Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Ambas instalaciones arriesgarían desde millonarias multas hasta una eventual clausura

Superintendencia de Medio Ambiente inicia proceso de sanción contra dos rellenos sanitarios

Se trata de las instalaciones denominadas “El Guanaco”, ubicada en la comuna de Teno; y “San Roque”, ubicado al oriente de la zona urbana de San Clemente.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 19 de Junio 2018

TALCA.- Debido a diversos incumplimientos ambientales a sus respectivas Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA), la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) ha formulado cargos contra dos rellenos sanitarios de la Región del Maule.
Las anomalías fueron detectadas en fiscalizaciones llevadas a cabo por profesionales de la SMA y fiscalizadores de la Seremi de Salud, Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y Dirección de Vialidad de la región maulina.
El primer caso corresponde al Relleno Sanitario “Parque El Guanaco”, cuyo titular es RESAM S.A y se ubica en la comuna de Teno. Dicha instalación recibe residuos sólidos domiciliarios y similares para las ciudades de Teno, Curicó, Molina y Sagrada Familia.
Debido a denuncias de la Seremi de Salud, se realizaron diferentes visitas al recinto. Luego del análisis sancionatorio, se formularon 10 cargos, cinco de los cuales se clasifican como graves y otros cinco como leves.
Entre ellos se encuentra que el sistema de tratamiento de líquidos percolados y lixiviados no se ajusta a lo autorizado ambientalmente; superación de parámetros para las descargas permitidas en el Estero Negro; deficiente monitoreo de calidad de aguas superficiales y subterráneas; falta de medidas de mitigación o compensación establecidos en su permiso ambiental y falta de monitoreo de fauna y vegetación.

SAN CLEMENTE
El segundo caso corresponde al Relleno Sanitario “San Roque”, cuyo titular es Arquitectura y Paisajismo Río Maule Ltda., situado en la comuna de San Clemente y consiste en dos proyectos. Uno de ellos busca la readecuación de las instalaciones del antiguo vertedero San Roque y el segundo busca el cierre y sellado de dicho vertedero, rehabilitando el área de disposición de residuos para la recuperación de especies vegetales de la zona.
Respecto de esta instalación, la SMA recibió diversas denuncias de vecinos asociadas a malos olores, basura que cae de los camiones que transitan al recinto, entre otras materias. Luego de variadas visitas a terreno y análisis de informes se formularon 12 cargos, cinco de los cuales son calificados como graves y siete como leves.
Entre los cargos presentados están la construcción de obras no autorizadas en las RCA; incumplimiento de acciones del plan de cierre y sellado del vertedero; deficiencias en el manejo de lixiviados; no remitir monitoreo de aguas superficiales y subterráneas; pendiente de los taludes por sobre lo autorizado; no implementar un sistema de tratamiento de hidrocarburos; no cumplir el programa de control y registro de residuos del relleno, entre otros.

POSIBLES SANCIONES
En ambos casos, las infracciones detectadas se clasifican como leves y graves. La Ley Orgánica de la SMA establece que las infracciones leves podrán ser objeto de amonestación por escrito hasta multas por hasta mil Unidades Tributarias Anuales (UTA), equivalente a más de 570 millones de pesos.
En tanto, las infracciones graves, por su parte, podrán ser objeto de revocación de la RCA, clausura o multa hasta cinco mil UTA (alrededor de 2 mil 800 millones de pesos).

DESCARGOS
Cabe destacar que, tras las formulaciones de cargos, ambas empresas pueden optar por presentar descargos, tras lo cual continúa el proceso sancionatorio, o bien, pueden presentar un Programa de Cumplimiento, el cual es un plan de acciones y metas, donde en un plazo fijado por la SMA el infractor se compromete a adoptar medidas destinadas al cumplimiento de la normativa infringida. En caso que estas medidas se aprueben y ejecuten satisfactoriamente, el proceso culmina sin sanción.
“Como oficina regional, estamos intentando dar respuesta a la gran cantidad de denuncias que vecinos y servicios públicos nos han hecho llegar. En estos casos, se realizaron inspecciones en terreno y también se requirió información a los titulares para investigar su cumplimiento ambiental. Ahora, están en plazo de requerir reuniones de asistencia al cumplimiento, y el proceso sigue su curso. Cabe destacar que acá no hay un objetivo de multar por multar, sino que está la posibilidad de presentar un Programa de Cumplimiento, que subsane las infracciones detectadas y permita seguir la operación de los recintos, resguardando el medio ambiente y la salud de quienes viven en sus alrededores”, explica Eduardo Peña, jefe de la oficina regional del Maule de la SMA.

Volver

Comentarios