Martes, 18 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con chubascos tormentosos
Dueño del hotel dijo que no es homofóbico porque tiene empleados homosexuales

Pareja gay anuncia acciones legales contra hotel de Panimávida

Fundación Iguales entrega asesoría jurídica a la pareja que se sintió discriminada a causa de su orientación sexual.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Julio 2018

TALCA.- Según informó Fundación Iguales, durante el pasado fin de semana Roberto Ampuero y su pareja, Felipe Vigouroux, fueron discriminados por el dueño del Resort & Spa Panimávida, que los conminó a “comportarse y dejar de besarse en los espacios públicos del recinto o a dejar el lugar”.
Asegura Iguales que el reclamo vino de parte del hotel a pesar de que es un establecimiento que no cuenta con ninguna política que prohíba este tipo de acciones a sus pasajeros, tanto homo como heterosexuales.


“El hecho fue realizado por Movillo mientras que en el comedor aún se servía el almuerzo, por lo que la pareja no solo fue increpada frente a otros huéspedes, sino que trabajadores del recinto también fueron testigos de lo sucedido”, aseguró Iguales.


“Lo que hizo Roberto Movillo fue discriminarnos a Felipe y a mí en frente de huéspedes y trabajadores cuando aún era hora de almuerzo. Nos gritó y, luego, nos dijo delante de todos que él es dueño de recibir a quien quiera en su hotel y que no es adecuado que una pareja del mismo sexo se esté besando en frente de niños y familias”, explicó Ampuero sobre lo sucedido y agregó que Movillo continuó diciendo, “con tono autoritario, que, si no nos comportábamos, que dejáramos el lugar. Frente a esto, le dijimos que iniciaremos acciones legales porque estaba haciendo diferencias entre unos huéspedes y otros”.
Por su parte, la directora jurídica de Iguales, Jimena Lizama, señaló que “estamos evaluando las acciones judiciales correspondientes por la discriminación que vivieron en el complejo turístico, simplemente por tratarse de una pareja de pololos del mismo sexo, quienes se comportaron como lo haría cualquier pareja compuesta por un hombre y una mujer”.

 

VERSIÓN DEL HOTEL
Consultado por esta polémica, el dueño del Resort & Spa Panimávida, el empresario turístico Roberto Movillo, indicó que no se trató de un hecho homofóbico de su parte, porque él tiene a personas con esa condición trabajando hace años en el hotel.
“Esto sucedió el sábado 30 de junio y yo al otro día, cuando estaba tomando desayuno, varios pasajeros se acercaron a mí molestas a decirme cómo yo aceptaba a la pareja de jóvenes que estaban a besos, abrazos y caricias inapropiadas en una piscina donde habían personas de la tercera edad y niños, entonces estaban molestos. Yo escuché, después me vine a mi oficina y otros siguieron reclamándome para que yo hiciera algo”, señaló Movillo.

 

ALMUERZO
Cuando llegó la hora de almuerzo, Movillo indicó en sus descargos que “estaba sentado en mi mesa y había como 300 personas almorzando y otros 30 esperando en el bar que se desocupen mesas, muchas familias, y de repente veo que detrás de la mesa de estos dos jóvenes que se besaban apasionadamente, se para un cliente de años y que es bien conflictivo, y yo dije ‘aquí va a dejar la escoba\', entonces me paré y me acerqué a ellos y les dije ‘ustedes me van a disculpar pero la verdad de las cosas es que he estado toda la mañana recibiendo reclamos por el comportamiento de ustedes”.
Según manifestó el dueño del resort, las conductas apasionadas de la pareja gay, no la hace ni una pareja heterosexual.
“Les dije yo les voy agradecer que esto no lo hagan más. Si ustedes no están conformes con nuestra forma de ser, yo no tengo ningún problema en devolverle el valor que ustedes pagaron. Nosotros no los estamos echando les dije, pero si se quedan, respeten al público por favor y eso fue”, señaló el empresario.

 

ACCIONES LEGALES
Frente a las eventuales acciones legales que emprenderá la pareja por discriminación, Movillo sostuvo que acudirá a las instancias que corresponda, agregando también que cuenta con el respaldo de muchos pasajeros y trabajadores que fueron testigos de los hechos.
“Nosotros no perseguimos a la gente por sus creencias o por sus costumbres o por su forma de vida, lo que sí no aceptamos es que delante del público hagan lo inapropiado. Cuando me llegue la citación del juzgado ahí recién veré los abogados. Pero la verdad es que si ellos toman acciones van a perder tiempo y plata porque estoy juntando antecedentes del apoyo de los propios pasajeros y las tres personas homosexuales que trabajan acá, dispuestas a declarar, por lo tanto, no me preocupa”, finalizó Roberto Movillo.

Karin Lillo

Volver

Comentarios