Domingo, 23 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
En la Región del Maule

Salud confirma tres casos de niños fallecidos por coqueluche

La autoridad sanitaria dio cuenta de una creciente preocupación en la comunidad por una serie de casos de la enfermedad que se han registrado durante los últimos días en la capital regional.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 03 de Octubre 2017

TALCA.- Durante el 2017, exactamente en la semana 39 epidemiológica, se han notificado trece casos de “coqueluche” o tos convulsiva en la Región del Maule, confirmados científicamente por laboratorio, tres de los cuales terminaron con el fallecimiento de menores infectados la semana recién pasada.

Se trata de tres lactantes nacidos en distintos centros de salud de Talca y con distinta procedencia, quienes fueron contagiados por esta enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias altas. Asimismo, hay otros posibles siete contagios que están siendo investigados y a la espera de los resultados de los exámenes médicos.

La seremi de Salud, Valeria Ortiz, dio a conocer antecedentes de los casos confirmados y los decesos. “En nuestra región tenemos trece casos confirmados de los cuales tres han fallecido”. La doctora Ortiz igualmente hizo un llamado a la tranquilidad precisando que no se trata de un brote de la enfermedad. “Un brote es cuando viene de un mismo contacto todas las personas que están contagiadas (…) En este caso, se hizo la investigación epidemiológica pero los datos preliminares nos indican que son tres casos de distinta procedencia, por lo tanto, no se puede hablar de brote”, explicó.

Del mismo modo, precisó que esta enfermedad puede ser contagiada a cualquier edad, pero que habitualmente afecta a los niños menores de cinco años y sobre todo a los más pequeños que tienen su calendario de vacunación incompleto.

“La vacunación contra el coqueluche se pone a los dos, cuatro, seis y 18 meses, donde además hay un refuerzo a los seis años y en octavo básico. Los más chicos tienen la capacidad de desarrollar una enfermedad más compleja, con mayor cantidad de síntomas, los cuales se pueden complicar y lamentablemente pueden llegar a fallecer”, comentó la seremi de Salud.

CASOS SOSPECHOSOS

Respecto a los casos sospechosos de la enfermedad, la autoridad sanitaria indicó que al presentar cualquier tipo de indicio de este contagio en alguna red de salud, estos deben dirigirse inmediatamente a la Seremi para iniciar una investigación epidemiológica y una quimioprofilaxis a todas las personas que han mantenido contacto con un supuesto contagiado, a los cuales se les da medicamentos para que no desarrollen la enfermedad.

“En la actualidad tenemos siete casos sospechosos, no todos hospitalizados y nos encontramos a la espera de que se confirme o descarte que se trate de coqueluche u otra patología”, comentó.

 

PREVENCIÓN

El método primario para prevenir el coqueluche es la vacunación. No existen pruebas suficientes para determinar la eficacia de los antibióticos en los pacientes que han estado expuestos a la infección, pero se encuentran asintomáticos. Aun así, los antibióticos profilácticos siguen utilizándose con frecuencia en los pacientes expuestos y con alto riesgo de enfermedad grave como los lactantes.

Finalmente, la seremi de Salud, Valeria Ortiz, recalcó en que “la medida de control más eficaz es mantener el nivel más alto posible de inmunización en la comunidad. Las personas infectadas o con probabilidad de estarlo deben mantenerse alejadas de los niños pequeños y los recién nacidos hasta recibir el tratamiento correcto. El tratamiento de las personas en contacto cercano con casos de coqueluche también es una parte importante de la prevención”.

 

María Paz Yáñez

  Síntomas

 

Se observan estornudos, enrojecimiento de los ojos y fiebre leve. Después de una o dos semanas de evolución de la tos clásica aparecen accesos incontrolables, cada uno con cinco a diez crisis de tos violenta, espasmódica y sin interrupción que suelen terminar con una inspiración también violenta y prolongada. Esta es acompañada de un silbido o estridor inspiratorio característico, dado que el paciente lucha por respirar.

 

Volver

Comentarios