Viernes, 16 de Noviembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos nubosos con lluvia debil

Temen desaparición de las imprentas por proyecto de ley que elimina las boletas

Las imprentas podrían quebrar si se aprueba el proyecto de ley de reforma tributaria, puesto que la mayor parte de las ganancias las obtienen de la venta de talonarios de boletas.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 12 de Septiembre 2018

TALCA.- En la región del Maule existen unas 60 imprentas. Más del 50% recibe el grueso de las ganancias de la venta de talonarios de boletas y facturas. Al ser esta la mayor fuente de ingresos, los comerciantes temen por el futuro de sus negocios una vez que se apruebe el proyecto de ley de reforma tributaria, el cual implica la sustitución de boletas de papel por electrónicas.
El panorama para los propietarios de las pequeñas imprentas ya se había oscurecido con la implementación de las facturas electrónicas. Cesantía y desaparición de los negocios más modestos son las proyecciones actuales.


En Talca, por lo menos tres imprentas han cerrado, de acuerdo con datos de Belarmino Murga, propietario de una imprenta de 30 años de antigüedad. Quienes todavía no lo han hecho guardan una proyección pesimista.


“Nos están quitando el trabajo”, suelta con desanimo Luis Murga, dueño de otra imprenta que funciona en 10 Oriente con 1 Sur y 1 Norte. La afirmación la respalda con números: desde el año pasado se ha reducido un 40% la producción. Basta con echar un vistazo durante la faena laboral para verificar el dato. De cinco máquinas que tiene el taller, dos están paralizadas no por fallas mecánicas sino porque con tres es suficiente para atender la menguada clientela.
El de Luis Murga no es un caso aislado. Belarmino Murga calcula un descenso de entre un 20 y 30% en despachos de facturas y boletas. Al concretarse el proyecto de la reforma tributaria tal como ha sido presentado, pondera como posible medidas la reducción de personal y el cierre de uno de los locales que administra.


“Van a dejar de existir”, repone Belarmino Murga cuando se le pide un pronóstico sobre el destino de las imprentas pequeñas. Bajar las cortinas e ir a casa, responde coincidente Luis Murga desde su local.
Y con el eventual cierre también parece clausurarse una profesión o esa es la mirada que tiene Gastón Salgado, tipógrafo prensista desde hace 40 años. A la edad que tiene supone que nadie más querrá contratar sus servicios, menos cuando el campo para ejercer su oficio se ha reducido tanto.
Un tanto menos pesimista se mostró Enrique Murga, otro integrante de la misma familia dedicada a este negocio en la capital maulina. El proyecto de reforma lo considera un “tema político” y confía en superar la situación. “Mientras se pueda, se sigue”, dijo; y para hacerlo espera que la impresión de formularios, notas de venta y recetarios médicos sea suficientes para mantenerse a flote.

 

SOBREVIVIENTES
Solo las grandes empresas gráficas, estiman los comerciantes consultados, serán capaces de sobreponerse mejor a los efectos negativos del proyecto de reforma tributaria, porque tienen equipos para elaborar otro tipo de materiales, más que la boletas y las facturas.
Para marchar al ritmo de la evolución de la tecnología y entrar de nuevo en la competencia, calcula Belarmino Murga, se requiere una inversión de entre 60 y 80 millones de pesos para la adquisición de máquinas e implementos para trabajar y ese es un capital que no todos tienen.

Marlyn Silva

Volver

Comentarios