Domingo, 18 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Tercera parte y final de la entrevista al destituido secretario relator del TER

“Por probidad, transparencia y por mi derecho a defensa, la Corte de Talca está inhabilitada”

En este último capítulo, Christian Hurtado manifiesta que espera “lo peor” de la sentencia en su contra que se conocerá el 29 de mayo próximo. También subrayó que “a mí me da la impresión que en la Corte quieren que esto se acabe aquí. Y eso me da un gran susto”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Mayo 2018

TALCA.- Denunciando supuestas presiones y que espera “lo peor” de la sentencia que se anunciará el martes de la próxima semana. Así se encuentra el destituido secretario relator del Tribunal Electoral Regional (TER) del Maule, abogado Christian Hurtado, con miras a la sentencia condenatoria que se conocerá el martes de la próxima semana.
Y no es para menos, porque tanto la fiscalía de Talca y el Consejo de Defensa del Estado (CDE) exigieron una sanción de 15 años de cárcel, además del pago de una indemnización a beneficio estatal que asciende a 259 millones de pesos, esto es, el total del monto de dinero que el Tribunal de Juicio Oral de Talca estimó como defraudado en el TER.
En este tercer y último episodio de una entrevista exclusiva que Hurtado dio a Diario El Centro, como principal condenado por malversación de fondos públicos, el ex secretario relator explica detalles del embargo de sus bienes personales y lo que espera lograr justamente al romper su silencio con el principal medio de comunicación de la región.
Las tres publicaciones de la entrevista están disponibles en www.diarioelcentro.cl y, para contextualizar los dichos del condenado, entregamos sus frases más polémicas y destacadas.

¿Qué esperas de la sentencia del tribunal oral?
“Yo espero lo peor. Creo que va a ser lapidaria en mi contra, porque tienen como ejemplo el caso de la ex administradora del Juzgado de Garantía de Talca”.

A ella la condenaron a seis años de cárcel efectiva…
“Yo creo que va a ser por ahí mi sentencia. Mi defensa es muy ingenua, pensando que me van a dar tres años con libertad vigilada. Yo sólo espero que se ponderen las cosas en justicia, pero veo en el tribunal una predisposición en mi contra, porque se están basando en antecedentes que no son fidedignos y que están mal ponderados”.

¿Tú ves similitudes de tu caso con el de la ex administradora?
“Ninguno. Seamos honestos: lo que hizo la ex administradora le cambió la vida a todo el Poder Judicial. Y yo estoy pagando porque, en el fondo, hubo un susto, persecución o cacería de brujas en el TER, pero no pertenecemos al Poder Judicial.
La administradora reconoció que con la plata del Juzgado de Garantía de Talca se fue a comprar ropa y carteras. Pero en mi caso no hay ninguna objeción con ningún cheque. Y, además, quedó claro en el juicio que no salió nada de colados para guagua o cloro para piscina. Estuvimos tres semanas completas escuchando al fiscal y lo único que salió fue un gasto de 22 mil pesos. Lo demás son obsequios”.

¿Pero a ella y a ti los imputaron y condenaron por el mismo delito?
“Pero la diferencia es que en mi caso no hubo malversación. Está demostrado que las horas extras se pagaron y que nosotros trabajamos en épocas no eleccionarias por más de 40 horas. Son dichos. Aquí nadie se compró nada. Solo que en vez de ir a gastos menores, fue a otro ítem porque era más transparente.
Y fue un error, porque todos los TER del país imputan allí los gastos menores y se pasan de los 800 mil pesos mensuales. Pero en su ítem de alimentación aparece cero, porque lo ocupan como gastos menores. El TRICEL en Santiago se gasta más de un millón de pesos en desayunos y nadie les dice nada. Los secretarios relatores del país se siguen pagando el bono de alimentación, vestuario y transporte. Y no les pasa nada”.

¿Qué quiso hacer tu defensa con la recusación amistosa al juez presidente de la sala que juzgó tu caso?
“Es conocido que el juez, Iván Villaroel, es muy amigo con el ministro, Hernán González. Él lo reconoció, pero rechazó la recusación porque el ministro González no es interviniente. Y me hubiera gustado haberle dicho que si eso fuera así no habría recusación amistosa porque entonces todo sería nulo.
Y donde se delató el juez fue cuando mi defensor hizo notar y preguntó si estaba firmado el egreso del alojamiento en Valparaíso por un viaje de los integrantes del TER. Después preguntó si había cometido de servicio. Y cuando preguntó por el monto y el detalle, el testigo de la fiscalía comenzó a revisar las boletas y explicó que eran por habitaciones, restaurante, frigobar y propinas.
Allí el juez Villaroel le dijo que no siguiera leyendo, porque supuestamente estaba incorporando un documento. Es decir, cuando iba a salir mencionado su amigo, simplemente paró la declaración del testigo. Todos nos encogimos de hombros. Y cuando dicen que esto es un delirio de persecución, yo digo que es la realidad de la causa”.

¿Qué crees que va a pasar si luego de la sentencia tú presentas un recurso de nulidad y la causa llega a la Corte de Apelaciones de Talca?
“Por probidad, por transparencia y por mi derecho a defesa, la Corte de Talca está totalmente inhabilitada. Y a mí me da la impresión que en la Corte quieren que esto se acabe aquí. Y eso me da un gran susto.
Lo que pasa es que mis defensores son de la Defensoría Penal Pública. Uno de ellos, Paulo Albornoz, es defensor jefe de Constitución, cuyo colega es Eduardo Meins hijo. ¿Causa ruido que Paulo iba a citar al ministro Meins, padre de su colega defensor, por hechos que lo pueden comprometer?
Por transparencia, este caso tiene que salir de Talca. Si a mí me aplican cinco años y un día de cárcel, la Corte lo va a confirmar. Y también si son diez o 15 años de cárcel. Porque la ministra Morales y el ministro González llevan dos años predisponiendo a los otros ministros en mi contra. Es así de simple. Entonces esto no se puede ver en Talca”.

¿Qué piensas hacer con el pago de la demanda civil, porque también te condenaron a cancelar el monto que fijó el tribunal de 259 millones de pesos?
“Allí hay otro punto. Aquí se habló que tenía depósitos de 600 millones o incluso más. Los peritos revisaron mis cuentas y no encontraron nexos con los otros imputados. Y, además, después que me pidieron la formalización vinieron todos mis clientes a patearme. Y yo devolví todos los pesos. Y nadie me pagó honorarios, porque después estaba preso”.

¿Qué ocurre con las medidas precautorias de tus bienes?
“Yo tomé noticia en enero del 2016 que me habían pedido una medida precautoria y que la habían rechazado. Yo pude haber vendido todos mis bienes y no me pillan nunca más. Pero no hice nada. Incluso depués pasaron dos meses sin que las inscribieran y no hice nada en todo ese tiempo.
En el CDE son unos carajos, porque cuando después la Corte de Apelaciones de Talca concedió la medida precautoria, excluyó los vehículos que estaban a mi nombre. Y ocurre que igual el CDE los tiene precautoriados, contraviniendo a la Corte. Yo podía haber vendido un auto y vivo un año completo. Yo he obrado con transparencia y tranquilidad, pero me siento muy atacado”.

¿Qué buscas demostrar con esta entrevista?
“Que los jueces no me comparen con el caso de la ex administradora y que me están pidiendo una condena de cárcel por malos entendidos y supuestos. Si la contabilidad y los cheques están impecables. Quiero que también el CDE reconozca que respecto a otros tres tribunales electorales del país ellos ejercieron acciones de nulidad contra estos bonos. Es decir, accionaron civilmente, no en materia penal. Y aquí en Talca eso es un crimen, no un simple delito, porque así está prescrito.
Por eso rompo mi silencio, porque se me recomendó no declarar en el juicio, creyendo ingenuamente que este tribunal iba a ser justo. Pero me condenaron por un supuesto y un mal entendido. Yo busco que los jueces adviertan que están fuera del tiesto. Que se me está comparando y me pueden dar la misma condena que una ex administradora judicial que se gastó 150 millones de pesos en cosas personales. Yo insisto que, además, con suerte habría destinación pública diferente y eso ni siquiera es delito. El ex Contralor dijo que esto gastos ellos lo consideran como rechazados, luego obligan a devolver la plata y se acabó. Entonces no veo por donde hay delito”.

¿Crees que ha habido presiones en esta investigación y de podría venir?
“La ministra Morales ha ejercido un lobby y una presión tremendamente grandes, porque ella enfrentó un despido y no pensó que la iban a demandar. Y por mantener esto infló las cosas, con argumentos equivocados y falsos. Yo no me pude defender en el juicio laboral. El fallo que allí se dictó fue injusto”.

¿Cómo estás como persona?
“Ya lo dije. Estoy devastado. Y esta entrevista la hago porque incluso en el juicio se dijo que el tribunal no notificaba sus fallos, pero muchas veces yo viajé a notificar alcaldes y el diario le dio cobertura. Y ahora están criminalizados esos gastos de combustible”.

Hernán Espinoza/Claudio Rojas

Volver

Comentarios