Martes, 18 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Hasta 36°C a la sombra

Ola de calor extremo presente desde mañana y bajará en intensidad al viernes

La Dirección Meteorológica de Chile emitió Alerta por este evento que, lamentablemente, genera el escenario propicio para incendios forestales. Por ello, Onemi Maule decretó Alerta Temprana preventiva

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 13 de Diciembre 2016

TALCA.- De acuerdo con la información proporcionada por la Dirección Meteorológica de Chile, mediante las Alertas Meteorológicas, se prevé un evento de calor extremo entre las regiones de Valparaíso y Maule, mañana miércoles.

Las zonas más afectadas en la Región del Maule serán aquellas localizadas en el interior, en donde se pronostican temperaturas máximas entre los 34°C y 36°C, lo que supone un aumento del riesgo asociado a la variable de incendios forestales.

En consideración a estos antecedentes, Onemi Maule declaró Alerta Temprana Preventiva Regional por incendios forestales, vigente hasta que las condiciones así lo ameriten.

La declaración de dicha medida, se constituye como un estado de reforzamiento de la vigilancia, mediante el monitoreo preciso y riguroso de las condiciones de riesgo y las respectivas vulnerabilidades asociadas a la amenaza, coordinando y activando al Sistema de Protección Civil con el fin de actuar oportunamente frente a eventuales situaciones de emergencia.

 

¿A QUÉ SE DEBE EL CALOR?

El agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, indicó que “toda la semana será calurosa, no solo el miércoles. La ola de calor durará hasta el viernes y el miércoles llegará la temperatura entre 35 a 36°C. El jueves y viernes llegaremos a 33°C y el sábado ya bajamos a 31°C. El fin de semana bajan las temperaturas pero normalmente están sobre los 30°C”.

Lo más preocupante es que la humedad relativa será muy baja esta semana, en torno a 24 o 25% y con viento sur bastante seco, producto del anticiclón cálido que está presente, lo que es propicio para los incendios forestales.

“Desde el 2000 en adelante han ido aumentando las temperaturas sobre 33°C en la Región del Maule. De tener siete días con temperaturas sobre 33°C en diciembre, pasamos a tener hasta 15 días con esas máximas, casi similar a enero y febrero. Esto es producto del cambio climático que hace que exista mayor calor acumulado, mayor presencia del anticiclón cálido y que haya influencia de viento de travesía, que baja por la cordillera de Los Andes desde Argentina y que calienta aún más el aire del valle central, haciendo subir el calor a los 33 o 34°C”, explicó González.

 

Karin Lillo

  Extrema radiación UV-B

 

La profesora Ana María Cabello, doctora en Geografía y Gestión Ambiental, coordinadora de Medio Ambiente de la Universidad Autónoma de Chile, sede Talca, explicó que el nivel Extremo que está alcanzando por estos días el índice de radiación UV-B, se debería a “la falta de humedad, lejanía del océano, factor continentalidad 100% desde el punto de vista geográfico, pero sobre todo a la delgadez de la capa de ozono localizada en la Estratósfera, que por su debilitamiento y agujero, deja pasar los rayos UV a la atmósfera con las consecuencias de una radiación negativa para los seres humanos y los suelos”.

La experta indicó que estos hechos que se vienen observando desde los años 90, y que actualmente en Chile y Talca se miden y evalúan, “nos debe hacer reflexionar sobre el daño que le hemos infligido a la atmósfera a partir de los usos indiscriminados de clorofluorocarbonos (CFC) existentes en los aerosoles, en los estabilizadores de aire acondicionado, en los tipos de refrigeradores antiguos que aún existen en muchos hogares, como también el exceso de polución de gases tóxicos que no se disipan sino se elevan a las capas superiores de la atmósfera”.

Para la docente, es importante tomar decisiones a nivel personal, estatal o gubernamental para mitigar los efectos de estas radiaciones sobre los niveles permitidos, ya que existen claras consecuencias o daño acumulativo como el cáncer de piel, estrés térmico en trabajadores que se desempeñan al aire libre y en grupos de la población más vulnerable, es decir, menores y adultos mayores.

 

Volver

Comentarios