Martes, 13 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
No todo es sano

Sepa cuánto y cuándo comer las refrescantes delicias veraniegas

Invierno o verano, la recomendación principal es consumir las cuatro comidas diarias, resguardando las porciones.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 07 de Febrero 2018

TALCA.- Durante el verano y las merecidas vacaciones el relajo se hace presente en todo sentido, hasta en la cantidad de alimentos y bebestibles que ingerimos a diario. Sin embargo, no todo lo que uno piensa que es sano lo es. Entonces, es mejor que una especialista revele el contenido calórico, de azúcar y de sodio de las exquisiteces propias de la época estival.
Patricia Torres, nutricionista de Clínica Vespucio, indicó, primero, que el apetecido y refrescante mote con huesillos es un hidrato de carbono. “Una porción grande es equivalente a comerse un plato de arroz o de fideos. Además, es endulzado, se toma como un refresco, pero un mote con huesillos perfectamente puede reemplazar un almuerzo porque es muy alta la cantidad de calorías que tiene. Esas calorías tienen que perderse de alguna forma después, por ejemplo nadando en la piscina, con una caminata, cualquier actividad física”, recomienda.

 

CARACTERÍSTICO
Respecto al tomate con quesillo picado que se usa bastante en la once de los maulinos, la profesional señaló que es “bueno porque el quesillo es un lácteo, entonces es aconsejado decir que es bueno para el desayuno y la once, porque da mayor sensación de saciedad. Si se acompaña de pan, ojalá sea integral. El tomate siempre es recetado como acompañamiento para pan porque tiene pocas calorías y es un vegetal, entonces tiene fibra y otras características positivas. Además que entre una palta y un tomate, tiene más calorías una palta porque es considerada como una fruta”.

 

FRUTAS
En cuanto a la sandía y el melón, frutas populares de esta fecha, la nutricionista informó que la porción diaria recomendada es lo equivalente a una taza. “O un trozo bien pequeño, porque son frutas que si bien tienen alto contenido de agua, tienen alto contenido de azúcar. Ahora, si se trata de una persona que no tiene problemas de peso, que no quiere bajar de peso y que no tiene ninguna enfermedad, no hay problema con que consuma la mitad de una sandía, por ejemplo. Si se consume a diario, que sea en porciones pequeñas”, indicó Torres
Por último, el helado. La nutricionista comentó que “no hay ningún problema que se consuma, pero como en todo, el problema son los excesos, las rutinas diarias por ejemplo, eso es perjudicial. Es aconsejable preparar nuestros propios helados, hechos con jugo de fruta natural, refrescos sin azúcar”.

 

PARA BEBER
El jugo de fruta natural contiene bastantes calorías, pero si no se endulza con azúcar, es más liviano, aunque la fruta de por sí contiene azúcar.
“Las bebidas tienen mucho sodio y químicos, pero en cuanto a azúcar, hay algunas que no tienen. Pero para personas que tienen hipertensión es malo, hay mayor acumulación de celulitis. Además hidratan y quitan la sed, pero también es momentáneo. Las bebidas energéticas, por otro lado, pueden ser consumidas por niños y grandes pero que sean deportistas que estén perdiendo electrolitos, porque esa es la función de esa bebida. No es para un consumo habitual, sino para los que juegan fútbol, tenis, nadan, etc.”, señaló.

 

RECOMENDACIÓN
Lo más recomendable son las aguas purificadas, que no presentan minerales en su composición. También están las aguas minerales con sabor. “El té helado, lo ideal es no consumirlo cercano a las grandes comidas del día, porque contiene gran cantidad de azúcar. No es aconsejable para acompañar el almuerzo. Es preferible beberlo entre las grandes comidas”, enfatizó Patricia Torres.

María Paz Yáñez

Volver

Comentarios