Viernes, 21 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Cielos cubiertos con lluvia debil
Andrés Zaldívar (DC) confirma que volverá a competir en las urnas

“Tengo mis decisiones tomadas: estoy claramente por mantenerme en política. Yo no me jubilo”

El parlamentario, quien en marzo asumirá la presidencia del Senado, señaló que no sería bueno llevar un candidato del partido a primera vuelta, especialmente, por el efecto en la lista parlamentaria. “Tendríamos que ir solos y con el sistema electoral actual, eso sería un poco suicida”, advierte “Tenemos un problema de liderazgo muy débil. No tenemos un liderazgo con fuerza para ser proyectado como candidato a la presidencia, como Lagos, Insulza o Guillier. No tenemos. Se están proyectando algunas personas pero en una situación muy precaria”, afirma con franqueza

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 18 de Diciembre 2016

TALCA.- “El año 2016 ha sido complicado en todo sentido, para la política, para la economía y, en lo personal, he tenido algunas dificultades pero estoy bien”. Así comienza a resumir el senador Andrés Zaldívar (DC) lo que ha sido este año que está finalizando, donde no se guarda palabras para la situación interna de la Democracia Cristiana, su colectividad, la que está pasando por momentos de importantes definiciones internas.

En conversación con Diario El Centro, el parlamentario habló de política pura y de su situación personal, donde mencionó el paréntesis que tuvo que hacer producto de una enfermedad de la que dice haber superado y que lo tiene listo para asumir un alto desafío a contar del mes de marzo.

Pero hay que ir por partes. De lo particular a lo general y, luego, a lo personal. En lo particular, Zaldívar no escondió su parecer sobre el momento de la Falange, la que se debate si llevar o no candidato a primera vuelta, alternativa que tendría más voces a favor. Sin embargo, el histórico militante democratacristiano afirma que, de optar por llegar directo a noviembre, excluyéndose de las primarias de la Nueva Mayoría, significaría un riesgo electoral para el partido.

“Tenemos un problema de liderazgo muy débil. No tenemos un liderazgo con fuerza para ser proyectado como candidato a la presidencia, como Lagos, Insulza o Guillier. No tenemos. Se están proyectando algunas personas pero en una situación muy precaria”, afirma con franqueza. A lo que agrega que la DC debe tomar una definición de cómo colaborar para que se proyecte una fuerza de centro-izquierda. “Seamos francos, hemos tenido dificultades con el PC (Partido Comunista) y ese es un tema que tenemos que aclararlo”, expresa.

Y sobre la idea de llegar con candidato propio a la primera vuelta, Zaldívar hace un llamado de atención. “No creo que sea bueno ir con un candidato hasta las últimas consecuencias, porque eso conlleva a un efecto electoral en la lista parlamentaria. Tendríamos que ir solos y con el sistema electoral actual, eso sería un poco suicida. En el mes de enero tendremos que definir esto”, cuestiona. 

Respecto a los presidenciables, dijo que “ninguno de los liderazgos debe ser menospreciado” pero afirmó que primero hay que ponerse de acuerdo en el marco programático y después definir quién lo encabezará.

 

“NO ME JUBILO”

Zaldívar también habló de su situación personal tras haber enfrentado una intervención quirúrgica que lo mantuvo fuera de la arena política por alrededor de 40 días y sobre la cual se generó una serie de especulaciones acerca de su futuro como parlamentario.

“Estoy absolutamente certificado que no tengo problema, de lo cual me alegro mucho, estoy retornado a la región y al parlamento (…) Deben haber muchos preocupados pero el menos preocupado era yo. Tengo mis decisiones tomadas: estoy claramente por mantenerme en política. Yo no me jubilo y, por lo tanto, voy a entregarme entero”, afirma.

El próximo desafío de Andrés Zaldívar lo tendrá en marzo, mes en que asumirá la presidencia del Senado. Luego vendrá la decisión de ir a la repostulación senatorial, alternativa que deja un poco más abierta. “Si el partido estima que soy una carta buena y conveniente para enfrentar una próxima campaña, estaré disponible como siempre”, sentencia.

 

RESPALDO AL MINISTRO DE HACIENDA

Zaldívar fue ministro de Hacienda y sabe la mochila que se debe cargar. Por eso, respalda la labor realizada por el ministro Rodrigo Valdés, el jefe de la billetera fiscal. Y lo hace “pese a todas las críticas que recibió. Es propio de un ministro de Hacienda en momentos de crisis, ser el receptáculo de todas las críticas”.

Esto lo afirma el senador por lo ocurrido a Valdés en la discusión de la Ley de Presupuesto, especialmente en el reajuste del sector público, donde aparte de lidiar con los gremios, tuvo que hacerlo con los parlamentarios oficialistas.

“Dimos una imagen brutalmente negativa, sobre todo los parlamentarios de Gobierno porque no se puede llegar y rechazar un proyecto de su propio sector (…) Un rechazo a un proyecto de reajuste pudo terminar en una crisis política más profunda. Lo que pasó fue una vergüenza como alianza de Gobierno, y me siento parte de eso, en la falta de adhesión como parlamentarios de Gobierno a un proyecto de Gobierno (…) Aquí pudo haber caído el ministro de Hacienda. Si no hubiese tenido el respaldo de la Presidenta, como lo tuvo, el ministro renuncia y hubiera sido muy negativo”, expresa.

Acto seguido a esta crítica puntual, Zaldívar aprovecha de dar el tirón de orejas final al oficialismo. “Uno de los temas que más complicada tiene a la Nueva Mayoría y al Gobierno es la indisciplina y falta de cohesión interna. Cada vez que hay un proyecto o una situación sensible, se produce una diáspora de parlamentarios que corren por cuenta propia (…) Falta la capacidad de los partidos para manejar a su propia gente y mucho también falta el trabajo prelegislativo. Se falla cuando no se toma un consenso interno en la propia coalición para luego negociar con la oposición, y lo peor que nos ha pasado es que hemos llegado a la definición en el parlamento con nuestra propia gente dividida y con una derecha que toma palco”, reconoce.

 

BALANCE DEL AÑO

Yendo a lo general, Zaldívar hizo su balance del año, donde en materia política reconoce que sigue el descrédito hacia este sector, instando a preocuparse por la baja participación que marcó la última elección municipal. A esto, el senador suma la situación económica, con un bajo crecimiento, precio del cobre bajo y un presupuesto restrictivo, “lo que hace que el país tenga dificultades y problemas y tengamos que enfrentar el último año de Gobierno con estos dos elementos negativos”.

Y la Nueva Mayoría no se escapa a su análisis con saldo negativo. “Si uno la analiza a inicios del 2016 y hace el balance ahora, está más deteriorada. Hay dificultades internas porque, además, se ha entrado en un proceso anticipado de tipo presidencial, lo que hace que la coalición se tensione, no hay claridad cómo se va a proyectar, con un Gobierno que ha capitalizado también la crítica con una baja evaluación, lo cual hace tener un balance poco optimista”, expresa.

Sin perjuicio de ello, Zaldívar señala que “el país funciona y está sano”, pese a la “desconfianza, la baja inversión y el tema presidencial que hace ver al Gobierno con el síndrome del ‘pato cojo\'”.

Sobre esto último, el parlamentario maulino dice que se debe hacer el esfuerzo por completar algunas cosas pendientes en materia de programa de Gobierno. En ello, cita la agenda de descentralización y la elección de gobernadores regionales para que comiencen a realizarse el 2017; además de la Reforma Educacional, especialmente en la educación superior.

Volver

Comentarios