Lunes, 24 de Junio de 2019
En Potrero Grande

Quema autorizada provocó crisis de contaminación y obligó a evacuar escuela

Mareos y desmayos entre los estudiantes fueron generados por densa humareda que se extendió durante prácticamente toda la jornada del jueves, a causa de una quema autorizada de rastrojos forestales de la empresa Arauco.

Periodista: Mauricio Poblete - Fecha de Edición: 25 de Mayo 2019

Niños desmayados, una posible protesta con la toma de un camino y la suspensión de clases en una escuela, fueron algunos de los efectos generados por la quema de rastrojos que la empresa de celulosa Arauco desarrolló al interior de la precordillera de Curicó, afectando directamente a los vecinos de la localidad de Potrero Grande. Sin bien la actividad estaba autorizada, se ordenó que fuera suspendida por las consecuencias que estaba provocando.


La grave situación comenzó a quedar en evidencia durante el jueves pasado, cuando la humareda arribó hasta los sectores habitados, como Potrero Grande y bajo la cuesta de Potrero Grande. El lugar “rápidamente comenzó a llenarse de humo, todo con humo que venía desde arriba y, en realidad, no sabíamos de qué trataba. Incluso creíamos que era un incendio, pero ello era extraño, en esta época”, explicó Marta Donoso, vecina del sector.
A medida que aumentaba la humareda, se observaron los primeros efectos, porque “en la escuela hubo niños desmayados”, “personas con dolor de cabeza”, “llantos y con dificultad para respirar”. Ante ello, la autoridad municipal determinó suspender las clases en la escuela-internado del sector, según confirmó el alcalde de Curicó, Javier Muñoz, añadiendo que a los alumnos “se les evacuó a sus domicilios por precaución”.

 

CAMBIO DEL VIENTO
A su vez, al anochecer de ese mismo día, vecinos de bajo la cuesta de Potrero Grande, protagonizaron el inicio de una toma del camino público, en protesta contra quienes estaban detrás de la humareda. Con ello, se estableció que se trataba de una denominada “quema técnica autorizada” que estaba siendo desarrollada sobre rastrojos de tala, al interior de los cerros, por la empresa de celulosa Arauco, correspondiendo al segundo día de un total de tres jornadas con permiso para realizar dicho procedimiento.
Ante el escenario de inquietud y molestia en la comunidad, la gobernadora provincial de Curicó, Macarena Pons, dispuso que al lugar concurriera personal de la Secretaría Regional Ministerial de Salud y, en forma paralela, despachó un oficio a la empresa para que suspendiera las labores de quema. “Se empezaron a desmayar los niños y, en la tarde, se hizo todo más crítico. La gente estaba con dolores de cabeza, llanto en los ojos, así que se determinó suspender la quema”, agregó.

 

INVESTIGACIÓN
La gobernadora sostuvo también que “esta fecha se está en periodos en que estas quemas están autorizadas y permitidas (por el Servicio Agrícola y Ganadero) y, lo que ocurrió en esta situación, es que el viento jugó en contra, es decir, que llevó todo el humo hacia Potrero Grande. Además, tenemos la denuncia y la estamos investigando, que en esta quema se habría usado petróleo para acelerar el proceso, lo que -de haber ocurrido- aumentó la contaminación”.
“Se investiga el uso de un acelerante porque, en caso de comprobarse, se estaría infringiendo gravemente la normativa y aspectos legales”, añadió, precisando que se activaron las coordinaciones con las secretarías regionales de Salud y Agricultura, a fin de tomar las acciones pertinentes.

Volver