Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
A seis días de ocurrida la emergencia

Paulatina normalización en canales afectados por rotura de oleoducto

En tanto, el MOP hará una revisión interna para determinar la existencia de solicitudes de ENAP por atravieso de la estructura en caminos de la región, ya que hasta el momento no hay información actualizada de aquello

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 01 de Noviembre 2016

RÍO CLARO.- Avanzan las labores de normalización de canales en las comunas de Río Claro y San Rafael, afectadas por la rotura de un oleoducto de la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP), ocurrido el pasado miércoles 26 de octubre, suspendiéndose el riego a más de cinco mil hectáreas producto de la emergencia.

En la jornada de ayer, desde ENAP informaron a Diario El Centro que ya se completaron 48 horas desde que el Canal Maule y sus derivados comenzaron a funcionar con todo su flujo. De la misma manera, en el Canal Pelarco Buena Unión se están haciendo pruebas graduales del flujo para realizar muestras posteriores de la condición del vital elemento.

Con ello, se espera que en el transcurso de la presente semana se dé por superada la situación, en su aspecto más urgente.

Cabe mencionar que luego de que los primeros análisis efectuados por personal experto, se descartó la presencia de hidrocarburos en la mayor parte de los cursos de agua y la vegetación aledaña.

 

PERMISOS

Uno de los elementos que comenzó a salir a flote en medio de la emergencia, fue el cumplimiento de ciertas normativas por parte de ENAP. Una de ellas dice relación con la profundidad del ducto, la que será materia de la investigación que está en curso, la que se ha judicializado con las acciones que la propia ENAP comenzó. Otra es la presencia de señalización en el lugar del incidente, la que mediante imágenes se ha demostrado que sí existía.

Sin embargo, hay un elemento que involucra al Ministerio de Obras Públicas (MOP) y que dice relación con los atraviesos y paralelismos que el ducto presenta en caminos de la región. Extraoficialmente, se informó a Diario El Centro que se iniciará una revisión interna sobre esta materia, ya que hasta el momento no hay registros actualizados de cuáles son los caminos y los puntos específicos por donde pasa la estructura. Cabe mencionar que para todo proyecto existe un “Instructivo sobre Paralelismos en Caminos Públicos” y “Normas para Atraviesos en Carreteras y Caminos Públicos”, de la Dirección de Vialidad del MOP.

Por ello, el organismo ministerial revisará la información, que hasta ahora es nula, puesto que al no tener certeza de los puntos donde pasa el ducto, no se puede informar en las bases de licitación la presencia de dicha estructura a las empresas que se presentan a las licitaciones de mantención global de caminos.

Sobre esta situación, el director de Relaciones Institucionales de ENAP, Francisco Henríquez, al ser consultado declaró que lo primero que, el caso puntual de río Claro, hay que determinar es si el camino es público o privado. “Si es público, no corresponde que ENAP pague servicio. En eso hay que ser claro, por lo tanto, aquí nadie está evadiendo derecho ni haciendo una jugada entre gallos y medianoche”, dijo.

Respecto de la estructura en general, detalló que se trata de un oleoducto que tiene 358 kilómetros, que fue construido en la década del sesenta “y que tiene todos sus permisos y servidumbres inscritas, incluso en el lugar donde fue el incidente”.

Henríquez reconoció que en una extensión de esta magnitud, son posibles las modificaciones a lo largo del tiempo, con cambio de propietarios de los predios “y hay normativas que pueden irse actualizando y ENAP lo va haciendo de acuerdo a cómo esto va avanzando”.

El representante de la empresa petrolera agregó que a lo largo de los kilómetros del ducto existe, a su juicio, la debida señalización.

 

FAENA DE LIMPIEZA

Los trabajos de limpieza y mitigación en el lugar afectado que lleva adelante ENAP, implicaron el despliegue de 120 personas en terreno, incluyendo a vecinos de San Rafael y Río Claro y canalistas del Maule, quienes junto a los brigadistas de la estatal y especialistas en emergencias químicas de Suatrans, limpiaron cauces y despejaron canales de regadío.

De manera más técnica, Marcelo Canales, ingeniero en medioambiente de la refinería Biobío de ENAP, explicó que las faenas realizadas se orientaron a retirar el producto vertido a los canales, mediante la extracción mecánica y del líquido con máquinas de vacío para retirar las trazas de hidrocarburo, además de la utilización de cuadrillas de personas que removieron la maleza contaminada.

Esta maleza se retiró en tambores debidamente etiquetados para ser trasladados posteriormente a un relleno de seguridad en la región penquista.

En relación al líquido, se extrae el combustible sobrenadante para ser llevado por el camión de vacío a recuperación de las trazas de combustibles presentes.

Además, para contener el flujo de líquido con hidrocarburo, se utilizaron mangas absorbentes y paños para sacar solamente el combustible.

 

Claudio Rojas

 

Volver

Comentarios