Lunes, 24 de Junio de 2019
Estudio de Opinión Pública del Maule hecha por centro de investigación de la U. Autónoma

Talquinos se autocatalogan de “clasistas”, “prepotentes” y “pillos”

La investigación, primera de su tipo desarrollado por este centro de estudios, persigue dictaminar las principales problemáticas que afectan a la localidad, así como auto caracterizar a sus nativos y la ciudad en sí.

Periodista: Michel Hechavarria - Fecha de Edición: 08 de Mayo 2019

Los resultados del Estudio de Opinión Pública del Maule, liderado por investigadores del Centro de Estudio y Gestión Social (Ceges) de la Universidad Autónoma, dio cuenta de las características de los talquinos, así como de la ciudad misma, tras la tabulación de 436 encuestas aplicadas.

 


Según, Jaime González, académico e investigador de este centro de estudios, las principales características que poseen los talquinos, a juzgar los resultados de esta investigación, es que los oriundos de la capital regional del Maule se autoperciben como personas “clasistas”, “prepotentes” y “pillos”; siendo estos los criterios que preponderaron en detrimento de otros con menor cuantía en estos resultados, tales como “trabajadores”, “amables” y “solidarios”.

 


Entre las principales características atribuidas a la ciudad, según los consultados, es que es muy económica para vivir, a lo que se suma el criterio de ser una ciudad ideal para formar familia, unido al calificativo de ser una ciudad segura, comentó Gonzalez.

 


El investigador sostuvo que dicha investigación también registra la otra cara de la moneda, al tabular las características que más le desagradaron de la ciudad a los encuestados, siendo los servicios públicos los peor evaluados, unido a la percepción que no es fácil encontrar oportunidades laborales en esta ciudad y la menguada oferta cultural y de entretención existente en Talca.

 


“El estudio contempló una pregunta comparativa de Talca con otras ciudades, específicamente en cuanto a calidad de vida se refiere y, a la hora de establecer esta comparación con Santiago, Talca se le catalogó con una mayor calidad de vida con respecto a Santiago. Sin embargo, esta opinión se va atenuando cuando se establece la comparación con Valparaíso o Concepción”, comentó.

 


Gonzalez destacó el sentido de pertenencia emitido por los encuestados al formularles la supuesta posibilidad de vivir en otra ciudad que le ofrezca mejores oportunidades laborales o de estudios, dando como resultado que tan solo el 26,1% de los encuestados abandonaría Talca.

 

 

PERCEPCIÓN DE OTRAS PROBLEMÁTICAS
Felipe Tello, académico de la Universidad Autónoma e investigador de Ceges, afirmó que los tres problemas a los que las autoridades locales debería dedicar mayor esfuerzo son los temas relacionados con la salud, el empleo y los bajos salarios.

 


En palabras del académico, la salud está en primer puesto, amparado por la disminuida cantidad de especialistas dentro del sector. Por su parte, el empleo es recurrente entre las preocupaciones manifiestas por los consultados, propuestas laborales que están estigmatizadas por los bajos salarios que ubican a la región al final de este escalafón a nivel país.

 


Con respecto a la evaluación de los servicios públicos y privados, podemos ver que los supermercados y tiendas comerciales fueron bien evaluadas por los talquinos. A esto le sigue la calidad en la educación universitaria, la atención en clínicas privadas, así como el servicio de las empresas de agua, gas y electricidad y el transporte público, según explicó el investigador de este centro de estudios.

 


Tello comentó, además, que los mayores niveles de insatisfacción por los talquinos están en las pensiones, seguido por la atención en los consultorios y hospitales públicos, la administración de la justicia y la seguridad ciudadana, “criterio que se contradice con la percepción segura de la ciudad”.

 


“Este estudio nos permite comparar, no solamente por género sexo, sino también por edad. Aquí hay una percepción distinta dependiendo de la edad de las personas. Para las personas más jóvenes la educación y el medio ambiente son las principales preocupaciones, mientras que, para las personas mayores de 65 años, las principales preocupaciones son la pobreza y la vivienda”, destacó.

 

Volver