Jueves, 20 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Marlo Beltrán fue capellán del Colegio Integrado San Pío X

Sacerdote es investigado por conductas impropias y caso va al Vaticano

Experto en Teología Sistemática de la Universidad Católica del Maule explicó las faltas en las que habría incurrido el cura.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 28 de Julio 2018

TALCA.- Ayer, la Diócesis de Talca comunicó el cierre de una investigación previa en contra del sacerdote Marlo Beltrán González, ex capellán del Colegio Integrado San Pío X, quien también era responsable diocesano de la Pastoral Juvenil, administrador parroquial de Colín y vicario parroquial de “Los Doce Apóstoles” en Talca.
Según detalló el Obispado, de los antecedentes obtenidos, la investigación estableció que existen elementos que permiten acreditar la verosimilitud de los hechos denunciados, que hacen mención a faltas contra el sexto mandamiento y contra la Eucaristía. Por esto último, los antecedentes han sido enviados a la Congregación para la Doctrina de la Fe, al Vaticano.
La diócesis fue enfática en señalar que la denuncia no hace referencia a menores de edad involucrados y que la conclusión ya fue informada tanto a la persona que denunció como al denunciado.

SEXTO MANDAMIENTO
El sacerdote Mauricio Albornoz, doctor en Teología Sistemática y decano de la Facultad de Ciencias Religiosas de la Universidad Católica del Maule explicó que el sexto mandamiento dice: “No cometerás acciones impuras”, es decir, hubo faltas de tipo sexual o contra el celibato, en las que se incurre fuera de la enseñanza cristiana.
“Esto quiere decir que el sacerdote pudo haber tenido una falta, no de abuso necesariamente, pues si fuese así, la declaración lo diría, sino que estas faltas ocurrieron, eventualmente, en el ámbito de sus promesas sacerdotales que tienen que ver con el celibato, y el no tener ejercicio sexual genital de pareja en lo cual él pudo haber incurrido”, señaló el académico.
Respecto a la Eucaristía, según Albornoz, las faltas pueden ser diversas. “La hostia consagrada es invaluable para el cristiano pues en ella está sacramentalmente Cristo presente, en consecuencia faltar a ella es faltarle a Cristo, y canónicamente está calificada como grave. La falta puede referirse a la no valoración de la misma por parte del sacerdote, relativizar o manipular su ejercicio, etc. El documento no expresa el detalle de qué puede ser en este caso, seguramente será materia de investigación”, sostuvo.
ACUSACIONES
En cualquier caso, el experto en Teología Sistemática recalcó que la información de la diócesis señala que las acusaciones son verosímiles, es decir que “pueden ser verdaderas” y en consecuencia se procede a la investigación, lo que no significa un fallo ni una sentencia, sino que se procederá a investigar, para indagar si es que estas acusaciones son reales, y si es así, definir y aplicar un fallo y sentencia de acuerdo a la falta. Mientras, se presume inocencia.
Hoy, Marlo Beltrán continúa con la suspensión del ejercicio público del ministerio sacerdotal impuesto desde enero pasado. Esta es una medida cautelar que se aplica en todos los casos en que hay acusaciones y se inicia una investigación. Continuará siendo sacerdote mientras se desarrolle la investigación y no exista un fallo y sentencia que eventualmente lo expulse de ese estado.
En este sentido, “las funciones propias de sacerdote quedan restringidas al ámbito privado, por ejemplo si celebra la Misa, no lo puede hacer con miembros de una comunidad, en una parroquia o capilla con presencia de fieles, no puede llevar adelante una actividad litúrgica pública o dentro de un grupo en el ámbito social”, explicó el presbítero Albornoz.
Karin Lillo

Volver

Comentarios