Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Entre padres, municipio y ministerio

Radicalización y acusaciones cruzadas marcan segunda toma de ex Concentradas

Situación afecta al establecimiento que comparten las escuelas Carlos Salinas y José Manuel Balmaceda y Fernández. Apoderados aducen que en la mesa de trabajo con autoridades no se ha avanzado en nada y radicalizaron su postura: “si se pierde el año; se pierde el año”, dicen

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 10 de Junio 2016

TALCA.- Aunque en su origen -muchos años atrás, en su destruido edificio frente a la plaza Cienfuegos- las llamadas Escuelas Concentradas eran un símbolo de armonía, ya que niñas y varones, con dos establecimientos diferenciados, compartían un mismo espacio físico; hoy sus problemas las han llevado a ser uno de los focos de conflicto en la educación municipal de Talca.

Ayer, nuevamente amaneció tomado el establecimiento que comparten la escuela Carlos Salinas y la escuela José Manuel Balmaceda y Fernández. Infraestructura que muchos talquinos recuerdan por albergar hace muchos años al colegio Integrado Central y que, por lo mismo, presenta dificultades propias de su antigüedad.

En abril pasado un grupo de apoderados de la José Manuel Balmaceda encabezado por el presidente del centro de padres, Dagoberto Ruiz, realizó una primera toma como una forma de presionar para que se les asignara un nuevo espacio exclusivamente para ellos. Aducían que en el inmueble de calle 3 Sur con 1 Oriente estaban hacinados y con malas condiciones de salubridad, producto del rebalse de los baños por las tardes (jornada en que las niñas asisten a clases) y la presencia de roedores.

En esta oportunidad, los padres alegan que pese a la constitución de una mesa -posterior a la primera toma- entre el Ministerio (representado por la Dirección Provincial de Educación), la municipalidad (a través del DAEM) y apoderados, no ha habido ningún avance y las malas condiciones persisten.

 

DISPUESTOS A

PERDER EL AÑO

Además, esta vez los padres señalaron que están dispuestos a llegar más lejos. “En la última reunión (de la mesa tripartita) una apoderada preguntó que hasta cuánto estaban dispuestos a pagar por un arriendo, y dijeron que hasta 500 mil pesos mensuales. ¿Tú crees que con eso se arrienda un nuevo establecimiento? Entonces a raíz de todo eso dijimos ‘nos están mirando las caras\'. Nosotros fuimos bastante respetuosos la otra vez cuando nos dijeron que para sentarnos a conversar primero teníamos que deponer la toma. La depusimos. Pero nos dimos cuenta que ellos no toman en serio las cosas así que volvimos a la toma y esto es hasta que ellos nos den una solución concreta”, justificó Ruiz.

Por otra parte, Raquel Rojo, apoderada en toma, dio cuenta de lo que podría ser un lamentable escenario si el conflicto continúa. “Sinceramente yo lo lamento por los niños del otro colegio, que no conozco la situación de ellos. Por lo que cuenta de las niñas de nosotros, estamos todos dispuestos a perder las clases. Si se pierde el año; se pierde el año. Pero no queremos llegar a eso”, dijo.

Finalmente, ante la posibilidad de desalojo, Dagoberto Ruiz señaló que siempre está ese temor y que si se materializa, van a hacer abandono pacíficamente, pero “después veremos la forma de volver a tomarla”.

 

VERSIÓN DEL DAEM

En tanto, el jefe DAEM de Talca, Carlos Montero, señaló que efectivamente no se ha podido avanzar en una solución porque, según él, la única opción era el apoyo financiero del ministerio.

“Son compromisos que son a cinco años, y no puede el municipio tomar compromisos a ese nivel. Ellos (el Ministerio) manifestaron abiertamente que para este año no tienen recursos suficientes. Es efectivo que nosotros para este año tenemos la posibilidad de ajustar algunos programas para redestinar a un arriendo, pero no podemos asegurar para los años siguientes”, explicó.

 

Choque de derechos

Por otra parte, las autoridades también han salido a defender a los alumnos y apoderados del Carlos Salinas. Los mismos padres en toma del otro colegio señalaron que un funcionario de la Dirección Provincial de Educación les enrostró que “tenemos de rehenes a los niños del otro colegio”. Raquel Rojo rechazó la acusación expresando que “somos unos padres defendiendo el derecho a la educación de nuestras hijas”.

 

Volver

Comentarios