Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos nubosos con lluvia debil
Por parte de la Confech y el Consejo de Rectores

Reforma a la educación superior ingresa al Parlamento en medio de inquietud de actores

Temas de financiamiento concitan las mayores discrepancias. Rectores locales expresaron diversas inquietudes

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 05 de Julio 2016

TALCA.- Tras varios aplazamientos y en un clima de creciente inquietud entre los actores educacionales, el Gobierno ingresó ayer el proyecto de Ley de Educación Superior, que cambia sustantivamente la institucionalidad en esta materia.

De lo que se pudo conocer hasta ayer en sucesivas declaraciones y entrevistas a la ministra de Educación, Adriana Delpiano, el efecto en las partes interesadas fue en general negativo. El vicepresidente del Consejo de Rectores, Aldo Valle, fue categórico en señalar en entrevista con la radio de la Universidad de Chile que “regular el fortalecimiento de la educación superior es un avance, pero esta reforma tiene serias amenazas y riesgos, porque avanza en institucionalizar la privatización  y no fortalecer la educación pública”.

Por otra parte, desde la Confech, surgió la voz del vocero de la Zonal Valparaíso, Carlos Vergara, quien anunció el inicio de una “disputa radical” en torno a la reforma a la educación superior.

Es en este contexto que el proyecto deberá desde ahora sortear las distintas etapas legislativas para que se llegue a concretar lo que la Presidenta Michelle Bachelet definió en su discurso de presentación, el domingo por la noche, como “un paso más, un paso clave, en nuestra gran reforma de la educación”, reafirmando el mensaje de que si bien “no es posible dejar a todo el mundo contento” es resultado de un “amplio debate y de las opciones que guían mi Gobierno”.

 

UNIVERSIDAD

DE TALCA

En el medio local, las reacciones de los rectores locales fueron diversas.

El rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, señaló que “tenemos muchas expectativas. Los trascendidos que tenemos de la reforma no son tan buenos lamentablemente”.

En su caso, la principal objeción fue sobre un tema de carácter institucional, que podría tener efectos importantes también en lo económico. La autoridad reafirmó la importancia para las universidades estatales de que esta legislación consagre para ellas “un trato preferente, por cuanto por muchos años hemos tenido que competir en condiciones muy desventajosas, frente a un creciente mundo privado de más allá del 80% de la matrícula”.

Esto implica, expresó, que “tendemos a desaparecer como instituciones, tal como le pasó a la educación municipalizada. Y la única forma de poder garantizar la provisión múltiple, o sea, que haya actores públicos, privados y semi públicos, es fortaleciendo las universidades públicas”.

Frente a la incertidumbre que –señaló- existe en este tema, expresó su confianza de que en el Parlamento se dé una nueva instancia para impulsar su postura.

Finalmente, respecto a la inquietud expresada por el G9, que agrupa a las universidades del Cruch no estatales, el rector Rojas indicó que es legítimo que cada grupo tenga sus propios intereses. Agregando que la definición sobre si efectivamente lo que está en el proyecto “afecta o no afecta al G9, es un tema que debe contener la ley final. Cómo poder garantizar que el G9 que hace un gran aporte en muchas áreas, pueda tener también lo que le corresponde”.

UNIVERSIDAD CATÓLICA DEL MAULE

En el caso del rector de la Universidad Católica del Maule, Diego Durán, expresó que pese a que “es un gran proyecto, es una iniciativa significativa para el país”, una dificultad es su “desconocimiento” por parte del Consejo de Rectores.

Entre lo positivo indica que “existen elementos de acuerdo, como es la acreditación obligatoria, el tema de la subsecretaría que ha sido un anhelo, la consideración de lo técnico profesional”.

En tanto, entre las dudas que menciona está el rol de la Superintendencia. “Si bien es cierto es positivo tener elementos para poder controlar, pensamos que esta tal como hoy día la conocemos, sin el detalle del articulado, podría atentar contra la autonomía de las universidades públicas, todas del Cruch”.

Respecto del financiamiento, señaló que lo que se conoce hasta ahora es “preocupante”. Y puntualiza que el término en 5 años con el Aporte Fiscal Directo (AFD) a las instituciones, “cuestión que nunca fue discutido de esa manera”, es “lamentable, porque son recursos que la universidad contaba para funcionar, desarrollarse, invertir, construir; pero al no tenerlos ve dificultoso poder desarrollarse”.

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA

En tanto, el rector de la Universidad Autónoma, sede Talca, Juan Tosso, coincidió con sus pares en las críticas sobre el “desconocimiento” que hasta ahora mantienen sobre el proyecto, lo que también –dijo- les produce “incertidumbre”.

En su caso en particular, el primer elemento que ve con preocupación es el del resguardo a la autonomía. “Mientras haya regulaciones que hagan que las universidades mantengan su autonomía, me parece bastante bien”, parte explicando. El problema – sigue- es que “si uno regula los aranceles es probablemente que ya estemos interviniendo en la autonomía de las universidades, porque es muy difícil que un ente central tenga la capacidad suficiente para regular los aranceles de cada una de las diferentes carreras, que tienen énfasis diferentes, que tienen naturalezas diferentes”.

Por otra parte, señaló que de lo que se ha escuchado, queda la impresión de un énfasis en lo financiero, y “no en la calidad”.

Finalmente, criticó que “se habla como que las universidades privadas no damos un servicio público (…) y yo creo que las universidades privadas tal cual las universidades del Cruch otorgamos un servicio público muy importante para la nación. Eso me parece que es relevante y no se ha destacado”.

Daniela Bueno

 

Volver

Comentarios