Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Académico de la U. de Talca se refirió a las implicancias legales

¿Qué sigue ahora que la transexualidad no es considerada una enfermedad mental?

Iguales y Movilh valoraron la medida de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Junio 2018

TALCA.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha excluido la transexualidad como una enfermedad mental y ha incorporado el uso abusivo de los videojuegos como un desorden de comportamiento en la primera actualización de su Clasificación Internacional de Enfermedades en casi tres décadas.
Tras once años de trabajos, la OMS ha decidido que la transexualidad, que es un desorden de la identidad de género, salga del apartado de enfermedades mentales -algo que llevaban años reclamando las asociaciones LGTBI-, y entre en el de los comportamientos sexuales.
Se mantiene de esta forma dentro de la clasificación para que cuando una persona busque ayuda médica la obtenga, ya que en muchos países, si la diagnosis no está incluida en la lista, el sistema sanitario público o privado no reembolsa el tratamiento.
“Queremos que las personas que padecen estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten”, explicó en rueda de prensa el director del Departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS, Shekhar Saxena.

EN MATERIA LEGAL
El abogado Isaac Ravellat, académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Talca, explicó “que se deja de ver desde la perspectiva patológica y el Derecho va a tener que contemplar el cambio de nombre en el registro. Cada persona simplemente, sintiendo lo que siente o siendo lo que es, va a poder llevar a cabo esa modificación registral”.
El académico recalcó que dichas consideraciones se pueden agregar a la tramitación de la Ley de Identidad de Género que se está llevando a cabo en el Congreso.
“El legislador chileno va adaptar su norma a esta nueva realidad y no debería exigir a ninguna de estas personas un informe psiquiátrico. No va a tratar a las personas como personas que sufren alguna patología”, añadió Ravellat.
De ser aprobada la Ley de Identidad de Género, tendría que estar adaptada a esta nueva realidad.
“Ahora ya no hay ninguna excusa en los parlamentarios más conservadores sobre todo, que la consideraban una enfermedad mental. Ahora ese argumento ya se cae y ahora se le debería respetar su identidad”, indicó el profesor universitario.

FUNDACIONES LGTBI
El presidente ejecutivo de Fundación Iguales, Juan Enrique Pi, señaló respecto a quitar del listado de patologías mentales la transexualidad, que ésta “es una decisión histórica. Lo hemos dicho siempre, y es uno de los principios que defendimos en la comisión mixta para la Ley de Identidad de Género: no patologizar las identidades trans. Esperamos que este hito sea fundamental para todas las políticas públicas que se ejecuten de aquí en adelante”.
Aunque el Movilh reconoció que lo ideal “hubiese sido sacar a la transexualidad de la lista de todo desorden; en tanto lo que afecta a este grupo humano es la transfobia y no su identidad; el paso de hoy es histórico y positivo”, enfatizó Rolando Jiménez, director DDHH de Movilh.
“Por fin la OMS se ha puesto a la altura de los estándares internacionales de Derechos Humanos, dando fin a un estigma que solo provocó daño a la salud de quienes tienen una identidad de género distinta a la mayoritaria”, sostuvo.
Karin Lillo

Volver

Comentarios