Viernes, 15 de Diciembre de 2017
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Despejado
Pablo Muñoz, 34 años, de profesión ingeniero constructor

Talquino ha recorrido 16 países arriba de su bicicleta de montaña

Su viaje comenzó en noviembre del año pasado desde París, Francia. Al día de hoy ha recorrido un poco más de 13 mil 500 kilómetros

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 20 de Septiembre 2017

TALCA.-  “No me resigno a simplemente vivir en el mundo como está. Creo en que podemos corregir el rumbo. Me voy de viaje para aprender y compartir las buenas y malas experiencias, acompañando siempre de hermosos caminos, linda gente y música. Creo en la bicicleta como motor de cambio, mental, social y ecológico”, indicó el ciclista talquino, Pablo Muñoz, cuando dio comienzo a su travesía por el extranjero, donde ha explorado los parajes de 16 países y continúa en rumbo hacia Bosnia.

El joven, de profesión ingeniero constructor de la Universidad Católica del Maule (UCM), trabajaba hasta el año pasado en Constitución, sin embargo, dejó su empleo porque la travesía le iba a tomar mucho tiempo. Según contó, el viaje comenzó a fines de noviembre del 2016 desde París, Francia.

“Llegué a París en un vuelo desde Santiago. Desde París me fui a Lyon (sur de Francia) desde donde comencé con la bicicleta los primeros días de diciembre (en invierno en el hemisferio norte). Crucé el sur de Francia y, luego, todo España. Desde el Estrecho de Gibraltar crucé a Marruecos en barco, país en el que estuve dos meses recorriendo con la bicicleta, primero la costa y las faldas de la cordillera del Atlas”.

 

“VUELTA AL MUNDO”

De Marruecos volvió a España y fue hasta Lisboa, Portugal, siguiendo siempre la ruta costera.  Desde Lisboa tomó un vuelo a Túnez. Recorrió dos meses Tunisia en bicicleta. Llegó hasta el desierto del Sahara. De regreso, en la capital de Túnez, tomó un barco para cruzar a Sicilia, Italia.  Llegó a Palermo y desde ahí comenzó a subir por el país.

Dos semanas después ya estaba en Roma, “desde donde tomé la decisión de dar la vuelta al mundo en bicicleta, lo que también significó perder el ticket de regreso (a Chile)”, manifestó.

De Italia pasó a Los Alpes suizos, de ahí a Austria y Alemania. Pasó por República Checa, Eslovaquia y Hungría, para luego seguir a Zagreb, capital de Croacia. Y hoy está en Belgrado, capital de Serbia.

 

RUEDAS PINCHADAS

Pablo ha cruzado 16 países, situación no menor, ya que ha roto tres cadenas de su bicicleta, tres  piñones y ha pinchado las ruedas 43 veces, pero aclaró que “a medida que voy avanzando, voy mejorando mi sistema de carga”. Agregó que su motivación por viajar la arrastra desde pequeño. “Me inspiraron los libros de aventura y las historias de exploradores. Este es un viaje de exploración y aprendizaje. Quiero ver cómo se están enfrentando los desafíos medioambientales en todo el mundo, cómo se están adaptando al uso de la bicicleta, al tratamiento de sus residuos y cómo se desenvuelven las ciudades con altos estándares en calidad de vida, como Viena, por ejemplo”, explicó.

Pablo ha sustentado su viaje y mantención de su bicicleta con ahorros y un poco de ayuda de sus amigos. Declaró que afortunadamente no ha sufrido contratiempos importantes, solo la pérdida de cosas materiales, como su cámara fotográfica, una videograbadora y el celular, aunque no sabe si lo extravió o se lo robaron. 

“En España trataron de robarme la bicicleta afuera de un supermercado, cortaron el candado, pero no tuvieron tiempo suficiente para llevársela o quizás lo pensaron mejor por el peso. También han intentado robarme otras dos veces, pero he salvado”, comentó.

Karin Lillo

 

Anécdotas

En los sitios web http://www.facebook.com/mejorenpedales o en http://nadapablo.blogspot.com se puede apreciar el viaje de Pablo, donde incluso ha comentado algunas anécdotas, como cuando en Túnez armó su campamento en un bosque y, a la mañana, siguiente despertó gracias a balazos, porque era un campo en entrenamiento militar.

O cuando en el desierto del Sahara se topó con una chilena. O cuando recorría Marruecos y la policía estuvo siguiéndolo durante tres días “por mi seguridad” (ríe). Ahora Pablo está en Serbia y pretende cruzar todo Bosnia. Luego seguirá a Albania, retornará un poco para entrar a Kosovo y después a Macedonia. Antes de llegar a China, quiere recorrer Grecia, Bulgaria y Turquía.

Volver

Comentarios