Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Representantes gremiales y parlamentarios de la región fijan posición

Proyecto 40 horas abre debate sobre la productividad laboral

Fortalecer la producción es el punto coincidente del gremio industrial y comercial, según consideran la disminución de la jornada no favorece este objetivo. Para el gremio de trabajadores la calidad de producción está relacionada con el bienestar personal, que puede generarse al trabajar menos horas

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Abril 2017

TALCA.-Rebajar de 45 a 40 horas semanales la jornada laboral, sin cambios a la remuneración salarial, es el objetivo del proyecto de ley impulsado por la diputada comunista Camila Vallejo.

Tras la admisibilidad del proyecto por parte de los diputados, se han generado en el ámbito nacional posturas enfrentadas entre quienes lo apoyan y quienes lo ven como una medida que disminuye la producción.

La controversia también se muestra en la Región del Maule. Las opiniones entre representantes empresariales, trabajadores y parlamentarios se oponen.

Para la Asociación de Industriales del Centro, esta medida se aleja de la productividad y el crecimiento económico. “Hoy estamos preocupados de mejorar la productividad, el crecimiento, aumentar el trabajo y sobre todo los resultados. Disminuir las horas de trabajo no trae más crecimiento”, explica Francisco McClure, presidente de la asociación.

A su juicio, fortalecer la productividad es el eje para impulsar beneficios a los trabajadores. “Una empresa en un estado de crecimiento también va a beneficiar a los trabajadores. Esa es una proposición populista, en lo práctico no tiene ningún efecto y no creo tampoco que vaya a tener aprobación de todos las partes”, continúa.

Esta descripción “populista” del proyecto es compartida por Fernando Jiménez, presidente de la Cámara de Comercio en Talca. “Es una iniciativa más populista que realista, yo creo que tiene más de campaña política. Ellos se proponen bajar horarios sin hacer consultas a las empresas que serán las afectadas”, sostiene.

 

RESPALDO

Contrario a estas posturas, desde la Central Única de Trabajadores (CUT) la productividad esta proporcionalmente ligada a la calidad de vida de los trabajadores, en consecuencia, horarios que permitan invertir más tiempo en actividades distintas al trabajo.

“Somos uno de los países que tiene la jornada laboral más larga, disminuirla beneficiaría la convivencia de las familias. No porque se retiren una hora antes la productividad va a bajar. La gente trabajaría con más ganas, más contenta, para salir temprano y volver a sus casas o hacer lo que estimen conveniente”, explica Soraya Apablaza, presidenta provincial de la Central.

Para ella, este proyecto también compensaría los tiempos de desplazamiento para llegar a los puestos de trabajo. “Acá ni siquiera se consideran los tiempos de desplazamiento, se invierten largos minutos en desplazarse a los puestos de trabajo. Además si se suma la jornada de colación serian 10 u 11 horas al día, en su lugar de trabajo o en inmediaciones para quienes no viven cerca”, explica Apablaza.

Apablaza invita a los opositores de este proyecto a evaluar experiencias internacionales positivas al respecto. “Hay países con criterios que han visto muy buenos resultados. Han pasado años y han mantenido esa jornada. Esto hablaría bien de nosotros como país y como sociedad. Para quienes ven la medida como populista me pregunto qué relación tienen aquellas personas con sus familias”, enfatizó

 

PARLAMENTARIOS

Las perspectivas de los parlamentarios regionales también se oponen, en primer lugar al aspecto constitucional de esta iniciativa.

“Mi perspectiva desde un punto de vista constitucional es inadmisible. Es contradictorio con la Constitución que plantea hacia donde pueden tener origen la iniciativa, es una facultad del gobierno”, explica el senador Juan Antonio Coloma (UDI).

Dada la controversia, ampliar las facultades parece necesario, al menos para el diputado Pablo Lorenzini (DC). “Aquí tenemos primero un tema legal que es qué proyectos son admisibles directamente con parlamentarios y cuáles no.  Pero efectivamente los parlamentarios pueden imponer proyectos de ley y sería preciso evaluar también un porcentaje de la ciudadanía. Que no sea solo el Ejecutivo el que pueda presentar proyectos”, detalla el diputado

Al ver en lo práctico la medida, las visiones de los parlamentarios también son distintas. 

“No es la forma correcta de abordar los problemas del país. Hay que pensar que se necesita mejorar y crecer. La lógica de rebajar los horarios no obedece a una posible buena respuesta. Hay que retomar la confianza, aumentar la inversión y mejorar la productividad. El afán reformista del gobierno ha generado un profundo daño”, afirma Coloma.

Según él, ahora el parlamento debe enfocarse en políticas sectoriales que mejoren la productividad.

Por su parte, Lorenzini considera que al bajar las horas laborales, la productividad puede ser mejorada si se hace una inversión tecnológica, entrenamiento y actualizaciones.

 “Mi opinión es que, -claro hablo como economista- hay que cuadrar bien los números. Y como político, pensando en la ciudadanía la idea no es mala. Pero si tenemos que ver cómo mejorar la productividad de esas horas. El tema me parece valido tenerlo sobre la mesa. Está bien planteado, hay que hacerlo y mirarlo con las distintas realidades regionales”, considera el diputado democratacristiano.

 

Wendy Lucena

 

Volver

Comentarios