Lunes, 15 de Julio de 2019
Molestia en la comunidad por mal olor proveniente de empresa avícola

Protestan porque “Pelarco huele a caca”

Pelarquinos argumentan que el olor del guano incomoda en demasía la cotidianidad. Por eso, denunciaron el caso ante la Superintendencia de Medio Ambiente.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 26 de Septiembre 2018

TALCA.- Una porción de habitantes y trabajadores de la comuna de Pelarco protestó, ayer, frente a la Superintendencia de Medio Ambiente para pedir a la autoridad que actúe en el caso de la Agrícola Las Rastras, empresa que ha sido señalada como responsable de alterar la calidad de vida de la comunidad por el mal olor que expide el guano (acumulación de excremento de aves) en el terreno de la compañía.
Los protestantes, en su mayoría trabajadores de la Agrícola y Ganadería Toqui y representantes del Colegio El Manzano y algunos voceros de juntas de vecinos, marcharon desde la Alameda hasta la sede de la Superintendencia de Medio Ambiente para entregar las planillas firmadas donde exponen el problema y las posibles causas con detalle.
“Hace muchos años que estamos reclamando que en esta época sufrimos constantes malos olores, porque la avícola Las Rastras tiene una parcela que deslinda con la comunidad de Pelarco y todos los olores del guano de gallina que acumula en invierno en esta época empiezan a moverlo para sacarlo y ese olor se va para nuestros sectores, escuelas, trabajadores; y Pelarco huele a caca en esta época, literalmente”, declaró el alcalde de Pelarco, Bernardo Vásquez.
Los más afectados son los trabajadores de la Agrícola Toqui, fundo que está separado por un río de la avícola en cuestión. “Es indignante, porque tenemos un lugar donde alimentarnos, pero el mal olor no nos lo permite. Es desagradable”, reclamó la empleada Palmenia Barrientos. Además de ellos, son perjudicados los alumnos del Colegio El Manzano y San Sebastián, un consultorio médico y un asilo.
A un kilómetro de distancia de la avícola está el Colegio El Manzano. Su director, Santiago Gutiérrez, dijo que los alumnos sufren dolores de cabeza y de estómago atribuibles al mal olor.
Esta incomodidad la padecen los habitantes de la comuna a partir de septiembre y se extiende hasta enero. Entre las 4 y las cinco de la tarde es cuando más se concentra el olor en la plaza, apuntó el alcalde. Nada hay de novedoso, porque según la autoridad sucede desde hace más de seis años. Pero hasta ahora no hay ninguna solución concreta. En términos legales se sabe, mencionó Vásquez, sobre una multa de 60 millones de pesos asignada a la empresa que está en proceso de apelación.
Empeora el problema la falta de legislación en el país para regular los olores en el funcionamiento de empresas. “No puede ser que por no tener normas de olores quedemos sin resguardo las comunas”, se quejó Vásquez.
“Nosotros no queremos que se elimine nada. Lo que queremos -propuso el alcalde-es que la empresa tome los resguardos correspondientes y que realmente vaya acorde al medio ambiente. Queremos respirar aire puro. Vivimos en el campo y queremos aire puro”.
Formulada la denuncia el seremi de Medio Ambiente, Pablo Sepúlveda, tras conversar brevemente con la delegación, se comprometió a reunirse en las próximas dos semanas con la comunidad afectada.
“Lo que queremos manifestar es que a través de este tipo de situaciones, con las denuncias formales es como se activa la institucionalidad medio ambiental en Chile”, afirmó Sepúlveda.

Marlyn Silva

Volver