Lunes, 24 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Para los villalegrinos, el hallazgo no es sorpresa

Surgen teorías sobre osamentas encontradas en parroquia de Villa Alegre

Según aportó el historiador Jaime González Colville, en los inicios del siglo pasado, “era costumbre que familias colaboradoras del templo tuvieran derecho a sepultar sus restos en el recinto, en forma excepcional”.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Agosto 2017

TALCA.- Mientras los organismos especializados hacen los trabajos de rigor en el hallazgo de restos óseos en las faenas de restauración de la Parroquia del Niño Jesús de Villa Alegre, comienzan a surgir las primera teorías en torno a quién pudieran pertenecer dichas osamentas.

Cabe mencionar que durante la jornada del pasado jueves, mientras se hacía labores de remoción de tierra en el templo, la aparición de un fémur movilizó a profesionales de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas (MOP) -por ser los mandantes de los trabajos-, del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) y de especialistas de la Policía de Investigaciones (PDI). Todo ello, con la finalidad de determinar, en primera instancia, si se trataban de restos humanos y, posteriormente, realizar el procedimiento que exige el tratamiento de este tipo de hallazgos en inmuebles considerados patrimoniales.

Fue así como desde el mismo jueves, día en que se hizo el trabajo pericial de fijar fotográficamente el lugar y realizar una descripción planimétrica de todo el sector del hallazgo por parte de la PDI, se quedó a la espera de la determinación que tome el CMN -al tratarse de un sitio arqueológico- para efectuar algún levantamiento de las piezas.

 

HISTORIA DEL LUGAR

Tras un recorrido y testimonios de quienes conocen parte de la historia del templo se ha llegado a la conclusión que los restos podrían ser de alguna de las personas benefactoras de la parroquia.

Otro de los elementos de los cuales no cabe duda es que era de público conocimiento que en el lugar habían restos inhumados. “Los que somos villalegrinos sabíamos que nos íbamos a encontrar con esto”, dijo la concejala y vocera de una agrupación para la restauración del templo, María Ignacia González.

Antonio Castro es el actual encargado del cementerio de Villa Alegre pero conoce muy de cerca el templo. Él nació y se crió al interior de la parroquia. “Nuestra niñez fue toda en el templo y conocí de ese lugar, donde me parece muy lógico haber descubierto eso. Había una placa de mármol muy grande que señalaba que había personas sepultadas. También el piso se notaba que había sido exageradamente cortado y los antiguos pobladores recordarán que las tablas que estaban allí no correspondían al piso original y estaban hundidas, así que se nota que hicieron una excavación y el piso (…) Los restos que encontraron, deben ser de más de cien años”, dijo el actual encargado de cementerio.

Consultado por este medio, el historiador Jaime González Colville dio cuenta de unos antecedentes más detallados que pudieran ayudar a determinar de quién se tratarían los restos. “Desde fines de siglo XIX y principios del XX era costumbre que familias colaboradoras del templo tuvieran derecho a sepultar sus restos en el recinto, en forma excepcional”, afirma.

A eso agrega que el templo de Villa Alegre “tuvo tres lápidas ubicadas al costado izquierdo, desde la entrada y cerca del presbiterio que correspondía a miembros de la familia Encina y García de Loncomilla, quienes fueron donantes y apadrinaron los altares del templo en 1910”.

Continúa señalando que durante el periodo del párroco Rafael Ruiz Zúñiga (1957-1961) y del padre Juvenal Pereira Arellano (1961-66 aproximadamente) “estas lápidas se removieron al efectuarse reparaciones del templo y no fueron reubicadas. Pero las osamentas quedaron en el lugar y es altamente probable que correspondan, las ahora ubicadas, a las personas de las familias mencionadas”.

 

  Preocupación por obras

 

La concejala María Ignacia González, quien además es vocera de una agrupación para la restauración del templo, manifestó su preocupación por una posible paralización de los trabajos a raíz de este hallazgo.

“Sabíamos que nos íbamos a encontrar con esta situación porque es de conocimiento de todos que había gente sepultada en esta parroquia, así como en varias otras parroquias (…) Lo que me preocupa es que esto no vaya a significar una detención de la obra porque sería muy lamentable para los villalegrinos. Espero que en esta oportunidad no detengan los trabajos por esto que era normal que se iba a encontrar”, afirmó.

 

Claudio Rojas

Volver

Comentarios