Sábado, 22 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia moderada
Estar en alerta permanente origina alto estrés, aseguran

Realizan capacitación para prevenir suicidios entre gendarmes

“Un antes y un después” significó para Gendarmería de Chile el suicidio del centinela Manuel Olmedo, quien se quitó la vida con su arma en la cárcel de Talca.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Julio 2018

TALCA.- El riesgo del suicidio en Gendarmería está latente y es porque existe un gran número de funcionarios, la mayoría jóvenes, expuestos a muchos factores como los turnos, la destinación lejos de su ciudad de origen, el encierro, el trato con población penal, que podrían favorecer conductas tanto fatales como de intento suicida.


Sin ir más lejos, “un antes y un después” marcó en la institutición el tratamiento a esta problemática a nivel nacional, tras el suicidio del centinela o “garitero” Manuel Olmedo, de 22 años, que cumpliendo su labor en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Talca en junio del 2013, optó por quitarse la vida con un disparo en la cien.
Si bien una depresión a causa de problemas sentimentales habría gatillado la decisión del gendarme, a partir de ese hecho puntual, las asociaciones de funcionarios exigieron contar con sicólogos en las unidades.
Según registros nacionales, desde el 2007 a la fecha, 33 gendarmes se han quitado la vida, y en la Región del Maule el único caso es el del centinela Olmedo.

 

CAPACITACIÓN
Otra de las gestiones que se incluyó a nivel nacional el año 2016, fue capacitar a los jefes de unidades y jefes operativos de las unidades penales y especiales en prevención del suicidio.
De hecho hoy termina una jornada del Programa de Prevención del Suicidio en la Dirección Regional de Gendarmería, en la que participan 23 funcionarios.
Begoña Fernández, sicóloga de la Dirección Nacional de Gendarmería, es la encargada del programa y explicó que se enmarca en la política pública que viene desde el Ministerio de Salud.
“Toda conducta de riesgo puede llevar a una persona a desarrollar una conducta de connotación suicida. En Gendarmería no es una problemática grave pero sí nos importa prevenir, sí nos importa invertir tiempo, esfuerzos y recursos en la prevención porque creemos que es lo que nosotros nos puede ayudar, sobre todo con la gente más joven, que si bien es cierto, puede que haya problemas de alcoholismo, consumo de drogas, pero el problema del suicidio yo creo que lo hemos tratado de abordar desde el enfoque más bien preventivo”, indicó la especialista.

 

TRABAJO ESPECÍFICO
Sostuvo Fernández que Gendarmería y su trabajo penitenciario, requiere de capacidades y habilidades muy específicas, pero también del desarrollo de mecanismos adaptativos bien particulares.
“El funcionario penitenciario se está exponiendo a diario a vivir situaciones emocionalmente límites y que muchas veces las personas no están capacitadas como para enfrentar esa realidad y creemos que esa es una de las hipótesis por las cuales los funcionarios pueden llegar a presentar estas conductas de connotación suicida”, explicó.

 

ALTO ESTRÉS
El coronel Alejandro Fuentes, director regional de Gendarmería, señaló en tanto que “efectivamente nosotros trabajamos en un entorno bastante hostil y por lo tanto, esas situaciones pudiesen afectar a nuestros funcionarios, a eso se le suma además los propblemas que puede tener cualquier ser humano, desde el punto de vista familiar o económico, salud, etc”.
Añadió que el funcionario de Gendarmería “está en permanente alerta y eso agota y desgasta mucho. Ahí está nuestra preocupación de atacar esto desde el punto de vista de la prevención y generando condiciones y espacios de autocuidado”.
Alejandro Herrera, por ejemplo, es funcionario de Talca, pero llegó de Antofagasta donde fue centinela. “Ser garitero es una experiencia dificil y complicada porque uno en esas horas está solo y estar en alerta es desgastante”, manifestó.

Karin Lillo

Volver

Comentarios