Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos Nubosos
Álvaro Rojas, rector de la Universidad de Talca, sobre futuro de la gratuidad

“No puede haber familias que se endeuden para educar a sus hijos”

La implementación del proyecto de universidades estatales -recién aprobado en el Congreso- motiva al rector a postularse nuevamente al cargo. Los sufragios se realizarán en marzo próximo, para disputar el período de 2018 al 2022.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Enero 2018

TALCA. – Con el recuerdo del programa de gobierno de su primera candidatura en el año ‘91, el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, destaca los avances en materia universitaria alcanzados actualmente en el país.
Con el lema: “Recuperar la universidad para los académicos. Hacia un nuevo estatuto de la universidad”, partió en esa fecha su idea de modificar los estatutos de la casa de estudio, una ilusión que se postergó por años.


Ahora que su nombre figura nuevamente en las postulaciones a la rectoría, y con la reciente aprobación del proyecto que fortalece las universidades estatales, Rojas ve la oportunidad de materializar el objetivo de ese lema, luego de su búsqueda por años, según explicó.
“Esta ley era buscada incesantemente por las universidades estatales. En el caso mío, desde el año 91 hemos estado tratando de recibir alguna señal del Estado que se hiciera cargo de una institución que les pertenece. Entonces, esta ley viene a ser como una ley de filiación, ya que por primera vez nos reconocen. Por primera vez sentimos que el Estado va a esbozar una preocupación hacia nosotros”, dijo.
Desde este escenario, el rector considera que la Universidad de Talca se enfrenta a un desafío para el cual espera aportar con su experiencia.


Y es que, junto con el reconocimiento, el Estado va a determinar algunas condiciones especiales, como regular la oferta de vacantes y regular los precios de las matrículas, según explicó.
“Esta universidad va a ser observada respecto al sistema de gobernanza que genere, porque tal como tenemos un modelo de formación especial por competencia, también la gobernanza va a ser adoptada y modificado a la realidad de cada universidad”, señaló.

 

¿Qué modificaciones significará este proyecto para la Universidad de Talca?
“Uno de los temas más importantes es que nos va a permitir modificar los estatutos corporativos. Los estatutos de las universidades estatales son leyes de la República y, como tal, solamente pueden ser modificados por otra ley. La nueva ley de universidades estatales señala que tendremos -como universidades- tres años para modificar nuestros estatutos corporativos; y si no los modificamos, se nos va a imponer un estatuto por parte del Ministerio de Educación.
¿Que significa esto? Que nosotros en la discusión de ese estatuto, donde se plantean ciertos requerimientos de participación y democracia. podemos proyectar nuestro futuro como institución, despojándonos de las restricciones que afecta nuestra gestión interna. La universidad, por primera vez, tiene la posibilidad de hacer una profunda discusión respecto al marco jurídico y de gobernanza”.

 

Otro alcance reciente en cuanto a las reformas en materia universitaria fue la consagración de la gratuidad. Considerando la realidad regional ¿qué impresiones tiene al respecto?
“La gratuidad es un tema que es relevante para las regiones. Las regiones educan a jóvenes tremendamente inteligentes y hay que darle las mejores condiciones de estudio. Las mejores condiciones de estudio significan también que no tenga una preocupación de su futuro profesional por las deudas que contraen mientras estudian.
La gratuidad -en el caso de las universidades regionales- cuando se cumpla la meta del sexto decil, va significar -en promedio- que siete de cada diez estudiantes de nuestra universidad van a estar estudiando de forma gratuita.
Eso significa que la rentabilidad social del proceso educativo en regiones va a ser muy alta, porque la rentabilidad social de educar a un alumno del primer decil o del segundo decil, versus educar a un alumno del último decil, es mucho más alta”.

 

Más allá de estos dos proyectos en educación superior. ¿Qué significaron las reformas del actual gobierno para la educación en Chile?
“La educación en Chile, en todos sus niveles, estaba en el mercado y vemos hoy día que la educación está en el corazón de la familia chilena como un derecho, como un área donde el Estado tiene una especial preocupación por su desarrollo. No es más un área donde hay espacios para emprendimiento orientado al lucro.
Hay espacio para emprendimiento de instituciones que quieran hacer un aporte a la educación, pero no para servirse de ella. Ese es el cambio que se ha producido por los innumerables proyectos de educación, que van desde educación parvularia, el estatuto docente, la carrera docente y la desmunicipalización.


Y lo que uno analiza -específicamente en materia de educación superior- es que la ley de educación superior cierra los intersticios que permiten, a algunas personas, operar con los espacios que deja el mercado para operar desreguladamente. Todas las universidades tienen que estar acreditadas y cumplir una serie de normas contenidas en la ley.
Es perfectible lo que tenemos, hay que mejorar, no puede haber pobreza en Chile en el nivel de desarrollo que tenemos, no puede haber familias que se endeuden por educar a sus hijos, eso no puede ocurrir.


No puede ocurrir que una familia le pase que el padre, devolviendo la plata de educación de un crédito, se le junte con la plata que tiene que pagar por otro hijo.
En las grandes democracias europeas, las razones para que exista el Estado es para que eduque a su comunidad, las razones para que existe el Estado es para que las defienda, les de salud y seguridad.
Y esas razones para el Estado chileno no existían, entonces, para que tengo Estado si todo hay que pagarlo, todo en impuesto. La educación tiene que ser privada para poder acceder a algún nivel, la salud ha de ser privada porque los hospitales tienen cola”.

 

Considerando estos avances en educación, ¿Qué desafíos representa el gobierno de Piñera en esta materia y, especialmente, en regiones?
“Yo quiero ser optimista y no quisiera juzgar antes de tiempo nada. La campaña de Piñera, en su segunda vuelta, señaló que ellos van a respetar lo que el país democráticamente ha acordado en el Congreso.


Leyendo el programa de Piñera, en educación superior no discrimina a las universidades estatales como entes especiales. La ley ahora contempla un fondo de universidades estales consagrado por ley.
El foco del programa de educación superior de Piñera está en la educación técnico profesional, porque el Estado casi no tiene presencia ahí, está en manos privadas.
Dentro de los grandes capítulos de la ley se señala que la educación es de provisión mixta, donde tanto agentes privados como el Estado, son encargados de proveerlas. Tendríamos que cumplir con consolidar los centros de formación técnica estatales para que el Estado tenga una presencia.
Y también, esto ya es un poco en lo deseable, si hay algo que hay que fortalecer y desarrollar; es el sistema de universidades no metropolitanas. La verdadera descentralización comienza cuando lo recursos humanos se descentralizan, y los recursos humanos se descentralizan cuando hay oportunidad de desarrollo, y las oportunidades de desarrollo están dadas por la capacidad que tiene las regiones de atraer capital humano, hacer ciencia.
Yo desearía que si hay un matiz que dar a la educación en universidad, es su componente regional, que es mayoritariamente estatal. No están los privadas en los territorios donde no es tan rentable, de hecho, muchas universidades privadas que estaban en regiones, se fueron a Santiago”.

 

-El académico Luis Huerta, el otro candidato que compite en las elecciones por la rectoría, hizo un llamado a la alternancia, refiriéndose a su mandato. ¿Qué opina usted de este llamado?
“El poder hay que entenderlo en términos de poder hacerlo. Detrás del poder tiene que haber un proyecto y, en el caso mío, yo represento un proyecto de desarrollo corporativo, iniciado hace muchos años atrás y que ha tenido un desarrollo que toda la comunidad conoce.
Mi postulación apunta a que ese proyecto requiere de una consolidación, en un escenario nuevo que desafía mucho la universidad, porque es enormemente complejo y que cambia, con un gobierno distinto y nuevas leyes, entre otros.
Mi postulación tiene que ver con el poder absorber esas dinámicas de complejidad, para que esta universidad sea la mejor universidad de nuestro país. Ahora, si hay un proyecto alternativo respecto a estos temas, en buena hora.
La alternancia del poder que se discute en la política no aplica a las universidades, porque la alternancia en el poder significa que los países deben ser gobernadores por diferentes corrientes políticas, por diferentes proyectos políticos, a modo que la sociedad tenga la capacidad de ir dirigiendo demandas a sectores que tienen otro punto de vista.
La alternancia del poder tiene sentido, entonces, cuando hay un proyecto alternativo, y hoy día no conozco el proyecto alternativo; quisiera saber cuál es el proyecto alternativo, para conocer cuál es la alternancia que hay que generar.
Ahora, si el tema es hacer las mismas cosas en forma diferente, que sea nuestra comunidad la que escoja si las formas como se hacen las cosas hoy día son mejorables”.

Wendy Lucena

Volver

Comentarios