior es el sistema que se está utilizando para retirar el líquido que ha ido apareciendo. De hecho, parte de la propia agua está siendo utilizada para mitigar la contaminación por la suspensión del polvo ligada al desarrollo propio de las obras. Respecto de la tierra y piedras que se están sacando, y que es trasladada por camiones, aquel material está arribando a tres lugares de acopio. Hasta el último informe, se indicó que de los 300 mil metros cúbicos de material que se deben retirar, se han extraído a la fecha por sobre los 110 mil metros. Si bien por ahora 190 son las personas que están trabajando en las faenas, para su fase “peak” se espera que dicha cifra arribe a las mil 200. Tras la excavación, vendrá la instalación de los aisladores sísmicos, sobre los cuales estará la losa del que será el nuevo edificio. A la fecha, de las siete grúas plumas que contempla la construcción del proyecto, solo se ha instalado una de ellas.

Volver

Comentarios