Martes, 18 de Diciembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Habla nuevo jefe de Zona Maule de Carabineros

“Ser referente de sacrificio es parte de la esencia del carabinero”

General, Fernando Vera, anunció que el Retén La Mina se transformará prontamente en Tenencia, con un importante refuerzo de personal debido al incremento en el tránsito de personas por el Paso Pehuenche. También dijo que habrá estrecha coordinación con el SAG y otras instituciones fiscalizadoras en materia fronteriza “Los referentes estadísticos a veces son intangibles para los ciudadanos, por lo cual, lo que nosotros queremos hacer referencia es que con un esfuerzo permanente, podemos entregar a la ciudadanía el mensaje de que tenemos 600 delitos menos de connotación social en nuestra región. Y ese es un elemento objetivo, porque son 600 víctimas menos”

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 11 de Diciembre 2016

TALCA.- Con un impresionante currículum en lo académico y operativo, llegó recientemente al Maule el nuevo jefe de la Séptima Zona de Carabineros, general Fernando Vera. Y fue un buen aterrizaje, porque justo se conocen cifras que sitúan a esta región como una de las 11 con bajas importantes en casos policiales de mayor connotación social.

El dato no es menor, porque se trata de un 5,8%, especialmente, en delitos de alto impacto como asaltos, robos por sorpresa y robos en lugar habitado. Al respecto, el general Vera puso énfasis en que el mensaje a la población debe ser aún más claro: se trata de 600 delitos que nunca llegaron a ocurrir, es decir, menos víctimas.

Pero no fue lo único, porque el general Vera también tuvo una palabra de aliento y reconocimiento para los carabineros que se esfuerzan recorriendo todos los días sus barrios y que, además, son la última barrera entre la delincuencia y la gente que quiere trabajar y vivir tranquila. Así de claro es en su mensaje el nuevo jefe de zona.

¿Cuál es su historial que lo trae a esta región?

“Como oficial de Carabineros, me inicié en la ciudad de Viña del Mar. Luego me tocó ejercer labores en el OS-7 en la Región Metropolitana. En el área operativa, me correspondió desempeñarme en puestos de mando en comunas como Las Condes y Peñalolén. Luego ejercí como prefecto en Santiago Oriente y en Radiopatrullas.

Paralelamente, me especialicé en educación. Estuve en la Escuela de Formación de Carabineros por tres años y en la Escuela de Carabineros formando oficiales. También tuve el privilegio de participar en la primera misión de Carabineros en Haití los años 2004 y 2005. Tengo estudios en Criminología y Estado Mayor en Francia.

Antes de llegar a la Séptima Zona, me desempeñaba como jefe de zona de Fronteras y Servicios Especiales, por lo tanto, estaba vinculado con todo el país a través de la estructura fronteriza de Carabineros. También tenía a mi cargo tres secciones como forestal  y medio ambiente, protección de personas importantes y seguridad presidencial.

Bajo ese prisma, he tenido una carrera amplia y diversa, que me ha permitido, como oficial de Carabineros, conocer experiencias distintas, realidades y problemas diferentes. A esta altura, uno espera poder retribuir a Carabineros con toda la experiencia adquirida. Y a través de ello, entregando la seguridad pública que se merece la ciudadanía”.

 

¿Qué objetivos persigue la orientación estratégica actual de Carabineros?

“Mi preocupación es responder a los requerimientos que nos hace el alto mando, con políticas estratégicas institucionales, pensando en reforzar lo que Carabineros ha denominado como una frontera entre el delincuente y la ciudadanía. Cada servicio se orienta en esa línea, desde el plan cuadrante a unidades especializadas.

Esto se traduce en el reconocimiento al profesionalismo institucional, así como garantizar y proteger el bienestar del personal. Y por otra parte, propender a la excelencia operativa, sustentada en la calidad del servicio, su oportunidad, con un trato amable hacia las personas. Y una respuesta apropiada en el marco legal.

También es necesario reforzar la vinculación de Carabineros con otras instituciones, como son los Tribunales de Justicia, el Ministerio Público y la autoridad administrativa”.

 

Usted señalaba que su última destinación había sido la jefatura nacional de fronteras. Y ocurre que en esta región ese tema es particularmente sensible por la existencia de dos pasos internacionales. ¿Cuál será su énfasis en dicha gestión institucional de Carabineros?

“Uno de nuestros roles es velar por mantener la integridad nacional, donde la soberanía forma parte de una función inherente de Carabineros. Y además, en esta área importante y sensible para nuestro país, está el desarrollo de funciones subsidiarias. Digo con esto todo lo que tiene relación con la migración y la frontera fito y zoo sanitaria. En todo ello, Carabineros realiza labores de control y fiscalización, para generar también -y valga la redundancia- una frontera sanitaria.

Por lo tanto, Carabineros está para proteger a los ciudadanos chilenos que viven en zonas aisladas, como representante del Estado y actor que se vincula, colabora y, muchas veces, también ayuda a nuestros compatriotas que están en esos sectores, quienes dada la estacionalidad, hacen que exista un mayor flujo de personas, nacionales y extranjeras.

Esto en las veranadas, con el traslado de ganado hacia la frontera; y en el periodo de verano, que dice relación con el ingreso de turistas argentinos y de otras nacionalidades por nuestros pasos internacionales. Al respecto, cabe recordar que acabamos de abrir al público el paso Vergara, en el sector de El Planchón”.

 

¿Y cómo visualiza usted la gestión de Carabineros en el Paso Pehuenche, con un tránsito cada vez mayor de personas y transporte de carga?

“El Pehuenche tiene instalado un servicio reforzado, lo cual requiere modificar todos los años el despliegue operativo institucional. Ese destacamento, esto es, el Retén La Mina, se va a elevar a la categoría de Tenencia, justamente para brindar una atención más eficiente al público que va a salir de nuestro país, como también a las personas que ingresan por ese paso internacional.

Es importante señalar que el hecho de que las autoridades argentinas hayan habilitado y mejorado las condiciones de infraestructura vial, indudablemente que la proyección institucional y coordinación con otras instituciones del Estado de Chile, nos hace pensar que vamos a tener una cantidad importante de turistas que van a viajar, no solo en fin de año, sino también hasta marzo del 2017.

De manera que los procesos de planificación y análisis operativo territorial, nos permite situarnos en esos escenarios con una respuesta apropiada, acorde a los medios disponibles, para enfrentar esa contingencia. Eso aunque, en paralelo, tengamos que responder a otras demandas en materia de orden público, derivadas de las actividades con motivo de las festividades de Navidad y Año Nuevo.

Ello, en el entendido que todas estas actividades generan una demanda adicional para nuestro personal, duplicando las energías y esfuerzos, con los mismos carabineros que se ve a diario realizando patrullajes. Eso forma parte de la doctrina institucional. No en vano, ser referente de sacrificio es parte de la esencia del carabinero. La institución fomenta este espíritu de sacrificio, como un elemento importante y sustancial a la razón de ser de quienes hemos querido optar por esta profesión”.

 

SEGURIDAD PÚBLICA

Hacía mención usted al tema de orden y seguridad públicas. Hace pocos días se conoció que el Maule es una de las 11 regiones del país donde disminuyeron los casos policiales de mayor connotación, en un margen del 5,8%. ¿Cómo hacerlo para mantener esas cifras?

“Los referentes estadísticos a veces son intangibles para los ciudadanos, por lo cual, lo que nosotros queremos hacer referencia es que con un esfuerzo permanente, podemos entregar a la ciudadanía el mensaje de que tenemos 600 delitos menos de connotación social en nuestra región. Y ese es un elemento objetivo, porque son 600 víctimas menos.

Por otra parte, hay que entender que cualquier acto delictual es multicausal, es decir, nuestra institución juega un rol importante, en el ámbito preventivo, por lo cual, es importante señalar que desde la propia víctima potencial, hasta todas las instituciones que participan en el control social del delito, tienen una importante cuota de responsabilidad.

De manera que lo relevante para Carabineros es seguir desarrollando sus servicios con mejor tecnología y con un buen desempeño, que es lo que ha venido demostrando el personal dependiente de esta jefatura de zona, en el último año, y perseverar en aquello. Es decir, mejorar los canales de comunicación con la ciudadanía, a través de los delegados del plan cuadrante de seguridad preventiva, que es el gran receptor de información, sin perjuicio de lo que hace a diario nuestro personal en la población.

Para las juntas de vecinos, clubes de adulto mayor y deportivos, así como los establecimientos educacionales, el carabinero de su comisaría es el principal referente, quien tiene que ser un filtro de información para orientar sus servicios. Es en materia de prevención, que también mejora en la medida que la población denuncia más.

Si la población denuncia mejor y de manera más oportuna, indudablemente que los procesos de comunicación al Ministerio Público van a ser de mejor manufactura, y por lo tanto, el fiscal a poder perseverar en la persecución penal. Desde ese punto de vista, la colaboración que uno pide es tener información útil para dar curso a la denuncia, por cuanto así podemos focalizar mejor nuestros recursos”.

En esta materia, cómo evalúa la eficacia del nuevo control de identidad preventivo, considerando que ha permitido sacar de las calles a imputados reincidentes que tienen órdenes judiciales pendientes porque no han cumplido sus condenas o bien tienen juicios pendientes…

“Carabineros es una institución que por ley desarrolla en lo fundamental una labor preventiva. Y por lo tanto, las acciones institucionales, medios tecnológicos y herramientas jurídicas que hoy utilizamos, precisamente están destinadas a la anticipación del delito. Cuando desarrollamos procesos de control preventivo, indudablemente que se busca una persecución penal inteligente, buscando a quienes mantienen órdenes judiciales pendientes y tiene un alto compromiso delictual.

Por ello, cuando hablamos que tenemos 600 casos policiales menos de connotación social, es porque los procesos de control y fiscalización han sido bien dirigidos y focalizados. Ahora, es también importante que no por tener una disminución en ciertos índices estadísticos vamos a claudicar. De ninguna manera.

En la medida que podemos evidenciar esos resultados, estamos en condiciones de seguir perseverando, buscando la excelencia operacional. Y eso está en tener procedimientos policiales  ajustados a la ley, con un buen trato a la víctima y al imputado, así como al público en general, proveyendo los medios probatorios adecuados.

Queremos también mejorar la calidad de la información, no solamente en términos de oportunidad, sino que también respecto del tipo y profundidad de datos que se obtienen desde el parte policial, para que el Ministerio Público pueda perseverar en su labor y en los procesos acusatorios”.

Volver

Comentarios