Martes, 25 de Septiembre de 2018
Indicadores económicos UF: Dólar: Euro:

Calidad del aire

Intervalos Nubosos
Casa Hogar Belén atiende a niños desprotegidos al sur de Talca

Trabajo “de hormiga” por la inclusión de personas Down

Ayer, se conmemoró el Día Mundial del Síndrome de Down, caracterizado por la alteración genética en el cromosoma 21. El llamado es a la inclusión e integración de estas personas, una labor que podría empezar desde el accionar particular.

Periodista: Diario El Centro - Fecha de Edición: 22 de Marzo 2017

TALCA.- Su sonrisa y energía son igual a la de cualquier niño. A sus nueve años, se ve ansioso por conocer, recorrer, jugar; volviéndose eventualmente a reconfortarse en los brazos de su “tía”.

Este pequeño, a quien llamaremos Mat, es uno de los tres niños con Síndrome de Down que refugia la institución Hogar Belén, al sur de Talca.

Igual que ellos, cientos de personas en nuestro país, tienen este síndrome.

Ayer, al conmemorarse el 12º aniversario del Día Mundial del Síndrome de Down, se hace preciso pensar en sus oportunidades, su futuro, e integración.

Para este 2017,  la ONU estableció el tema “Mi Voz, mi comunidad”, donde la intención es “habilitar a las personas con Síndrome de Down para que puedan expresarse, ser escuchados e influir en la política y la acción del gobierno, con el fin de que se integren plenamente en las comunidades”, detalla el portal web del organismo.

Cumplir esta premisa, dependerá de factores macro, como políticas públicas y decisiones gubernamentales, pero también del constante accionar en lo micro de cada institución, organismo o particular.

Un trabajo “de hormiga”, como el realizado en Hogar Belén, podría considerarse un punto de partida para organizaciones y particulares.

Claudia Sánchez, la “tía”, recuerda la llegada de Mat como si fuera ayer. “Él no sabía comer, dormir en una cama, ni compartir con otros”, cuenta.

Para ella, el amor, cuidados y atenciones, han sido el mejor método para la integración del pequeño.

Hoy, Mat va a la escuela, ora y comparte junto a los otros niños de la institución. Además de recibir una educación regular en una escuela pública de Talca, eventualmente, será parte de talleres laborales. “Hay programas de cocina, cultivo, los preparan para el día de mañana”, explica Sánchez.

ECHARLE GANAS

Dado el desconocimiento de muchos padres en casos de niños Down, la institución ha abierto las puertas a quienes deseen recibir información o apoyo.

“Sólo hay que tener las ganas de que tu hijo salga adelante. Con paciencia y amor se puede, ellos -niños Down- son muy inteligentes”, comenta Sánchez.

El llamado a los padres es a informarse y apoyarse en los especialistas, para guiar la crianza de niños con esta alteración genética.

 

“TODOS LOS DÍAS TRABAJA”

Integrarse mediante el trabajo, ha sido la opción de Alberto, quien a sus 31 años, trabaja como cuidador de vehículos en un conocido supermercado, ubicado al norte de la ciudad.

Cada mañana desde hace 10 años, su madre María Boltarán, lo acompaña a las instalaciones del “súper”.  Allí Alberto se instala en el área de las bicicletas, con su pito en mano, indica a los ciclistas la manera y puesto donde deberán estacionarse.

Aunque su pronunciación es poco fluida, se puede entender su agradecimiento, una vez que los usuarios le dan una colaboración por haberles cuidado el vehículo de dos ruedas, mientras hacían las compras.

Humberto Rubio, uno de los parquímetros del lugar, explica que entre los colegas, siempre están atentos de cuidarlo, más cuando hay mucha afluencia de vehículos.

“Él todos los días trabaja, casi todos le dan sus moneditas para ayudarlo”, cuenta Rubio.

Al finalizar la jornada, alrededor de las 18:30, su madre va por él y regresan caminando juntos a su hogar, donde según narra es el consentido por sus seis hermanos.

El trabajo de Alberto, es según su madre, una forma de crear responsabilidad en él, “y sirve para comprar sus bebidas”, dice sonriente.

 

Wendy Lucena

Donaciones

 

Pese al apoyo de instituciones públicas y privadas, los gastos en pañales y leche son continuos en el Hogar Belén, tanto en la atención de estos niños, como otros con discapacidades diferentes.

Por ello, están abiertos a recibir donaciones en su sede, ubicada en la 10 Sur 31 y 32 Oriente, población Carlos Trupp.

 

Volver

Comentarios