Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Falta financiamiento gubernamental

Proyectos científicos quedan en los talleres

La mayoría de los proyectos científicos escolares no se patentan ni comercializan por falta de financiamiento.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 08 de Septiembre 2018

TALCA.- En la Región del Maule, hay un movimiento intelectual que tiene su génesis en las instituciones de educación básica y media, cuyos estudiantes han desarrollado investigaciones galardonadas nacional e internacionalmente. Pese al reconocimiento, muchas investigaciones no prosperan más allá de los escenarios donde son laureados.


Durante los últimos siete años, los estudiantes del Colegio San Jorge de Talca han elaborado ocho proyectos científicos orientados por el profesor Jorge Soto Bravo. En 2015, por ejemplo, crearon un prototipo capaz de madurar frutos a partir de la reutilización de latas de bebidas y la luz solar. Actualmente, ostentan el título de tricampeón nacional en robótica educativa. Sin embargo, más allá de los premios y posicionar la región y el país como semillero de producción científica, la mayoría de los proyectos se queda en los talleres.


Buscar una solución a un problema requiere de un trabajo arduo que no termina de trascender, por limitación de recursos. “Falta la otra parte, el seguimiento a los colegios que estamos desarrollando este tipo de investigaciones para que recibamos la otra parte, de cómo podemos plasmar esto en la realidad y llevarlo a cabo, porque tenemos prototipos, proyectos, asesorías de académicos, tenemos un respaldo”, argumenta Soto Bravo.
El apoyo que como institución han recibido del Gobierno nacional y municipal hasta ahora se ha limitado a la cancelación de gastos cuando asisten a competencias internacionales. Pero no a todas. Hace dos años, el colegio postuló el prototipo para madurar frutas a los Innovation Awards y quedaron seleccionados entre unos 500 participantes. El ganador recibiría financiamiento para fabricar y distribuir el producto, pero por falta de recursos no pudieron viajar a Washington a defenderlo.
Otro semillero de científicos se gesta en el Instituto Andrés Bello de Talca. Entre 2014 y 2015 triunfaron en las ferias científicas nacionales. Fueron los primeros chilenos en representar al país en Estados Unidos en el Mundial de Genios, donde obtuvieron el segundo lugar. Este año, se alzaron como mejores proyectos internacionales en Bélgica y ganaron el pase para representar al país en los Emiratos Árabes Unidos.


El Ministerio de Educación y algunos particulares financiaron los viajes anteriores. Pero una vez concluidas las presentaciones viene el vacío.
“La fundación Club Ciencia Chile es la única que nos ha permitido hacer el seguimiento de los trabajos. No hay ninguna intención del Gobierno ni ningún apoyo de la Conicyt de poder aportar al desarrollo más efectivo, porque estamos hablando del desarrollo escolar, hay muchos equipos que nosotros necesitamos para seguir trabajando”, expuso el profesor del taller de Ciencias del Instituto Andrés Bello, Freddy Segura.


Para la directora de Club Ciencia Chile, María Angélica Riquelme, no obstante, vale recalcar el avance notable en comparación con una década atrás. A su juicio, la ciencia está atravesando por una masificación importante. Por eso, trabajan en las “pandillas científicas”, niños desde primero básico que desarrollan procesos de observación para pasar progresivamente durante su formación académica a la etapa de experimentación y elaboración de proyectos.


Marlyn Silva

Volver

Comentarios