Jueves, 15 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Médico urólogo entrega consejos prácticos

Sepa cómo prevenir las infecciones urinarias por baños en piscinas

Sensación de ardor al orinar, necesidad intensa y frecuente de ir al baño, así como orina turbio, de color fuerte o con sangre, son parte de los síntomas de esta enfermedad

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 04 de Enero 2016

TALCA.- En esta época puede aumentar la frecuencia de este mal dada la mayor exposición de las personas a bacterias que habitan en el agua por baños en piscinas.  Se trata de procesos infecciosos que afectan al sistema urinario, siendo las más frecuentes las que afectan a la vejiga, también llamadas infecciones urinarias bajas o cistitis aguda.
Se trata de enfermedades que se pueden desarrollar durante todo el año, sin embargo, debido a la humedad excesiva o a los químicos a los que nos vemos expuestos por baños en piscinas, esta molestia se multiplica en verano.
Según el urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Walter Candia, es un mal que afecta más a las mujeres, dada su condición anatómica. “Tienen una uretra corta en un ambiente húmedo y muy próximo al ano. Esto provoca que tengan infecciones urinarias más frecuentes, sin embargo, a medida que avanzan los años, los hombres emparejan de alguna manera la situación dada la aparición de las enfermedades prostáticas”, aseguró el especialista.
Los síntomas habituales son: sensación de ardor al orinar; orina turbia o con sangre que puede tener mal olor; fuerte necesidad de ir al baño con frecuencia, incluso poco después de haber vaciado la vejiga; presión o calambres en la parte inferior del abdomen o espalda; fiebre, pero en bajo grado.
CAUSAS
Las causas son variadas. Según Candia, se pueden relacionar con hábitos miccionales (orinar), exceso de aseo genital o bien poca higiene en los hábitos sexuales. También se pueden dar producto de  enfermedades como la Diabetes Mellitus, estados de inmunodeficiencias y menopausia, entre otras.
La forma de prevenirlas es aumentando el consumo de líquidos, ya que al ingerirlos se produce orina, y así se lava la vejiga. Se debe realizar el aseo genital de adelante hacia atrás. No se debe aguantar la orina. Después de la actividad sexual, lo ideal es realizar un aseo con agua y luego orinar. Secar bien los órganos genitales tras el baño. La humedad en esa zona favorece la generación de bacterias. 
Es importante también consultar al médico para establecer un adecuado diagnóstico con un tratamiento pertinente y oportuno. “El uso de antibióticos de forma indiscriminada, sólo llevará a generar una población de bacterias resistente a estos medicamentos, y en el peor de los casos, a la exposición de forma innecesaria a alguna complicación absolutamente evitable”, concluyó el médico.

La infección puede rebotar
Si es una cistitis se administrarán antibióticos. Es muy importante seguir el tratamiento hasta el final. Los síntomas desaparecen a los tres días desde que se toma el medicamento y, bajo ese análisis, algunas mujeres creen que se mejoraron. Sin embargo, los microbios siguen ahí y la infección va a rebotar si es que no se cumple con lo prescrito.

Volver

Comentarios