Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Hablan máximas autoridades de la UCM, Autónoma y U. de Talca

Rectores maulinos temen posible quiebre financiero por la gratuidad

La obligación que tienen las universidades de cubrir el 50% de la matrícula pone el jaque el presupuesto de las casas de estudios superiores.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 06 de Diciembre 2018

TALCA.- Las secuelas de la aplicación de la Ley de Educación Superior en cuanto al apartado de la gratuidad comienzan a preocupar a las universidades, puesto que la norma responsabiliza a las casas de estudio adscritas a ese sistema de financiamiento para cubrir el costo de la mitad de la matrícula de los estudiantes que pierdan el beneficio, por no terminar la carrera en el periodo correspondiente; y esto va a incidir negativamente en el presupuesto y la calidad de la educación, según las proyecciones de los rectores de tres universidades de la Región del Maule.
La semana pasada, el Congreso aprobó que las universidades podrán emplear hasta el 30% de excedente del Fondo Solidario para abarcar dicho gasto extra, sin embargo, no todas las casas de estudio cuentan con esos recursos y para aquellas que lo tienen, es igualmente insuficiente.
Para el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, el uso del Fondo Solidario es una “solución pasajera” que debe ser examinada a largo plazo, pero que sirve para que las universidades no caigan en quiebre financiero, dadas las actuales restricciones presupuestarias.
“Esto no es lo que un país se merece. Creo que debe ser revisada la norma, pues de otra forma nos sentimos con un daño patrimonial. Y no podemos ser indolentes al daño patrimonial de todas la universidades adscritas a la gratuidad y esa medida debe ser revisada y legislada para que sea corregida”, justificó Rojas.
En general, se estima que será una pérdida de 26 mil millones de pesos para el próximo año. En el caso de la Universidad Católica del Maule (UCM), será de 900 millones de pesos. El Fondo Solidario alcanza para cubrir 300 millones; de modo que la pérdida sería de 600 millones.
Esta situación “da cuenta de que el Estado no se ha querido hacer cargo de esta política que le corresponde, que es la gratuidad, y el efecto es que la instituciones de educación están subvencionando esta gratuidad con recursos que no tienen”, señaló el rector de la UCM, Diego Durán.
Asumir la mitad de la matrícula arrastra un “conflicto financiero enorme”, alertó. Por tanto, aunque las instituciones puedan resolverlo en el lapso más inmediato, los siguientes años será aún más cuesta arriba. Si no se hace una revisión de la norma “están hipotecando la calidad de las instituciones”, aseveró la autoridad universitaria.
En la Región del Maule, apuntó Durán, un 60% de los estudiantes son de situación vulnerable y estudian con gratuidad. “No solo el gobierno, los políticos -en general- y los parlamentarios, deberían ser capaces de hacer un análisis más exhaustivo y real de la situación; y tomar medidas que vayan en beneficio del país y de la educación superior, pero así tal como hoy lo están haciendo, no tienen en consideración las realidades locales”, afirmó.
La misma preocupación la manifestó el vicerrector de la sede Talca de la Universidad Autónoma, Juan Tosso. “Creo que la repercusión ya está en la mayoría de las universidades y esto, a nuestro juicio, puede ser muy significativo. Creo que es un tema muy delicado que habrá que evaluar muy bien, porque compromete la calidad de todas las universidades”, aseveró. E
n el caso de la casa de estudios que representa dijo que el mayor impacto lo sufrirá el área de investigación. “Si nosotros no tenemos los fondos suficientes, disminuye todo. La calidad está en juego, porque existe una relación muy clara que es costo-calidad. Obviamente, para tener mayor calidad se requieren mayores ingresos. Con el sistema que está actualmente se van a deteriorar los ingresos cada año más”, proyectó Tosso.
Con la presión financiera a cuestas, desde el Consejo de Rectores han mantenido un diálogo tanto con parlamentarios y el Gobierno, pero no han sido atendidas sus inquietudes.
Marlyn Silva

Volver

Comentarios