Lunes, 15 de Julio de 2019
Se trata del administrador, el jefe administrativo y el jefe de ingresos

Por graves irregularidades sancionan a tres directivos del Cementerio Municipal de Talca

Periodista: Marlyn Silva - Fecha de Edición: 20 de Junio 2019

Con una multa de un cuarto de sus remuneraciones fueron sancionados tres altos funcionarios del Cementerio Municipal de Talca, debido a faltas como la duplicidad de pagarés e inconsistencias en el ingreso de dineros a fondos municipales, por concepto de trámites relacionados con el funcionamiento del camposanto, todas las cuales venían presentándose aproximadamente desde hace cuatro años.


Se trata del administrador del recinto, Carlos Acevedo; el jefe administrativo, Jaime González; y el exjefe de ingresos, Pablo Silva. Aunque con distinto grado de responsabilidad, la medida disciplinaria –para todos por igual- es una multa del 25% del sueldo de mayo de este año, según dictaminó el alcalde, Juan Carlos Díaz, en el decreto municipal número 3963 fechado el 17 de mayo de 2019.


En el caso de Acevedo, tal como lo establece el dictamen, este funcionario “no tomó las medidas de prevención, control y resguardo que estaba facultado para tomar”, pese a haber sido notificado de las irregularidades por otros funcionarios.

 

CUENTAS PERSONALES
Por su parte, González -jefe administrativo- es señalado por aceptar el pago de un usuario del cementerio a su cuenta bancaria personal, lo cual -según su declaración citada en el decreto- “lo hizo de buena fe y el dinero luego entró en arcas municipales”. Además, se le menciona en una supuesta entrega de una boleta falsa por la compra de un nicho y por no cumplir a cabalidad su rol como fiscalizador de los funcionarios.


En tanto, Silva -quien se desempeñaba como jefe de ingresos- fue sometido a la sanción disciplinaria por haber gestionado los pagos de una sepultura a la cuenta personal de una mujer que también trabajaba en el cementerio, dinero que no fue registrado en los ingresos del camposanto. También, por haber presentado una “acusación indebida” de entregar una boleta falsa en contra de su compañero de jefatura, Jaime González; se suma acceder a un nicho para fines personales sin cancelar las cuotas correspondientes; recibir el pago de un nicho y no registrarlo; así como tener “desorden en los pagarés y en la fiscalización de sus subalternos”.


Dichas irregularidades, paralelamente, están siendo investigadas por la fiscalía de Talca, aunque –a la fecha- no existe nadie formalizado. Ello contrasta con el sumario administrativo que, si bien comenzó el 2017, ya terminó con un dictamen.

 

SANCIONES MAYORES
Para el concejal, Sixto González -quien ha atendido denuncias formuladas por empleados del Cementerio Municipal- el informe devela irregularidades que afectan el patrimonio municipal.


“Esta es una investigación que se inicia a raíz de una denuncia que hizo una funcionaria, pero hay otros antecedentes que aportaron otros trabajadores posteriormente, durante el año 2019. Por un lado, tenemos apropiación indebida, falta de fiscalización y absoluta falta de criterio para tratar el tema por parte del administrador, porque a él se le informó en su momento, según cuentan los trabajadores”, detalló.


El sumario instruido en este caso, explicó, es el recurso válido por tratarse de personas contratadas con la modalidad de Código del Trabajo; de modo que solo el empleador, es decir, el alcalde, podría decretar el cese de funciones de los tres funcionarios sancionados.


Dadas las faltas en las que incurrieron los aludidos, González considera pertinente una amonestación más severa. “Para mí, amerita que el alcalde tome decisiones que van más allá de esta simple sanción de descontar un 25% de sus sueldos. Creo que, para restablecer la normalidad del funcionamiento de un servicio tan importante para la ciudad, lo primero que debe funcionar bien es la cabeza, y aquí claramente no han estado a la altura y no han sido responsables de sus actos”, dijo.

Volver