Miércoles, 15 de Agosto de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Comunicado de la Diócesis de Talca

Nueva denuncia por abuso sexual contra un menor apunta a párroco talquino

El presbítero acusado ejercía en las comunas de Duao, Maule y Colín, a lo que se suma la Pastoral Juvenil de la diócesis de la capital regional.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Agosto 2018

TALCA.– Mediante un comunicado, la Diócesis de Talca dio a conocer ayer una nueva denuncia por actos de connotación sexual que involucran a un menor de edad en contra de un párroco de la Iglesia Católica.
El acusado es el presbítero Luciano Arriagada Vergara, contra quien se dispuso una investigación previa de acuerdo a la línea guía de la Confederación Episcopal de Chile para tratar casos de abusos sexuales a menores de edad, según la disposición explícita del administrador apostólico de Talca, obispo Galo Fernández Villaseca.


Según el comunicado, el obispo Galo dispuso la imposición de medidas cautelares como la suspensión del presbítero Arriagada del ejercicio público del ministerio sacerdotal, apartándolo de sus labores parroquiales y pastorales, durante el curso de esta investigación.
El obispo Galo Fernández no quiso revelar los datos específicos de la denuncia, aunque si declaró que antes de ser suspendido el padre Arriagada fungía como párroco en las comunas de Duao, Maule y Colín, a lo que se suma la tutela de la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Talca.
El administrador apostólico de la Diósesis talquina declaró que el presbítero Arriagada está conmovido por la acusación y manifestó su disponibilidad para la investigación.
La autoridad eclesiástica especificó que la denuncia no vino por parte de la familia de la víctima, sino de un tercero; y que el supuesto delito no ha prescrito y data de pocos años atrás.

 

LA INVESTIGACIÓN
La investigación previa que llevará adelante la Iglesia Católica debe tener una duración promedio de 3 a 4 semanas y será liderada por el padre Luis Rocha y como notario eclesiástico su homólogo Luis Flores, ambos pertenecientes a la diócesis de Chillán, especificó el administrador apostólico de la Diócesis de Talca.
El obispo Galo Fernández especificó que esta investigación no busca culpabilidad, sino que solo recoge los datos que comprueban la verosimilitud o no de la denuncia y determinar si efectivamente los hechos sucedieron tal como han sido narrados, así como el grado de responsabilidad que tiene el acusado en los acontecimientos.


En el caso de que este proceso certifique el carácter verosímil de esta acusación, los antecedentes serán inmediatamente puestos a disposición de la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma, lugar donde será determinado el modo de hacer el juicio canónico por considerándose este tipo de falta contra un menor de edad como un delito de mayor gravedad, detalló la autoridad eclesiástica.

 

ANTE LA JUSTICIA
El obispo Galo Fernández confirmó que los antecedentes con que cuenta la Iglesia Católica fueron puestos a disposición de la Fiscalía, declarando que el sacerdote acusado es un ciudadano como cualquier otro y debe responder ante la justicia según la gravedad de este delito.

 

IMAGEN DE LA
IGLESIA AFECTADA
El obispo se lamentó de tales hechos, los que continúan afectando la imagen de la Iglesia Católica ante los clérigos y feligresía, sintiendo además un pesar profundo por tratarse de una familia con un vínculo de confianza con la Iglesia.
El obispo talquino también confesó sentirse dolido por tratarse del presbítero Arriagada, con quien confirmó vínculos de cercanía.

Michel Hechavarria

Volver

Comentarios